El Uni se lleva el partido ante un decepcionante Real Oviedo

El Uni se lleva el partido ante un decepcionante Real Oviedo

725
0
Compartir
Jon Carrera conduce el balón

 

 

Alineaciones

 

Universidad de Oviedo: Chema, Quinos, Adolfo, Piquer, Diego López, Xose, Roberto, Kike (Cabal, min. 66), Juan Sánchez (Miguel, min. 73), Juan Simón y Dani Pevida (Pablo Sánchez, min. 55).

 

Real Oviedo: Aulestia, Dani García (José Luis, min. 67), Lucas, Meijide, Lasarte, Falo, Curro, Villanueva, Jon Carrera (Armando, min. 67), Stefan (Jaime, min. 59) y Cervero.

Goles:

1-0. Roberto (min. 19).

2-0. Kike (min. 49).

2-1. Jon Carrera (min. 56).

3-1. Xose (min. 69).

3-2. Armando (min. 89).

Árbitro: David García Martínez, de la Delegación del Nalón. Amonestó al oviedista Meijide y a los estudiantiles Xose y Pablo Sánchez.
Incidencias: alrededor de 2.500 espectadores en las gradas de San Gregorio.

 

Falo se lleva el balón de cabeza

Falo se lleva el balón de cabeza

Hubo bastante público en las gradas del CAU, aunque nada que ver con las temporadas precedentes en Tercera o Segunda B. Ni las ganas ni el tirón son ya las mismas, un peligroso dato a tener en cuenta por los gestores azules, que deben hacer mucho más para intentar disputar con seguridad la fase de ascenso. Hasta el 31 de enero sigue abierto el plazo para incorporar jugadores y la bronca que la afición echó al equipo en algunos momentos del partido deja bien a las claras que se exige mucho más de lo que se ofrece a los aficionados. Por más humos negros y fantasmas del pasado que se quieran echar para tapar el fútbol de los azules, la realidad es más simple y tozuda, empeñada en mostrar a cada paso que hace falta reforzar, no complementar, una plantilla con muchos agujeros.

 

El sistema de Carrasco fue el habitual en sus partidos fuera, con Aulestia bajo palos y una defensa a la que volvía Lasarte en el lateral izquierdo tras cumplir su sanción y aparecía Dani García en el lateral derecho, dejando el centro de la zaga para Lucas y Meijide. El doble pivote fue en esta ocasión para Falo y Curro, con Jon Carrera por delante, acompañado de Villanueva a la derecha y Stefan a la izquierda. La referencia en punta volvía a ser Cervero, que esta vez se quedó en blanco.

 

Si bien la primera ocasión con cierto peligro cayó del lado azul, en un lanzamiento de Villanueva que acabó en saque de esquina y posterior remate de Cervero alto, pronto llegó el gol de Roberto, que encontró muchas facilidades en su banda. El universitario enganchó un fuerte lanzamiento desde fuera del área que se coló pegado al poste derecho de la meta de Aulestia. Los locales ahogaban la creación de juego del Oviedo y subían con peligro en el contragolpe. Así llegó una clara ocasión para Kike en el 24, pero su lanzamiento se fue a la cruceta. Y pudo Roberto marcar el segundo antes del descanso, pero en el mano a mano con Aulestia ganó el meta oviedista. Antes de eso, Cervero tuvo una ocasión en un remate de cabeza, pero se fue alto.

 

Los universitarios celebran un gol

Los universitarios celebran un gol

La segunda parte comenzó sin cambios y con el Oviedo buscando la meta de Chema, pero fue el Uni quien logró marcar a los cuatro minutos de la reanudación. Un saque de falta lo envió Piquer al larguero, el balón rebotado llegó a Juan Sánchez, que pasó a boca de gol, y Kike de cabeza batió a Aulestia.

 

Jon Carrera acortó distancias de cabeza tras haberlo intentado en lanzamientos lejanos. Un saque de banda largo al área fue tocado hacia atrás por Cervero y Jon Carrera apareció para rematar de cabeza a gol. No hubo siquiera celebraciones, los futbolistas se limitaron a recoger el balón y sacar rápidamente de centro para intentar empatar el partido.

 

Sin embargo, con el Oviedo volcado sobre la meta universitaria y Meijide jugando ya de delantero centro, lo que llegó fue el tercero del Uni. Xose vio a Aulestia adelantado y desde el centro del campo envió el balón a puerta para que entrase lamiendo el larguero. Un auténtico golazo que dejaba al Oviedo muy tocado, pero lanzado a lo loco sobre el área rival. Ni siquiera pudieron aprovechar la superioridad numérica, al abandonar Cabal el campo lesionado. Sólo en el último minuto pudieron los azules maquillar el resultado al anotar Armando el segundo en un balón que quedó suelto tras haber enviado Cervero de cabeza al larguero. No hubo ya tiempo para más y el Real Oviedo sigue generando muchas dudas con su juego. Unas dudas que debe empezar a disipar el próximo domingo en casa, ante un Ribadesella que estaba llamado a grandes cosas esta temporada pero que transita sin pena ni gloria por el medio de la tabla.

 

Villanueva, ante Adolfo

Villanueva, ante Adolfo

Tras el partido, el técnico local, Adolfo Pulgar, comentaba que “nos salió un buen partido, jugamos bien y supimos maniatar la zona de creación del Oviedo, los pases interiores”, poniendo un único pero, como era que “no merecimos sufrir tanto”. Para Pulgar, su equipo tuvo mala suerte por “la desgracia de la lesión de Cabal” y porque “tuvimos el 4-1 con la jugada de Quinos, que no acertó, cuando llegó el 3-2”.

 

VUELVEN LOS FANTASMAS

El técnico del Oviedo, Paco Carrasco, manifestaba en la sala de prensa que “estamos contentos, sobre todo, de la parte que se ha producido tras el 3-1”, especialmente porque para Carrasco “el gol del partido ha sido el tercero, un gol que pago yo directamente porque a Aulestia y a Iván les digo que busquen posiciones adelantadas para eso balones que caen detrás”. El técnico comentaba que su equipo “ha tenido mucha entereza, se ha venido con todo lo que ha podido y ha tomado todos sus riesgos”. 

 

No quería el alicantino quejarse por el horario ni achacarle culpa alguna en la derrota, ya que “tenemos que adaptarnos a los campos pequeños, a los campos grandes, a todo. No vamos a llorar, como si nos ponen a las diez de la noche, tenemos que jugar y ganar todo lo que podamos”. El factor decisivo era el Uni, que “ha sabido jugar sus bazas y ha tenido mucha efectividad. Es uno de los equipos que mejor defiende posicionalmente, se sitúan muy bien. También hay que aplaudir a los adversarios. Sabíamos que si no marcábamos antes que ellos, este es uno de los partidos difíciles de remontar”.

 

Cervero, en pugna con un rival

Cervero, en pugna con un rival

En cuanto a los suyos, Carrasco cree que “hay jugadores que saben hacer más cosas de las que han podido demostrar hoy aquí”, pero en un partido “influye mucho qué nivel defensivo tiene el adversario también”. En referencia a la posición durante casi media hora de Meijide en punta, Carrasco comentaba que “en el perímetro donde se ha movido Meijide han pasado muchas cosas y ojalá hubiesen acabado batiendo a Chema, pero también el portero cuenta”. Lo que no creía el técnico es que se hubiera dado facilidad alguna a Roberto, que subió su banda continuamente llevando peligro al área: “Roberto es un jugador que genera mucha ofensividad directa, porque el juego que le hacen a él sabe situarlo y es un jugador problemático para el que mejor vaya por arriba, y por abajo han hecho alguna incursión. Pero yo no diría que han estado mejor o peor las bandas, yo diría que la estructura defensiva cuando ve que le llegan cuatro veces y le meten dos goles se ha quedado diciendo “tanto trabajo para tan poco rendimiento”. Y eso es lo que ha sucedido”.

 

Carrasco y Pulgar, antes de comenzar el partido

Carrasco y Pulgar, antes de comenzar el partido

Por último, como ocurriera tras la derrota de Llanes, Carrasco volvió a referirse a los fantasmas del pasado, un tema que parece recurrente tras cada derrota, aunque el técnico no quisiese vincular ambas cosas. Para Carrasco, los silbidos y el descontento de los aficionados presentes en San Gregorio se deben a que  “estamos en el Oviedo y los pocos que están aún con fantasmas de años anteriores lo van a traer al campo, pero eso también nos va a hacer más fuertes”. Continuaba el técnico diciendo que “cuando el equipo no consigue algo, como hoy, tiene que saber con qué cuenta y en qué escenario se mueve. Yo ya manifesté en qué escenario nos movemos. Ahora pueden salir las personas que traen los fantasmas de antes. Como bien dijo el máximo accionista y todo el Consejo de Administración, partíamos del kilómetro 0 y el que no se ha enganchado al kilómetro 0 trae los fantasmas anteriores”. En una llamada al verdadero oviedismo, Carrasco declaró que “las victorias desde luego animan a la afición y hacen que el aire sea positivo. Vamos a seguir trabajando para inflar más ese globo positivo y desde aquí a los oviedistas de verdad les digo que no se preocupen, que esto rearma a un equipo que quiere consolidar una forma de jugar una forma de creer en lo que hace”.Por último, reclamando tranquilidad al entorno del club, el técnico decía que “cuando un equipo va líder, está en una situación de punto 0 de partida, viene con mucha gente de fuera y construye algo nuevo, hay que esperar a ver qué sucede. Pero si hay cuatro golpes y en los cuatro la gente, muy poca, cada vez menos, aprovecha, intentaremos erradicar eso con nuestro fútbol y nuestro próximo resultado para dejar el panorama limpio”. Aunque hará falta algo más que aire limpio para que los aficionados estén tranquilos de cara a la fase de ascenso en junio, en la que, se supone, se acabará ya el kilómetro 0, los mil metros más largos del mundo.