El Real Oviedo gana con más apuros de los esperados

El Real Oviedo gana con más apuros de los esperados

287
0
Compartir
Los futbolistas celebran el gol de Cervero

Rubén se adelanta a Cervero

Rubén se adelanta a Cervero

Volvió el Oviedo al esquema habitual en el Tartiere, con una defensa de cuatro, y un doble pivote por delante, Falo y Mario Prieto, mientras que en la línea de creación aparecía Curro tras el susto del pasado jueves. Villanueva y Centrón jugaron en la banda y Cervero volvió a ser la referencia en ataque.

El equipo combinó bien y jugó con criterio en la primera mitad, acorralando la meta de Rubén pero sin excesivo peligro, aunque Cervero dentro del área y Curro desde el exterior llevaron algún “uy” a la grada. El gol llegó a la media hora de partido, cuando Cervero remató de cabeza un saque desde la esquina botado por Centrón, un gol que parecía que daría alas al equipo de Carrasco y acabaría con la resistencia de una defensa impecable visitante. Al contrario, fue el Navarro quien no dio nada por perdido y se estiró para poner en peligro la portería de Aulestia.

 

Matías salió tras el descanso por un oscuro Centrón. En la primera parte la banda izquierda no estuvo acertada y el gallego abandonó el campo para intentar aprovechar la chispa de Matías. El de Laviana salió muy motivado y pagó sus excesivas ganas, que le impidieron en alguna fase del partido tener la tranquilidad necesaria para elegir la mejor opción. Tampoco estuvieron excesivamente acertados sus compañeros, que llegaban al área de Rubén pero sin peligro. Santos ocupó el lugar de Villanueva y posteriormente, casi al final, Stefan salió por Falo, pasando a jugar con dos delanteros, aunque Stefan descolgado por detrás de Cervero.

Mario Prieto pelea por el balón

Mario Prieto pelea por el balón

Los visitantes tuvieron sus ocasiones, con un penalti reclamado a Aulestia en el minuto 70, aunque no pareció que hubiese falta sancionable, más allá de un piscinazo. El meta vasco fue uno de los destacados en una tarde para olvidar, especialmente la segunda parte, de la que sólo se puede rescatar el gol de Stefan, en el 90, tras una jugada de Cervero, que se plantó ante Rubén en el área pero no supo resolver, enviando contra el cuerpo del portero. El balón quedó suelto y Stefan, atento, acertó a enviarlo al fondo de la red poco antes de que el colegiado señalase el final del partido.

 

CARRASCO FELICITA AL NAVARRO

El técnico oviedista, Lobo Carrasco, daba la enhorabuena al Navarro tras el partido porque “ha asfixiado nuestra línea y nos ha hecho jugar a trompicones”. Los carbayones esperaban un Navarro con juego directo y no el combinativo que salió al Tartiere, esforzándose al máximo. En este sentido, Carrasco manifestaba que “los equipos que juegan contra nosotros salen buscando hacer un partidazo”, mientras que el Oviedo siempre juega como si fuese una final. El técnico consideraba además que los suyos pagaron “el esfuerzo psicológico de los dos partidos anteriores, que fueron muy exigentes”.

Sobre los cambios realizados, el alicantino los justificaba porque “estábamos atascados y queríamos cambiar el esquema para buscar el gol”, aunque lo que más lastró al equipo fue que “no hemos estado con la velocidad mental para que el físico llegase a tiempo de tapar el juego de ellos”. Reconocía Carrasco que el Navarro hizo méritos para algo más, ya que “hemos tenido ocasiones para hacer algún gol más, pero por puntos, el Navarro ha podido empatarnos”.

Stefan marca el segundo entre Rubén y Chema Suárez

Stefan marca el segundo entre Rubén y Chema Suárez

También se refirió Paco Carrasco a los pitos que llegaron desde la grada en ciertos momentos del encuentro, comentando que “el público es el que nos puede encaminar”, a la vez que agradecía la asistencia de los aficionados al estadio y encontraba lógico que “si no les gusta el equipo, lo manifiesten”.

Como conclusión, Carrasco declaraba que “cuando se juega mal y se gana es un síntoma bueno, de liderazgo”.

 

Julio Arniella, entrenador del Navarro, se mostraba “satisfecho, especialmente de la segunda parte”, destacando que con el 1-0, el Oviedo “se ha sentido cómodo y nosotros nos fuimos arriba. El 2-0 no refleja el trabajo realizado”. El técnico manifestaba también su sorpresa por el transcurso del juego en la segunda parte, ya que “esperaba que tuviesen el balón más ellos”, aunque intentaron aprovechar la situación.