El Real Oviedo sabe a que juega

El Real Oviedo sabe a que juega

742
0
Compartir
Celebración del primer gol, obra de Álex (Foto: Zureda Press)

Aulestia despeja con contundencia (Foto: Zureda Press)

Aulestia despeja con contundencia (Foto: Zureda Press)

En un campo muy pequeño, en el que cualquier balón despejado supone una llegada al área, el Oviedo salió muy concentrado para evitar encajar goles, participando los once jugadores en las tareas defensivas. Todo el equipo se implicó en proteger a Aulestia, junto a la línea defensiva, en la que estuvo presente Gonzalo tras superar las molestias abdominales que le hicieron entrenar a menor ritmo durante la semana. El balón pasaba con rapidez de un área a otra y había que estar muy atentos ante un Tuilla que se maneja a la perfección en ese juego. El doble pivote ayer fue más defensivo que nunca y cuando tocaba atacar las transiciones eran contadas, predominando el juego directo en busca de Cervero, la referencia en punta, aunque fue Álex quien encontró el fondo de la red en dos ocasiones.

 

Hedrera fue un baluarte en defensa (Foto: Zureda Press)

Hedrera fue un baluarte en defensa (Foto: Zureda Press)

El primer gol llegó muy pronto, a los seis minutos, en una jugada de Villanueva, que ayer recuperó la titularidad. El mierense se internó por la banda derecha hasta la línea de fondo y centró al área para que Cervero, entrando en el segundo palo, rematase al larguero. Álex estuvo muy atento y remachó el balón al fondo de la meta de Adrián, dejando el camino abierto para la victoria.

 

El Tuilla pudo empatar en un remate a bocajarro de Borja Secades, pero Aulestia realizó una extraordinaria intervención para evitar el gol. En la meta contraria, Adrián también se interpuso en el camino de Invernón, despejando un lanzamiento del oviedista que ya se cantaba como gol.

 

El segundo y último gol llegó a los 38 minutos de juego, con los dos protagonistas del primero repitiendo actuación. Álex envió a la derecha para que Villanueva centrase al área, donde apareció el madrileño para rematar cruzado ante Adrián, que nada pudo hacer.

 

Matías dio profundidad al ataque carbayón (Foto: Zureda Press)

Matías dio profundidad al ataque carbayón (Foto: Zureda Press)

El Oviedo siguió dominando el juego tras el descanso, con mucha más facilidad a partir del minuto 51, cuando Vicente vio la segunda amarilla y dejó a los suyos con diez. El control fue total, pero los goles no llegaron. La expulsión de José Luis con una rigurosa roja en el último cuarto de hora equilibró el juego y se vio en algunas ocasiones algo de juego combinativo, raseando el balón. Con dos hombres menos sobre el sintético del Candín hubo algún espacio más para intentar otro tipo de fútbol, aunque ninguno de los dos equipos pudo aprovecharlo. Lo más destacable hasta el final, la participación durante diez minutos de Rubén, que sustituyó al goleador de la tarde, Álex, tras la expulsión de José Luis, afianzando la defensa para asegurar los tres puntos.

 

Satisfacción de Raúl. El técnico del Oviedo se mostraba satisfecho al finalizar el partido, “un test importante” que finalizó con éxito. Para el técnico, su equipo se mostró “hasta autoritario y mandón”, con un triunfo que se basó en que “hemos tenido controladas las acciones defensivas”. Raúl aprecia que “cada minuto que pasa el equipo está demostrando madurez y eso es importante de cara a lo que todos deseamos para el final de esta temporada”.

 

 

Alineaciones

 

C.D. Tuilla: Adrián, Dani (Vicente, min. 33), Río, Alfonso, Ginés; Hermes, Quiñones, Marcos (Carriles, min. 67), Gonzalo; Borja Secades (Martín, min. 56) y Yoni.

 

Real Oviedo: Aulestia; José Luis, Hedrera, Gonzalo, Lasarte, Villanueva (Matías, min. 65), Mario Prieto, Curro, Invernón (Jaime, min. 73); Álex (Rubén, min. 81) y Cervero.

Goles: 0-1, Álex (min. 6); 0-2, Álex (min. 38).

Árbitro: Darío Díaz Anzalone, de la Delegación de Gijón. Mostró amarilla a los locales Quiñones, Marcos, Yoni y Vicente, a éste en dos ocasiones, y a los oviedistas Aulestia y Mario Prieto. Roja directa a José Luis y por doble amonestación a Vicente.

Incidencias: lleno en El Candín, con cerca de un millar de espectadores en las gradas y muy buen ambiente. Notable presencia de aficionados visitantes.