Alberto González responde a la APARO

Alberto González responde a la APARO

489
0
Compartir
Alberto González (Foto: Zureda Press)

Estabilidad, coherencia y objetivo

 

Amigo Hugo López:

Está claro que la derrota sufrida el pasado domingo en El Molinón nos ha escocido a todos, quizás más a los que trabajamos por el Real Oviedo día a día, hora a hora, minuto a minuto… Señalando objetivos deportivos que en la presente temporada se han visto defraudados hasta hoy, pero aún hay tiempo sobrado para alcanzar el destino deseado por todos: estar al final de la temporada entre los elegidos para jugar la fase de ascenso a Segunda División.

 

Desde el Consejo de Administración se ha puesto a disposición del cuerpo técnico los medios necesarios para componer una plantilla de garantías, algo que se ha conseguido y que incluso es reconocido por nuestros rivales. No son ni el máximo accionista, ni el Consejo de Administración, los que determinan el devenir de un entrenador, sino los propios resultados, los mismos que determinaron la permanencia de Raúl González tras el ascenso en Mallorca. Asumida la decisión, y tras el exhaustivo trabajo realizado desde la responsabilidad y ocupando tiempo necesario, se inicia una nueva etapa en el conjunto azul, y que mejor que mañana, domingo, ante el Club Deportivo Tenerife B para llevarse a efecto.

 

Desde la posición que ocupo sólo puedo pedir el apoyo de todos al Real Oviedo, en todos sus estamentos. Estoy seguro de que nadie desea repetir lo sucedido la última temporada en Segunda División B, cuando se generó un clima de inestabilidad, que fue imposible reconducir, abocando a la entidad a Tercera División y perdiendo todos. Es claro y evidente que la comunión entre personal deportivo, dirección, afición, medios de comunicación e instituciones, en definitiva, todos los oviedistas, es básica para alcanzar el éxito. Eso es hacer gala de SENSATEZ y COHERENCIA, no caigamos en los mismos errores del pasado.

 

Desde que este Consejo de Administración se hizo cargo de la dirección del Real Oviedo, nos hemos reunido oficialmente, con quién dice representar a la afición oviedista aproximadamente en tantas ocasiones como con el Presidente del Principado de Asturias, no recuerdo si una o ninguna… Dividir al Real Oviedo no conduce a nada y menos apoyar la creación de una especie de sanedrín en la sombra. Ahora, exigiendo que "los consejeros mañana ya no estén", ¿ESO ES ESTABILIDAD?. Amigo Hugo, hablas de unas personas que hace tres años me acompañaron para poner cara y ojos a una verdadera directiva del Real Oviedo, que pusieron fin a una etapa que bien denunciaste, y, de paso, evitando que no fuera un foráneo quien dirigiera al Real Oviedo. Somos personas accesibles, que trabajamos y damos la cara por la entidad, arriesgando nuestro patrimonio y tomando decisiones, obviamente no siempre acertadas. Errar es de sabios, pero rectificar, lo es más.

 

Hacer oposición es muy fácil, la demagogia es su privilegio. "A toro pasado", todos acertamos en la decisión correcta: Amigo Hugo, no me interesan los resultados de la quiniela del pasado domingo, ni las formas con que despidieron al entrenador, ni la actitud de no se que jugadores, todo ello la semana pasada. Eso ya lo ví. Sencillamente te digo que una crítica negativa e incluso destructiva dedicada no sólo a ensalzar lo que a tú entender son errores, no colabora a llevar al Real Oviedo a categorías superiores. "A toro pasado" también muchas de las opiniones manifestadas, y presiones ejercidas por la afición, se han demostrado que no han sido las mejores para la Institución. "Quién levanta viento, recoge tempestades". Desgraciadamente, en este caso, tú siembras y la cosecha la hará el Real Oviedo.

 

En su día decidí dar un paso al frente. Por ello no voy a cambiar de amigos, y, hablando de mentiras y medias verdades, no puedo dejar de leer tu artículo como un paradigma, pretendiendo generar dudas donde no las hay y favorecer un clima de inestabilidad que en nada beneficia a los intereses comunes de la entidad.

 

Y también mis amigos son el resto de compañeros del Consejo de Administración, si bien las decisiones se toman soberanamente e incluso en algunas ocasiones, ni tan siquiera estoy en los Consejos.

 

El Real Oviedo no puede permitirse, y ni el Consejo de Administración ni yo lo vamos a permitir, entrar en polémicas estériles. El capital humano que integra el Real Oviedo se dedica cada uno a su función y la esencia de las peñas es por y para el club, sin el cual su existencia carece de sentido, con lealtad a sus dirigentes y fidelidad a la entidad. El camino que nos queda por recorrer juntos hasta volver a Primera División es largo y duro, intentemos que sea una autopista y no un camino de adoquines.

 

El Consejo de Administración es el que es, la plantilla es la que es y sólo queda aunar esfuerzo y apoyar a la Institución para que, como la pasada temporada, podamos celebrar un nuevo ascenso en Junio.

 

Como oviedista, dirigente y máximo accionista es absurdo poner en duda que mi único interés consiste en llevar la nave del Real Oviedo a buen puerto y así poder cumplir el objetivo de todos.

 

¡Hala Oviedo!

 

Alberto González

Vicepresidente del Real Oviedo S.A.D.