Inoperante Real Oviedo

Inoperante Real Oviedo

370
0
Compartir
Jandro salió de inicio por la banda izquierda (Foto: Zureda Press)

El Leganés empezó mejor posicionado y fue el primero en llegar a la portería contraria, pero el conjunto oviedista no tardó en hacerse con el control del choque y crear las primeras oportunidades claras. En el minuto 11, y tras un posible penalti de Postigo a Xavi Moré (que además habría supuesto la expulsión del zaguero al ser el último defensor), un disparo a la media vuelta de Rayco fue detenido por Raúl Moreno. Tres minutos más tarde el canario dispuso de la mejor ocasión del encuentro, pero no acertó en un mano a mano con el portero pepinero.

Iván Ania salió al campo en la segunda parte (Foto: Zureda Press)

Iván Ania salió al campo en la segunda parte (Foto: Zureda Press)

El resto del bagaje ofensivo de la primera mitad también fue azul. Pasada la media hora un buen pase de Rayco no pudo ser ni blocado por Raúl Moreno ni rematado adecuadamente por Manu Busto. Y ya al filo del descanso Rayco, tras una dejada de Xavi Moré, disparó fuera.

ENTRA NACHO MÉNDEZ. En el intermedio Pichi Lucas cambió de nueve y dio entrada a Nacho Méndez. El Real Oviedo comenzó la segunda parte acaparando más el balón pero pese a eso quien puso las ocasiones fue el Leganés. En el minuto 53 llegó una clarísima, en un remate a bocajarro de Nacho Aznar que blocó Aulestia, y en el 56 el mismo delantero pepinero cabeceó rozando el palo a la salida de una falta.

La música de viento empezó a agudizarse con la retirada de Jandro, que fue sustituido por Iván Ania. Manu Busto no estuvo lejos de cambiar los pitos por alegría, pero Raúl Moreno desvió su intentona a córner. El mayor peligro, sin embargo, lo puso de nuevo el Leganés, pero Aulestia paró otro tiro a bocajarro de Nacho Aznar e impidió que el recién entrado Quini aprovechara el rechace.

Nacho Méndez sustituyó a Rayco en el descanso (Foto: Zureda Press)

Nacho Méndez sustituyó a Rayco en el descanso (Foto: Zureda Press)

En el tramo final el Oviedo apretó en busca del gol salvador sin éxito, con lo que los pitos fueron en aumento, máxime con la entrada en el campo de Mario Prieto. El mediocentro respondió siendo quien tuvo la última ocasión, pero su gran disparo lejano lo sacó Raúl Moreno a córner. Desde la esquina hizo sus últimas intentonas el conjunto azul en el descuento pero el marcador inicial definitivamente no se movió.

SALA DE PRENSA. El técnico visitante, Luis Ángel Duque, no se marchaba contento con el empate del Tartiere porque consideraba que “hemos tenido ocasiones muy claras de gol”, aunque asumía que “sacar un punto de aquí es importante”. En el planteamiento del conjunto madrileño estaba claro que “no podíamos dejar la pelota al Oviedo” porque su calidad podría acabar con los pepineros.

La situación del Real Oviedo, según Duque, cambiará cuando el equipo “se quite la presión que tiene encima”. Para el técnico, el conjunto carbayón crea suficientes ocasiones y recordaba que “en Alcalá, en el segundo tiempo, tuvieron dos clarísimas”. Una vez que “se quiten la presión de tener que ganar, entrarán”, declaraba el entrenador.

Y recomendaba tranquilidad y paciencia, ya que el Oviedo tiene calidad para estar arriba, pero “no se asciende en noviembre. Cuando llega San Isidro es cuando hay que estar arriba”.

 

Pichi Lucas se mostró abatido en la rueda de prensa (Foto: Zureda Press)

Pichi Lucas se mostró abatido en la rueda de prensa (Foto: Zureda Press)

Pichi Lucas abría su intervención comentando que “en la primera parte hemos tenido ocasiones para habernos ido con el marcador a favor, pero cuando no sucede, el tiempo va pasando y el equipo sufre un desgaste mental”. El técnico aludía a los últimos partidos, en los que “con un solo gol que marcáramos, los habríamos ganado. Desgraciadamente no ocurre y vamos sumando de punto en punto, algo que evidentemente no nos congratula”. El desgaste mental provoca “una frustración general, con precipitaciones, querer hacer la guerra cada uno por su cuenta, y ya no jugamos como un equipo”.

 

El equipo crea ocasiones de gol: “Hoy hemos tenido cuatro ocasiones pero no las hemos materializado”, decía Pichi, y “eso hace daño al equipo porque ve que no se marca”. En ese sentido, el berciano no puede reprochar nada a los suyos “porque todos se han vaciado y han ido a por el partido”. “En la primera mitad no nos han tirado a puerta”, reconocía el técnico, aunque también asumía que “a partir del minuto 70 han podido ganar el partido, hay que ver la realidad también”.

La falta de gol preocupa tremendamente a Pichi Lucas, que sólo encuentra como remedio “seguir entrenando, pero hay que conseguirlo también en los partidos. Esta semana hemos ensayado balones frontales, laterales… Los balones entran, pero cuando llegan los partidos parece que la portería es más pequeña, que los porteros son enormes”. La falta de gol, además, “es una pena porque solamente marcando un gol en estos encuentros, ganábamos los partidos”.

 

Respecto al cambio de Rayco, Pichi Lucas comentaba que se debió a que “tenía problemas en el estómago, hasta calambres. Es un chico que está obsesionado con marcar gol, incluso en los entrenamientos”. El entrenador destacaba que Rayco incluso se queda en el campo después de los entrenamientos para trabajar la finalización, “pero cuando no sale nada, por todos los medios que pongas, es difícil”.

 

 

Alineaciones

 

Real Oviedo: Aulestia; Rubén González, Gonzalo, Jorge Rodríguez, Invernón; Rubén García (Mario Prieto, m. 82), Curro; Xavi Moré, Manu Busto, Jandro (Iván Ania, m. 61); y Rayco (Nacho Méndez, m. 46).

C.D. Leganés: Raúl Moreno; Gustavo, Negral, Postigo, Garrido; Juli (Casquero, m. 90), Zarandona, Morato, Carlos Martínez; Aníbal (Quini, m. 70) y Nacho Aznar (Garci, m. 82).

Goles: 0-0

Árbitro: Arias López (cántabro), auxiliado por Santamaría Carrión y Gutiérrez Pérez. Amonestó al oviedista Manu Busto (m. 68) y al técnico Pichi Lucas (m. 69), y al visitante Garrido (m. 18). Por desconocidas razones, ordenó que los fotógrafos se retirasen de la banda de la tribuna presidencial en el primer tiempo.

Incidencias: 6.896 espectadores en el Carlos Tartiere, con presencia de seguidores del Leganés, muy animosos especialmente en el primer tiempo.