Por fin una junta tranquila

Por fin una junta tranquila

246
0
Compartir
La sala, abarrotada de accionistas (Foto: Zureda Press).
La mesa presidencial, en un momento de la asamblea (Foto: Zureda Press).

La mesa presidencial, en un momento de la asamblea (Foto: Zureda Press).

Asistieron a la junta nada menos que 712 accionistas, con un total de 246.325 acciones, el 45,38% del capital social. Además estuvieron representados otros 177 accionistas (35.945 acciones), de modo que el capital social presente y representado en el cónclave ascendió al 52,01%. Tal y como señaló el asesor económico Jorge Sánchez al dar cuenta del primer punto el orden del día (informe sobre la situación patrimonial de la sociedad tras la ampliación de capital), el nuevo capital social del Real Oviedo es de 5.834.799 euros.

 
Para agilizar las cosas dado el número de asistentes, el secretario del consejo de administración, Antonio Mijares, propuso que las votaciones se realizaran a mano alzada, aunque al final casi ni hubo que hacer eso. Nadie votó que no ni se abstuvo en la votación para refrendar al actual consejo (que sigue sin cambios), de modo que no fue necesario levantar los brazos de los síes, quedó refrendado por unanimidad. "Vamos a seguir, pero sólo el tiempo que vosotros y el Grupo Carso tarden en encontrar un nuevo consejo", afirmó el presidente Toni Fidalgo, recalcando que "nuestro objetivo está cumplido".
 
Juan Fábrega, representante de las acciones del Grupo Carso, acreditándose a la entrada (Foto. Zureda Press).

Juan Fábrega, representante de las acciones del Grupo Carso, acreditándose a la entrada (Foto. Zureda Press).

También se aprobaron por unanimidad las cuentas de la pasada temporada, que se cerró con un déficit de 851.000 euros. Aunque porque así lo pidió el consejo, "para abrir una nueva etapa con una estructura de capital diferente", como explicó Jorge Sánchez. Para reprobar la labor de Alberto González y Ángel Martín Vaca ya estaba el punto cuarto del orden del día, donde se votó su gestión de la pasada campaña. Y aquí, como no podía ser de otra manera, también hubo unanimidad, claro está que en contra de González y Vaca.

 
El único punto del orden del día donde hizo falta sacar las urnas para votar fue el quinto, el presupuesto de la presente campaña, que estima 2.857.209 euros de ingresos y 3.098.871 euros de gastos. Se estiman así 241.000 euros de pérdidas, aunque no las habrá "si aparece un patrocinador, jugamos play-off o tenemos 1.000 altas de socios en la segunda vuelta", según precisó Fidalgo. Un accionista votó en contra de este presupuesto con sus cinco acciones y se abstuvieron dos asistentes con cuatro acciones cada uno, de modo que el sí ganó por aplastante mayoría.
 
Ignacio Suárez, de Symmachiarii (Foto: Zureda Press).

Ignacio Suárez, de Symmachiarii (Foto: Zureda Press).

RUEGOS // El capítulo de ruegos y preguntas cerró la junta. Destacó la intervención de Ignacio Suárez, de la peña Symmachiarii, que hizo seis peticiones concretas al consejo: que no se gaste más de lo que se ingrese, que se tomen medidas legales contra los anteriores administradores y declarar personas non gratas a Alberto González y Ángel Martín Vaca, que a la hora de contratar personal de cualquier tipo se tengan en cuenta a aquellas empresas o personas que hayan colaborado en el pasado o que al menos no hayan formado parte de engendros como el ACF, que el club ayude a los consejeros de la etapa de Manuel Lafuente afectados por embargos, rechazar la decisión de no cambiar el césped sintético de El Requexón y, finalmente, que el Real Oviedo abandere la rebelión contra el fútbol moderno.

 
Estas peticiones fueron muy aplaudidas y Toni Fidalgo les dio respuesta. El presidente oviedista aceptó que se votase y se aprobase declarar personas non gratas a Alberto González y Ángel Martín Vaca. Sobre la petición de ayuda a los exconsejeros, Fidalgo se mostró "profundamente solidario" con ellos pero indicó que " jurídicamente no es posible que el Oviedo se haga cargo de la situación que se ha creado" ya que el Tribunal Supremo dictaminó que las responsabilidades del caso eran personales. Y sobre el sintético, afirmó que "si en el plazo de un mes no es posible resolver el tema de La Pixarra", a donde están esperando a trasladarse las categorías inferiores, "estamos urgidos a cambiar el césped ya".
 
Fernando Cuevas (Foto: Zureda Press).

Fernando Cuevas (Foto: Zureda Press).

El Requexón fue también objeto de atención para otros intervinientes como el accionista Fernando Cuevas, que reclamó unos mejores accesos y recuperar el viejo proyecto de hacer un puente sobre el río Nora. "Claro que nos gustaría disponer de un acceso mejor a El Requexón pero eso no depende del Oviedo, sino de las instituciones", señaló Toni Fidalgo, que anunció que "trataremos de crear una fundación que vincule y que lleve todo el sistema del fútbol base".

 
Fernando Cuevas también planteó la posibilidad de contratar un director general, al considerar que los consejeros están teniendo que realizar más labores de las que tendrían que desempeñar. "No tenemos director general ni director deportivo porque no lo podemos pagar, sencillamente", replicó tajantemente Fidalgo, que ya en su intervención inicial advirtió de que "todavía estamos en la UVI" y recalcó que "no se volverán a hacer barbaridades, lo primero es la supervivencia de la sociedad".