Pumarín vibra con el Oviedo

Pumarín vibra con el Oviedo

141
0
Compartir
Los jugadores celebran su triunfo (Foto: Pablo Lorenzana)

Víctor Mas y José Antonio Pagan quisieron ser protagonistas, pero ni para eso dan. Nadie analizará su actuación, como don Vito Corleone no analizaría la de Michael. La familia es la familia. Lamentables hasta el final, cuando no quisieron ver un bofetón a Fran Cárdenas que no buscaba más que la reacción del base onubense en busca de una antideportiva que les diese la posesión. Tan cortos de vista como cobardes. Y templado Fran para evitar daño a su equipo.

 

Víctor Pérez lleva el balón ante la repleta grada (Foto: Hugo Álvarez)

Víctor Pérez lleva el balón ante la repleta grada (Foto: Hugo Álvarez)

Palencia es un equipazo, con Urko Otegui como estrella sobresaliente en todas las facetas del juego. Desde el principio del partido, los de Natxo Lezcano tomaron el mando y se adueñaron del marcador manejando los tiempos. El Oviedo, además, se mostraba muy fallón, especialmente bajo aros, mientras que Víctor Pérez estaba perfectamente marcado para evitar sus lanzamientos desde la línea de 6,75, aunque cayeron cinco. Palencia parecía irse definitivamente en el electrónico (24-40), pero antes del descanso Diego Sánchez, en un tiro libre, y Víctor Pérez y Van Wijk con dos triples, dejaban la distancia en nueve (31-40). Metidos en el partido para esa segunda mitad que tanto gusta a los de Arenas.

 

Tras el descanso, el Oviedo salió decidido a por todas y Fran Cárdenas, con un triple, igualaba por primera vez el marcador a los tres minutos. Otro triple, en este caso de Van Wijk, adelantaba a los ovetenses, aunque fue un espejismo que tardó poco en desaparecer, hasta que Otegui lo decidió. En un intercambio de golpes, el marcador acabó con la misma diferencia del descanso, nueve, y diez minutos por delante.

 

Cárdenas entra a canasta ante Guillermo Rejón (Foto: Hugo Álvarez)

Cárdenas entra a canasta ante Guillermo Rejón (Foto: Hugo Álvarez)

El tiro exterior es la mejor arma de los de Pumarín y Ferrán Bassas abrió el cuarto desde los 6,75 para comenzar a recortar, pero Palencia no era convidado de piedra y llevó su ventaja a catorce puntos (62-74) a 4.33 para el final. Entonces apareció el sexto hombre. Pumarín comenzó a vibrar para llevar en volandas a los suyos al grito de “sí se puede” y la diferencia empezó a hacerse más y más pequeña. No fue en un triple, sino en tres tiros libres concedidos por una falta personal al efectuarlo. Víctor Pérez puso a Palencia al alcance de la mano, a siete puntos, y Diego Sánchez y Álvaro Muñoz lo dejaron a una canasta (73-76) con un minuto y 22 segundos por jugar. Palencia ya no anotó más. Una canasta de Álvaro Muñoz puso al equipo carbayón un punto arriba con 20 segundos por delante y una antideportiva visitante permitió a Víctor Pérez anotar los dos últimos puntos y mantener la posesión en el último segundo ante el delirio de una grada que ya está acostumbrada a soñar. Y el domingo querrá seguir haciéndolo.

 

Oviedo Baloncesto: Fran Cárdenas (14), Álvaro Muñoz (10), Víctor Pérez (22), Brandon Garrett (0), Juan José García (6) –cinco inicial-, Diego Sánchez (8), Agustín Prieto (0), Ferrán Bassas (5), Héctor Macía (2), Kevin van Wijk (12) y Radosav Spasojevic (0).

Quesos Cerrato Palencia: Carles Bravo (3), Urko Otegui (20), Xavi Forcada (7), Guillermo Rejón (12), Miquel Feliú (16) –cinco inicial-, Charles Abouo (0), Quique Garrido (11), Roger Fornas (0) y Albert Moncasi (7).

Parciales: 12-22 / 19-18 / 20-20 / 28-16.

Árbitros: José Antonio Pagan Baró y Víctor Mas Cagide. Excluidos Kevin van Wijk, Charles Abouo y Guillermo Rejón.

Incidencias: Lleno en Pumarín. Teledeporte retransmitió en directo el partido para toda España.