El larguero frena al líder

El larguero frena al líder

66
0
Compartir
Linares no pudo marcar en El Molinón (Foto: Hugo Álvarez).

Salió el Real Oviedo como acostumbra en El Molinón en las últimas temporadas: relajado. No se entiende que año tras año el equipo comience los encuentros con menos intensidad que el rival, sobre todo cuando se presupone la motivación en los once futbolistas que va a tener enfrente. Tomás Hervás decidió atacar a los azules por el lado que creía más débil y acertó: la banda izquierda. Benito y Guille Donoso superaron constantemente a Eneko y Dani Bautista. Ya en el minuto 3, una buena jugada del extremo terminó con un remate alto de Álex García en boca de gol.

Era sólo un aviso, pero el panorama no cambió en los primeros minutos con un Real Oviedo abusando del balón en largo, sobre todo por medio de Manu Redondo. Los de la capital del Principado trataban de buscar la espalda de la defensa sportinguista, esperando que Linares pudiera cazar alguna oportunidad. A punto estuvo de adelantar a su equipo el delantero zaragozano tras un error garrafal en la salida de Dennis, pero su disparo, escorado y con la portería vacía, se fue desviado.

Avance de Héctor Font (Foto; Hugo Álvarez).El aragonés era de los pocos jugadores que en estos primeros 45 minutos consiguió igualar la intensidad local. Aunque ese exceso de adrenalina bien pudo costarle un disgusto, a él y a su equipo, cuando soltó una patada sin venir a cuento a Benito. El árbitro decidió poner calma.

Con el paso de los minutos no mejoró la imagen de los de Egea, dominados y sin saber frenar las acometidas rivales. El técnico argentino movió ficha al introducir en el césped a Sergio García por Eneko. El jugador aragonés no era el culpable de lo visto en la primera media hora, pero quizá sí la pieza más débil del tablero. La entrada del rápido futbolista zamorano tampoco cambió demasiado la tónica.

De hecho, en los instantes posteriores el Real Oviedo se sostuvo gracias a su capitán. Esteban se convirtió en un muro para el Sporting B y hasta en tres ocasiones tuvo que intervenir para evitar el gol local. Los azules solamente mejoraron en los minutos finales de la primera parte, cuando Nacho López decidió que era hora de mostrarse en la faceta ofensiva. El lateral derecho fue de los más destacados, ganando constantemente sus duelos con Adama y subiendo la banda con soltura.

Este tramo de encuentro sirvió para que Linares pusiera a prueba a Dennis desde la frontal y para que Omgba mandara un balón al larguero que no se convirtió en el primer tanto de milagro. El descanso llegó en el mejor momento para los visitantes que, pese a ello, tenían 15 minutos para arreglar los múltiples desajustes del equipo.

Susaeta golpea el balón ante Adama (Foto: Hugo Álvarez).La reanudación mostró otra cara para el líder de la categoría. El Real Oviedo salió con otra intención, mucho más ofensiva y presionando de una manera más intensa al rival. Sergio García fue el protagonista de estos primeros minutos, entrando una y otra vez por el extremo izquierdo, pero unas veces errores propios y otras aciertos de la defensa, evitaron que los azules se adelantaran en el marcador.

Los de Egea seguían haciendo daño por medio de Nacho López, que ya se había convertido en el mejor jugador de su equipo, seguro atrás y muy incisivo en ataque. Omgba también fue creciendo a medida que pasaba el partido. El camerunés se volvió a encontrar con el larguero en el minuto 63, tras un disparo desde la frontal que Dennís llego a tocar en una muy buena estirada. Minutos más tarde, un pase atrás de Sergio García fue rematado muy desviado por el mediocentro cuando se encontraba en una posición muy favorable.

En medio de esas dos ocasiones, Linares tuvo, quizá, la más clara para su equipo. En un saque de esquina, el pichichi remató completamente solo en el borde del área pequeña. Su cabezazo fue demasiado centrado, pero, aún así, obligó a Dennis a realizar una meritoria parada. Estos dos protagonistas se volverían a encontrar minutos más tarde en un rifirrafe que terminó con amarilla para ambos. Los nervios estaban a flor de piel.

Los instantes finales sólo sirvieron para comprobar que ambos equipos se encontraban fundidos tras el esfuerzo de los locales en la primera parte y de los visitantes en la segunda. Sergio Egea decidió no introducir ningún cambio, pese a que parecía obvio que su equipo necesitaba algo de oxígeno o de referencia. Allyson o Cervero podrían haber sido buenas opciones. Al final, el empate sirve para que el Real Oviedo se mantenga al frente de la clasificación una jornada más. El próximo domingo, en el Carlos Tartiere, los azules recibirán la visita de otro equipo asturiano, el Avilés.

Sporting B (0): Dennis; Benito, Guitián, Meré, Alberto; Chus (Mendi, m. 57), Tato; Guille Donoso, Adama, Juan Mera; y Álex García (Jaime, m. 74).
Real Oviedo (0): Esteban; Nacho López, David Fernández, Redondo, Dani Bautista; Omgba, Generelo; Susaeta, Héctor Font, Eneko (Sergio García, m. 29); y Linares.
Árbitro: Pérez Muley (madrileño). Amarillas a los locales Dennis, Meré y Jaime, y a los oviedistas Generelo, David Fernández y Linares.
Incidencias: 5.000 espectadores en El Molinón, con presencia de numerosos seguidores oviedistas. La Policía impidió a Symmachiarii introducir al estadio bombos, megáfonos y pancartas. Jonathan Vila fue baja de última hora al haber sido padre esta madrugada, Diegui Johannesson le sustituyó en la convocatoria azul.