Al ritmo de Héctor Font

Al ritmo de Héctor Font

492
0
Compartir
Jonathan Vila avanza con el balón (Foto: Real Oviedo).

Siguieron los visitantes manejando el encuentro ante un Real Oviedo que se iba desperezando poco a poco. Como en otras ocasiones, no es la primera vez que ocurre así. los locales abrieron la lata a balón parado. Un saque de esquina desde la derecha. Susaeta imprimió la rosca perfecta para que Toché conectara un certero cabezazo que batía a Julián. Era el minuto 11 y el delantero murciano conseguía su séptimo gol en liga.

Le sentó bien el gol al Real Oviedo que comenzó a llegar a la portería rival con insistencia pero sin dominio en el juego, eso sí. Así Toché puedo aumentar su cuenta goleadora, pero esta vez sí que obtuvo respuesta de Julían, que envió el remate del atacante a saque de esquina. Unos minutos después, en el 22, Susaeta enviaba un fuerte disparo al larguero tras una gran jugada de Borja Valle.

Susaeta volvió a ser decisivo, con la asistencia del gol (Foto: Real Oviedo).Precisamente el berciano disfrutó de sus mejores minutos mediada la primera parte, cuando Sergio Egea decidió abandonar el 4-4-2 por un 4-2-3-1 con Koné en banda y Valle de enganche. Esta permuta resultó positiva, ya que poco a poco el Real Oviedo fue creciendo en el encuentro. Lo que no quitaba para recibir algún que otro susto, como el que tuvo lugar tras un fallo en la salida de David que obligó a Esteban a intervenir de nuevo con acierto.

Antes del descanso, de nuevo Toché tuvo una gran ocasión al plantarse mano a mano con Julián, que supo adivinar el remate del murciano. Tras los primeros 45 minutos, el resultado era corto por ocasiones, aunque el dominio del esférico era más visitante que local.

La segunda parte tuvo un guión muy conocido durante esta temporada. Ventaja en el marcador y equipo resguardado atrás buscando un contraataque. Entró Héctor Font por Borja Valle, que mostró problemas físicos durante toda la primera parte. Este movimiento supuso que Koné se trasladase definitivamente a la banda, dejando el enganche al recién incorporado.

La actuación del centrocampista de Villarreal fue absolutamente mágica, dando sentido a todo lo que hacía. Sus pases rompían líneas de presión y ofrecían situaciones ventajosas a sus compañeros. Consiguió conectar con los atacantes en varias ocasiones, permitiéndoles disfrutar de ocasiones de gol. Incluso se esmeró defensivamente para alivio de Erice y Vila. El gallego, por cierto, volvió a exhibir un despliegue físico y una solidaridad espectaculares.

Junto a ellos, sería injusto no volver a señalar el gran partido de Diegui Johannesson, cada vez más asentado, cada vez más valiente, cada vez menos cohibido, cada vez más titular. En una arrancada desde el lateral sirvió un precioso pase para que Aguirre se plantara delante de Julián, que pareció derriba al extremo. El público y los futbolistas pidieron un penalti que el árbitro no concedió.

Erice, perseguido por Zongo (Foto: Real Oviedo).Mediada la segunda parte, Héctor Font recogió el esférico, levantó la cabeza y le sirvió un pase precioso para dejar a Toché solo en el interior del área. El delantero se durmió en exceso y perdió una ocasión clara de sentenciar el encuentro. Ésta también es una tónica habitual esta temporada: el sufrimiento hasta el último minuto.

La última ocasión del encuentro para el Real Oviedo la tuvo Aguirre. Quizá fuera la más clara de todas. El futbolista zurdo le ganó la partida a un defensa que pretendía ceder el esférico a su portero. Tras sortear fácilmente a Julián, y a puerta vacía, el extremo oviedista no acertó a conectar un buen disparo, saliéndole desviado. Era el minuto 82.

A partir de ahí, el Almería se volcó sobre el área de Esteban, con más corazón que orden. Consiguió sacar dos buenos disparos que se encontraron, cómo no, con un cancerbero en estado de gracia. Los 40 años del avilesino no parecen afectarle, ya que está mostrando un nivel fuera de cualquier discusión. En junio de 2016 termina contrato. ¿A qué se está esperando para renovar a un símbolo histórico del club que además rinde como el mejor?

Pitido final. Tres puntos y una tercera plaza muy merecida para el Real Oviedo que se acerca a los dos líderes. Las fiestas serán plácidas para una afición que ya piensa (o mejor sueña) con un 2016 lleno de alegrías.