A un partido de la eliminación

A un partido de la eliminación

589
0
Compartir
Javi Marín pelea un rebote con Maldunas (Foto: Hugo Álvarez / OCB).

El Oviedo intentó sorprender de salida metiendo más intensidad al partido, con la novedad de Zaid Hearst en el cinco inicial, que dio otro aire al equipo asturiano. Un jugador poco aprovechado en el equipo carbayón. Los pupilos de Carles Marco comenzaron mandando en el marcador pero pronto el Peñas Huesca empezó a aplicar el martillo pilón para ponerse por delante (6-7) con Bordignon destacado. En las filas carbayonas Cabanas y Bassas intentaban recortar distancias pero Bordignon seguía mandando en el tiro y Christian cerraba el cuarto desde la línea de tiros libres para dejar el marcador en un 12-19 tras los diez primeros minutos de juego.

En el segundo cuarto pareció resucitar una de las mejores armas del Oviedo, con un triple de Windler, pero fue el único del equipo asturiano en toda la primera parte. Una muestra de por dónde iban los tiros. El Oviedo perdía intensidad ante el empuje oscense y con diez puntos de diferencia para el Peñas (15-25) Carles Marco se vio obligado a pedir un tiempo muerto para intentar una reacción que parecía iniciarse con una canasta de Cabanas. Steinarsson cortó de cuajo las esperanzas locales con un triple y empezó una escalada en la diferencia hasta 18 puntos. El Oviedo maquilló el resultado antes del descanso con dos canastas de Hearst y Bassas que dejaban la renta al intermedio en 14 puntos (26-40).

Tras el descanso el Oviedo pareció reaccionar, con un parcial de 8-2 que obligó a Quim Costa a cambiar las cosas con un tiempo muerto (34-42) ya que los carbayones estaban llegando a crear con claridad opciones fáciles de tiro. La distancia fue manteniéndose en torno a los diez puntos hasta que Pardina entró en acción, anotando cinco canastas consecutivas (dos tiros libres, una de dos y dos triples) a las que seguía un triple de Bordignon en el último instante del tercer cuarto, que el Huesca cerraba igualando su máxima ventaja (45-63).

En el último cuarto el Oviedo dominó de principio a fin. Un parcial de 11-2 y la cuarta personal de Bordignon cambiaron la cara por completo al partido (56-65). El conjunto asturiano, con más corazón que cabeza y apoyado por un Pumarín que tomaba el mando, siguió recortando ventaja. A cuatro minutos para el final se puso a siete puntos (60-67) y con posesión para continuar acercándose, pero en un error imperdonable como un campo atrás cedió el balón al Huesca, que sin embargo devolvió el favor en un pase errado de Bordignon a Lafuente que se fue fuera.

A dos minutos del final Windler, desde más allá de la línea de 6,75, ponía el partido al rojo vivo (65-69), pero en un claro error defensivo de los locales Bordignon se quedó solo bajo el aro y anotó cuando se agotaba la posesión. Cabanas volvía a poner la diferencia en cuatro puntos y el Peñas acusaba la presión con dos tiros libres fallados por Steinarsson a 16 segundos del final. Hearst buscó el triple en la contra posterior pero falló y ya sólo hubo tiempo para que Huskic llevase al electrónico el definitvio 67-72 que pone el 0-2 en la eliminatoria, que el Peñas tendrá la oportunidad de cerrar en su feudo el próximo viernes.

Oviedo Baloncesto (67): Ferrán Bassas (15), Andrés Miso (2), Zaid Hearst (15), Dan Trist (3), Kevin van Wijk (4) -cinco inicial-, Drew Windler (11), Mario Cabanas (15), Víctor Pérez (2), Javi Marín (0) y Agustín Prieto (0).
Peñas Huesca (72): Aegir Steinarsson (5), Kris Davis (2), Joan Pardina (10), Daniel Bordignon (23), Goran Huskic (12) -cinco inicial-, Christian Díaz (6), Jorge Lafuente (1), Guillem Colom (8), Marcos Portález (0) y Gabrielius Maldunas (5).
Árbitros: José Antonio Pagán Baró y Fernando Rupérez Vielba. Eliminado Zaid Hearst.
Parciales: 12-19, 14-21, 19-23 y 22-9.
Incidencias: lleno en Pumarín una vez más.