Generelo condena al Real Oviedo

Generelo condena al Real Oviedo

641
0
Compartir
Toché pelea un balón por alto (Foto: LaLiga).

El delantero murciano fue una auténtica pesadilla para la defensa del Almería. Sin embargo se encontró con Casto en sus dos siguientes disparos. El portero extremeño sostenía a su equipo en la primera media hora en la que el Real Oviedo llegaba con fluidez al área rival, sin elaborar juego, sino más bien con rápidas embestidas protagonizadas por Toché, Valle y Linares. La última ocasión de la primera mitad para los asturianos salió de las botas de Jon Erice, que se sacó un gran disparo que entre el cancerbero local y el larguero evitaron el 0-1.

El Almería trató de avanzar metros en la reanudación, empujando a los de la capital del Principado cerca de la portería de Miño, más con intención que con juego. Sólo Pozo, que vivía tranquilamente a la espalda de Erice y Míchel, tenía la claridad para crear peligro a la defensa visitante.

Sin embargo, fue el Real Oviedo el que golpeó primero. Míchel se asoció con Fernández en banda derecha. El centro del valenciano fue rematado espléndidamente por Linares ante la pasividad de la zaga local. Era el 0-1 en el minuto 58 y parecía que tras una buena hora los asturianos podrían romper la mala racha lejos del Carlos Tartiere. Fue la última noticia del Real Oviedo en el partido.

A partir de ahí se descompuso de una manera preocupante sin que existiera respuesta alguna desde el banquillo de Generelo. El Almería comenzó a presionar, a combinar y a acercarse con mucho peligro al área de Miño, que repelía los ataques como buenamente podía. Sin embargo, no pudo hacer nada ante un disparo dentro del área de Quique González, que se aprovechó de un balón suelto. El empate había llegado demasiado pronto para los azules que no conseguían reaccionar.

La tónica siguió siendo igual de preocupante. Míchel y Erice eran meros espectadores, creando una autopista que terminaba en la portería visitante. Desde su llegada en el mercado invernal, ha quedado claro que el valenciano no es un mediocentro de garantías defensivas. El navarro, simplemente no consigue aguantar al equipo él solo. A punto estuvo de llegar el 2-1, pero el portero oviedista salvó un mano a mano con Chuli de manera brillante.

La solución para Generelo no era otra que introducir a Aguirre, prescindiendo de Rivera, un futbolista con despliegue físico y buen trato de balón que podría haber ayudado mucho a los azules. ¿De qué sirve llevar a un futbolista que no juega a causa de su estado contractual? No sabemos cuál iba a ser el cambio, ya que justo antes de entrar el Almería hizo el 2-1 tras un error (uno más) de la defensa del Real Oviedo. Peña se quedó enganchado, habilitando a Uche que batió a Miño sin demasiada dificultad.

Generelo decidió probar de nuevo la defensa de tres que tan malos resultados dio frente al Llagostera. David Fernández dejó su sitio a Aguirre y, a partir de aquí, el espectáculo llegó a ser desesperante. No sólo no se llegó con peligro al marco de Casto, sino que los andaluces dispusieron de ocasiones para aumentar su renta. Así lo hizo Chuli en el 90, cuando aprovechó los lógicos huecos que tenía la defensa azul para batir, esta vez sí, a Miño en el mano a mano.

El Real Oviedo abandona los puestos de playoff tras haber pasado en ellos más de la mitad de la temporada. Las sensaciones son horribles para afrontar estos tres últimos partidos de liga ante Leganés, Zaragoza y Osasuna. Sólo los nueve puntos asegurarían el playoff de ascenso para los asturianos. Queda una única bala: ganar todo. Parece una quimera viendo el juego del equipo desde que Generelo tomara el mando. Si alguien pensó que el extremeño era la mejor opción para sustituir a Egea, aquí tiene la respuesta.

Compartir
Artículo anteriorToca ganar
Artículo siguienteMás resultados 22/05