Se acabaron las pruebas

Se acabaron las pruebas

320
0
Compartir
El equipo azul, en un entrenamiento esta semana en El Requexón (Foto: Zureda Press)

En el bando contrario, el Valladolid de Paco Herrera contará con una serie de sensibles bajas, destacando la del goleador Juan Villar, pero también Jordán, Sergio Marcos y Balbi. El que sí ha entrado en la lista del preparador barcelonés es Míchel Herrero, futbolista que militó en el Real Oviedo la temporada pasada y que acumuló unos meses en el Principado de más a menos, comenzando con buenas actuaciones y terminando como suplente por su bajísimo rendimiento.

Los asturianos inician la temporada sin marcarse grandes objetivos, conscientes de que hay conjuntos que deben sustentar el favoritismo de la categoría, sobre todo a nivel económico. El nuevo reparto televisivo concede una sustancial ventaja a los equipos recién descendidos: Rayo, Getafe y Levante. Otros históricos, como Zaragoza o Valladolid, también se han reforzado con futbolistas de calidad. Lo mismo que Girona, Elche o Nástic, que aspiran a mejorar los resultados del año pasado.

Lo que está claro es que la Segunda División, o la Liga 1|2|3 como se hace llamar ahora, va a ser una categoría tremendamente competitiva. El nivel de las plantillas, a priori, es superior al del año pasado, lo que invita a pensar que la igualdad será máxima. Los equipos más regulares, que menos fallen y mejor aprovechen sus oportunidades, serán aquellos destinados a ocupar las posiciones de honor. El Real Oviedo no debe agobiarse con objetivos ambiciosos, sino crecer alrededor de la idea de equipo que Hierro y su cuerpo técnico pretende implantar. Para comenzar, un complicado enfrentamiento contra el Valladolid para cerrar esta primera jornada.