“En la segunda parte hemos ajustado cosas”

“En la segunda parte hemos ajustado cosas”

497
0
Compartir
Hierro (Foto: Archivo MO).

 

La diferencia de un periodo a otro la argumentaba Hierro “por la ansiedad. Sabíamos que no podíamos conceder ocasiones, que el Almería era un equipo muy peligroso en ese sentido y nos podía crear dudas”. Todo cambió en la segunda parte, especialmente “la actitud”. El equipo jugó entonces “con más tranquilidad, hemos tratado mejor el balón, con posesiones más largas y han salido a relucir nuestras virtudes, ante un equipo que creo que va a ser un candidato a pelear por las seis primeras plazas”.

El primer triunfo como entrenador “sienta bien, por los chicos, por la tranquilidad, por el entorno, por todo”. Aunque también llegarán malos momentos, en los que Hierro asegura que “independientemente del resultado, saben que el equipo va a dejar el alma y a nivel de trabajo todo lo que tenga. Habrá momentos que ganemos y momentos en que no, pero que no duden que los chicos son magníficos profesionales”.

Uno de los aspectos destacados de la tarde para todos los espectadores y también para el entrenador azul fue “la buena sintonía entre Toché y Nando”. Al delantero hay que agradecerle “que vive de los goles, pero nos da un gran trabajo y rendimiento, no sólo por lo que aporta en goles sino por lo que aporta en el grupo”. También hubo reconocimiento a la labor de Nando, que “está a un gran nivel y se ha entregado desde el primer día”. Aunque Hierro volvió a recordar que “no soy muy de analizar de manera individual, a grandes rasgos estamos contentos con la gente que está trabajando. Pronto tendremos a Ortiz y a Rocha y vendrán dificultades para hacer una lista de 18. Esa es la fortaleza del grupo”.

Sobre la lesión de Verdés, que se retiró antes de acabar el primer tiempo, Hierro comentó que “está pendiente de pruebas. Tiene una molestia en la parte posterior y mañana se sabrá con las pruebas”. Su sustituto, Óscar, “ha entrado muy bien en un momento complicado del partido, es un chico joven que ha demostrado mucha personalidad, mucho carácter”. 

También se estrenaba el césped, tras su sustitución, y Hierro se mostraba “encantado” con el nuevo terreno. “Cuando se cambia, al principio, es difícil enraizar, pero hay que felicitar al ayuntamiento y a la empresa encargada, porque no es nada fácil cambiar la hierba a un estadio de tanto tiempo. Estamos cómodos y el campo ha aguantado fantásticamente bien, le vendrán bien estas dos semanas. Los resbalones son normales en esta fase del proceso, cuando se pone una hierba de este tipo nueva”.

SORIANO. Menos contento estaba el técnico del Almería, Fernando Soriano, para quien “en el primer tiempo dominamos el balón, tuvimos cinco o seis ocasiones, un penalti no señalizado. La segunda parte empezó más igualada y ellos han tenido dos buenas acciones y en la segunda llegó el gol”. La expulsión de Diamanka se debió, para su entrenador, a que “pecó de intentar soltarse el agarrón y llegó la amarilla”. A partir de ahí, “el Oviedo se adueñó de la pelota y recuperó las sensaciones. Pese a eso hemos tenido una clara ocasión de Puertas”.

La clave para Soriano fue que “ellos han sido más definitivos en la última fase del campo” y también tuvo comentarios para la actuación arbitral, que “nos ha sacado de quicio y hemos sido poco inteligentes”.

Soriano destacó “las buenas individualidades” del equipo azul y que “saben a lo que juegan, el grueso del grupo viene ya del año pasado”. Además, el Oviedo tiene a su favor que “en este campo, la afición empuja mucho”.