Tres puntos en 45 minutos

Tres puntos en 45 minutos

480
0
Compartir
Juan Carlos celebra un gol de los azules (Foto: Álvaro Campo)

 

El equipo de Hierro ofreció dos novedades respecto al que jugó en la primera jornada en Valladolid, con la presencia de Valera en el lateral izquierdo, en lugar de Peña, y Pereira como segundo delantero por Linares.

A los cuatro minutos, Chuli dio el primer susto, dejando en evidencia a Verdés en el área pequeña y provocando el primer saque de esquina, botado sin consecuencias. De nuevo Verdés, que no tuvo su día, fue la víctima de los rojiblancos, roto en la frontal por Azeez, que se fue de él con facilidad y puso a prueba a Juan Carlos con un tiro algo flojo. De inmediato fue el turno de Diamanka desde fuera del área, en un lanzamiento por encima del larguero que, a los seis minutos, ya provocó la bronca de la afición, que veía a su equipo perdido y superado. La tímida respuesta local llegó a pies de Toché, que en la línea del área se revolvió entre tres defensores e intentó lanzar, sin éxito. Nando probó con un pase al área desde la derecha, pero el balón no encontró rematador. El valenciano tuvo la opción más clara hasta el momento a los catorce minutos, al robar un balón y disparar desde la frontal, pero Casto tuvo más acierto que el oviedista.

Torró disputa un balón con Zongo (Foto: Álvaro Campo)El equipo parecía animarse y el balón llegó a Fernández, que la puso al área, donde a Toché le quedó un poco atrás para el remate y a Pereira le cayó encima como para poder sacar un remate. Las ideas seguían siendo oscuras pero el equipo se estiraba y llegaba. En una contra, Nando vio el hueco y puso un preciso balón a Toché, que remató lago desviado cuando el portero resbaló en su intento de atajar el esférico.

A la media hora de juego, una falta botada por Fidel desde 30 metros la remató, solo en el segundo palo, Morcillo, por fortuna para los azules, al lateral de la red. Una nueva jugada que dejaba en evidencia la defensa carbayona. Como la posterior internada en el área pequeña de Diamanka, que despejó finalmente David. También lo intentó Fran Vélez desde fuera del área, con el Almería jugando muy cómodo en las inmediaciones del área local.

Cuando se acercaba el descanso, Verdés se lesionó en una mala cesión a Juan Carlos que a punto estuvo de costar el gol. Más claro fue el remate de cabeza de Chuli a la cepa del poste derecho de la meta del portero carbayón. En la continuación de la jugada, los andaluces pidieron penalti por un derribo en el área. El partido llegó a su ecuador con el Almería volcado en el área azul y Verdés saliendo definitivamente del campo tras haber intentado reincorporarse al juego. Su puesto en el once lo ocupó Óscar Gil, que debutaba de esta forma en el equipo oviedista. Toché todavía intentó una contra en la que se le echaron encima los defensas almerienses y abortaron la ocasión.

Los azules salieron más entonados tras el descanso y una buena combinación entre Varela y Pereira acabó en córner cuando el delantero ya se disponía a dar el pase de la muerte en la línea de fondo. Un saque de esquina trajo otro y David obligó a Casto a realizar una buena intervención ante su remate de cabeza.

La insistencia del equipo de Hierro tuvo su fruto en el minuto 54. Toché, de tacón, se la envió a Nando, en la banda izquierda. El valenciano entró al área, dribló a un defensa y tuvo la sangre fría necesaria para colocar el balón por el segundo palo, haciendo inútil el esfuerzo de Casto.

Con el partido favorable, un codazo de Diamanka a Nando sirvió para dejar con uno menos a los de Soriano, que además vieron otras dos amarillas por protestar.

El Oviedo prosiguió el acoso a la meta azul y Linares, que salió por Pereira, no pudo aprovechar un pase de Nando en una nueva acción del valenciano. El remate del maño se fue a saque de esquina.

El Almería no se daba por vencido y en una falta lateral botada por Corona, Puertas, recién incorporado al juego, forzó a Juan Carlos a sacar el balón sobre la línea de gol en un perfecto remate de cabeza. Linares y Toché dieron respuesta en un centro del aragonés desde la izquierda y una espuela del murciano que se topó con el meta. El agobio azul prosiguió en busca del gol de la tranquilidad. Y de que el balón estuviese lejos de su área. Una aproximación visitante la aprovechó el Oviedo para montar una contra que concluyó con disparo fuera de Alaniz, que había ocupado previamente el puesto de Susaeta y hasta el final se empeñó en buscar el gol.

Susaeta, en una acción del partido (Foto: Álvaro Campo)Pero el tarro de las esencias lo destapó Toché a cuatro minutos del final, en una nueva contra en la que, solo ante la defensa, se deshizo de sus marcadores con un perfecto dribling y lanzó con la derecha para batir a Casto. Un golazo del murciano.

En el tiempo añadido, el Oviedo fue a lo práctico, manteniendo la posesión y buscando la verticalidad sólo si la ocasión era muy clara. De esa actitud llegaron dos saques de esquina y un posible agarrón en el área, además de una doble ocasión de Linares. Pero la tarea ya estaba hecha.

 

Real Oviedo: Juan Carlos; Fernández, David, Verdés (Óscar Gil, min. 45), Varela; Erice, Torró; Susaeta (Alaniz, min. 81), Pereira (Linares, min. 68), Nando; y Toché.
UD Almería: Casto; Iago Díaz, Trujillo, Morcillo, Ximo Navarro; Fran Vélez, Azeez; Zongo (Quique, min. 64), Diamanka, Fidel (Corona, min. 62); y Chuli (Puertas, min. 76).
Árbitro: Adrián Cordero vega, del comité cántabro. Mostró amarilla a Diamanka (min. 36 y min. 60), Pereira (min. 48), Iago Díaz (min. 51) Morcillo (min. 60), Ximo Navarro (min. 60) y Linares (min. 77). Roja a Diamanka (min. 60) por doble amonestación.
Goles: 1-0, Nando, min. 54; 2-0 Toché, min. 86.
Incidencias: 12.604 espectadores en el Carlos Tartiere. Se guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas del terremoto de Italia y de los oviedistas fallecidos. Como cada temporada, el grupo Symmachiarii rindió homenaje a sus “eternos del fondo norte, Diamantino, Goyo y Marcos, con una pancarta exhibida a la salida de los equipos.