Rocha, un centrocampista reconvertido

Rocha, un centrocampista reconvertido

El extremeño se encuentra cómodo jugando en banda, aunque asegura que Hierro no le pide actuar como un “extremo puro”

531
0
Compartir
Rocha, en el partido ante el Rayo (Foto: Álvaro Campo)

Una lesión impidió ver a David Rocha desde el inicio de la temporada, pero en las últimas jornadas se ha hecho con un puesto en el once titular. Eso sí, no está jugando en su puesto habitual, en el centro del campo, sino en la banda. Y no es que le importe, ya que “al fin y al cabo lo que uno quiere es jugar y ayudar al equipo. Si el míster decide que tengo que jugar ahí, encantado, y si es de portero, también. Lo importante es que el equipo vaya mejorando y sumando puntos de tres en tres”. Esa posición en la banda no es habitual para Rocha, pero “había jugado alguna vez y me encuentro bien”. Además, Hierro no le pide actuar como un “extremo puro. Aprovechamos la profundidad de Fernández y mis características por dentro, con superioridad por dentro y dejándole la banda a él”.

La victoria sobre el Rayo Vallecano está haciendo que la semana sea “más tranquila y se afronta con más confianza”, asegura Rocha, para quien el equipo tiene “una buena dinámica. Es muy difícil sumar en esta categoría”. Sin embargo, el centrocampista llama la atención sobre que “vamos séptimos, pero estamos sólo a tres puntos de abajo”, lo que da idea de que “la igualdad es máxima y cada punto es oro. El punto del Numancia nos parecía algo corto pero lo hicimos bueno el fin de semana pasado y nos da mucha confianza para creer en lo que estamos haciendo, que semana a semana se va viendo más el equipo que queremos”.

Para Rocha, sumar en casa es importante, puesto que “los objetivos se consiguen en casa y cuantos menos puntos se escapen del Tartiere mejor. Es muy difícil sumar y todo lo que sumemos aquí, unido a lo que arañemos fuera, es lo que te hace mantenerte en las posiciones altas”.

Rocha coincide con otros compañeros en sus declaraciones sobre la importancia del partido de Cádiz, a partir del que “estamos mostrando mucho orden”. El equipo está haciendo “mucho hincapié en trabajar ese orden sin balón, porque a partir del partido de Cádiz nos ha dado mucho resultado trabajar con las líneas juntas, y haciéndonos fuertes, ir creciendo, desde atrás”. El extremeño pone como ejemplo de la validez de esa idea de juego que “los equipos que nos han hecho daño han sido precisamente equipos ordenados y que esperan su momento para sumar algo”.

El sábado, a las seis de la tarde, el equipo se enfrentará en Montilivi al Girona, un equipo muy complicado: “No es habitual ver un sistema de tres centrales y dos carrileros. A mí me parece un equipazo, nos lo va a poner muy difícil, se ha quedado a las puertas del ascenso los dos últimos años y mantiene un bloque importante. Es una prueba fuerte y buena para ver el nivel que podemos dar. Vamos con mucha ilusión, sabiendo que va a ser complicado pero también que podemos hacerles daño”.