Pumarín impone su ley

Pumarín impone su ley

El Oviedo Baloncesto derrota al líder Lleida en un partidazo en el que la grada llevó al equipo en volandas en la segunda parte

793
0
Compartir
Löfberg, en una acción del partido (Foto: Hugo Álvarez / OCB)

Partidazo. Oviedo y Lleida ofrecieron en Pumarín un auténtico espectáculo deportivo, al que se unió la grada en los momentos complicados para que todo saliese redondo. Podía haber ganado cualquiera de los dos, pero por fortuna el triunfo cayó del lado local (88-84). Los dos equipos se vaciaron y jugaron a gran nivel, algo que agradeció el público. Los de Carles Marco cumplieron sobradamente con la misión, con todos ellos destacados en algún momento y con un Felipe dos Anjos, MVP del partido, que realizó un desgaste extraordinario durante los 30 minutos que estuvo en pista, ya que Barro no estaba en perfectas condiciones y le pudo dar pocos relevos. Con la lucha que hoy ofreció el equipo y el papel de la afición en la segunda parte, será muy difícil que se escape alguna victoria de Pumarín.

El partido comenzó con muchas precauciones y mucho respeto. Tan sólo el Oviedo fue capaz de anotar en el tramo inicial, en el que las imprecisiones impidieron avanzar en el marcador. Con una defensa presionante, el Oviedo intentaba ahogar la creación ilerdense. A cambio, el partido se abría y se convertía en un correcalles en el que los dos equipos sumaban a fuerza de triples. Un parcial de 5-0permitió a los de Carles Marco tomar esa ventaja en el marcador, pero los de Borja Comenge reaccionaron y Marc Martí dio ventaja a los suyos para acabar el periodo (19-20).

Manu Barro y Drew Windler tiraron del carro en el inicio del segundo periodo para volver a tener cinco puntos de margen (31-26), pero los catalanes no daban tregua y rápidamente igualaban el electrónico. Manu Rodríguez, con la mano afinada, intentaba despegar al Oviedo, pero el Lleida respondía siempre con la misma moneda. Manu repetía desde el triple y Dani Pérez se sacaba de la chistera una incursión por la pintura visitante con acierto, pero Feliú evitaba el despegue.

El partido se volvió aun más trepidante tras el descanso. El Oviedo intentaba irse pero los ilerdenses se pegaban como una lapa. Mediado el tercer cuarto, Löfberg anotó canasta al tiempo que recibía una falta, no señalada. En la siguiente jugada, Felipe se las veía con Nevels y Pumarín recuperaba su esencia. El pabellón se vio espoleado por esas acciones y recuperó el ambiente de las grandes tardes. El último cuarto se afrontaba de nuevo con igualdad, 64-64, y mucho que decir sobre la pista y en la grada.

Rubín de Celis, con un triple, y Juampi Sutina, con un dos más uno, llevaron la diferencia a seis, dos más en una nueva canasta de Juampi que forzó a Marco a pedir tiempo muerto con 64-72 para intentar devolver las aguas a su cauce. Y lo hizo. Windler y Fabio se encargaron de recortar con dos triples, pero el Lleida tiene a un Rupnik en estado de gracia que no falla.

La tensión y la igualdad iban en aumento. Nevels se fue de la pista a 2.30 para el final al cometer su quinta falta y Löfberg aprovechaba los tiros para igualar, pero Rupnik -¡qué pesadilla!- respondía siempre desde los 6,75 a la confianza de sus compañeros, que le buscaban en esa distancia.

En el último minuto se entró con el Oviedo un punto abajo, 83-84, y Löfberg llevaba el delirio a la grada con un triplazo a falta de 38 segundos. Dos Anjos tuvo la sentencia en los tiros libres, pero los nervios pudieron con el jovencísimo pívot, que acertó uno. Lo mismo que el veterano Dani Pérez, que culminó una extraordinaria actuación con la última canasta de un partido que tardará en olvidarse.

Oviedo Baloncesto: Dani Pérez (7), Johan Löfberg (19), Manu Rodríguez (14), Drew Windler (15), Felipe dos Anjos (12) –cinco inicial-, Mouha Barro (4), Fabio Santana (7), Miquel Salvó (5) y Carlos Martínez (5).
Força Lleida: Luka Rupnik (18), Garrett Nevels (16), Abdoulaye Mbaye (2), Gerard Sevillano (2), Leonardo Demetrio (8) –cinco inicial-, Jordi Bergada (0), Miguel Feliú (15), Marc Rubín de Celis (7), Juampi Sutina (10), Alfonso Alzamora (4) y Marc Martí (2).
Árbitros: Esperanza Mendoza y Adrián Iglesias. Eliminado Nevels por cinco faltas.
Parciales: 19-20, 27-25, 18-19, 24-20.
Incidencias: Un millar de espectadores en las gradas de Pumarín.