En el camino correcto

En el camino correcto

532
0
Compartir
Los jugadores del Oviedo celebran la victoria del domingo (Foto: Álvaro Campo).

Alfredo Vallina
Periodista

El Real Oviedo regresaba al  Carlos Tartiere tras el serio correctivo sufrido en “El Alcoraz” ante el SD Huesca. Un partido en el que al conjunto de Hierro no le salió nada, mientras que a los oscenses les salió de todo. Un partido atípico, de los que existen pocos a lo largo de la temporada. El partido ante el Levante era, por tanto, una buena piedra de toque para saber la reacción del equipo azul. Para  comprobar si tras la garra, la fuerza, el empuje y lo que se supone de los jugadores comandados por el técnico malagueño era algo real o, por el contrario, algo que seguía en el limbo, en los sueños de los aficionados. Uno, que trata de informarse y para ello pregunta, indagó durante la semana acerca de si el cuadro valenciano debía llegar a tierras asturianas preocupado o no. Y todas las opiniones coincidían: por supuesto que sí.

Pues si preocupado llegó a Oviedo, quizás con mayor preocupación se habrá ido el equipo de Muñiz. Enfrente se encontró un equipo serio, solidario en las ayudas defensivas, resolutivo arriba, con las ideas claras. Un equipo que aprendió de los errores y que no se dejó nada en el tintero para conseguir una nueva victoria. Una victoria de mérito, de esas que saben a gloria porque se han trabajado y porque tan sólo hubo un equipo sobre el terreno de juego. Y eso que el que había enfrente era el líder, un equipo que hasta la fecha sólo había cosechado una derrota. Pero claro, el Real Oviedo debía resarcirse de lo de la jornada anterior. Demostrar que el equipo estaba en una buena dinámica, no de juego pero sí de resultados. Y que debía volver a la senda del triunfo sí o sí para seguir aspirando a alcanzar la gloria al final de la temporada. Y vaya si regresó a la senda. Regresó, sí. Y vuelve a estar… En el camino correcto. ¡Hala Oviedo!