Reacción final insuficiente

Reacción final insuficiente

El Real Oviedo cae en La Romareda víctima de sus propios errores en la primera mitad

888
0
Compartir
Varela celebra su gol (Foto: La Liga).

Era un encuentro para reivindicarse lejos del Carlos Tartiere y en parte se consiguió. Pero sólo en parte, concretamente en los últimos 20 minutos de partido en los que el Real Oviedo buscó con ahínco el empate (2-1) pero no fue suficiente para igualar un marcador que se vio desnivelado por los errores propios de los asturianos, algunos de ellos demasiado groseros.

Los de Hierro juegan agarrotados como visitantes. Parece innegable que no disfrutan de la misma confianza que cuando lo hacen con el apoyo de su afición. Pero no es el único problema del equipo, que también tiene que sufrir los errores individuales de varios de sus futbolistas. La poca competencia que ha fomentado Fernando Hierro en las alineaciones titulares ha llevado a una situación preocupante: algunos de los titulares juegan acomodados y la mayoría de suplentes no tiene confianza alguna.

Hoy, la derrota en La Romareda tiene dos nombres propios: David Fernández y Héctor Verdés. El primero de ellos cometió un fallo imperdonable en el minuto 17 intentando controlar un pelotazo de Irureta, dejando el esférico en bandeja para que Ángel batiera a Juan Carlos.

El segundo fue expulsado nuevamente por una entrada violenta sobre Lanzarote cuando se estaba llegando al descanso, dificultando la reacción del Real Oviedo durante toda la segunda parte. No es la primera vez que Verdés es protagonista de una acción de este tipo y, viendo cuál ha sido la respuesta del club en las anteriores, seguramente no sea la última. Resulta imperdonable que un defensa de su experiencia realice acciones tan violentas (cuando no agresiones) con tanta frecuencia. Se perjudica a él, a todos sus compañeros y, en definitiva, al Real Oviedo.

A todo ello hay que sumar la lesión de Michu nada más comenzar el partido al realizar un disparo desde lejos. Un nuevo contratiempo para Fernando Hierro, que previsiblemente no podrá contar con él para el próximo enfrentamiento frente al Córdoba.

La segunda parte comenzó con un Real Oviedo superado por los locales, que buscaban la sentencia cuanto antes para evitar nervios. En tres minutos, a punto estuvieron de conseguirla por medio de Xiscu, que envió fuera un disparo desde dentro del área. Instantes después, Susaeta demostraba que a día de hoy no está en su mejor momento y perdía un balón que aprovechaban los maños para plantarse delante de Juan Carlos. Óscar Gil cometía un claro penalti para evitar el gol. Ángel se encargaría de hacer el segundo.

La entrada de Varela por Susaeta marcó la mejoría de los de la capital del Principado, que empezaron a llegar con cierto peligro hasta el arco de Irureta, principalmente a balón parado. La tuvo Torró, pero no consiguió rematar un buen saque de falta. Pocos instantes después, Toché remataba de cabeza fuera un buen centro de Varela desde la izquierda.

Fue precisamente el andaluz el que acortaría distancias gracias a un buen lanzamiento de falta directa que Irureta llegó a tocar pero no pudo despejar. Era el minuto 85 y los asturianos dispusieron de ocho más para el milagro. Se rozó en un par de centros con peligro que la defensa del Zaragoza no consiguió despejar con contundencia, pero no fue suficiente para obrar un milagro visto lo visto en la primera parte.

Con esta derrota, el Real Oviedo se queda en novena posición a un punto del playoff y a cuatro del ascenso directo. El año 2016 se cerrará en el Carlos Tartiere con la visita del Córdoba y las bajas seguras de Christian Fernández y Héctor Verdés junto a la presumible de Michu. Mantener la solidez como local es una necesidad a día de hoy viendo los pobres resultados que se están obteniendo lejos de casa.