Una junta sin sobresaltos

Una junta sin sobresaltos

La directiva saca adelante sus propuestas sin oposición

647
0
Compartir
La mesa presidencial de la Junta (Foto: Zureda Press).

La junta de accionistas del Real Oviedo volvió a ser plácida y armónica. Sin oposición, tan sólo un puñado de acciones osaron abstenerse ante una arrolladora mayoría que dio de paso, a mano alzada, las propuestas del consejo de administración, las propuestas de Carso. En una hora, se resolvió todo, incluidos los ruegos y preguntas, a los que se dio voz, pero no solución, más allá de la comprensión de la mesa.

En la sala estaban 88 accionistas más cuatro representados. Los primeros sumaban 2.673 acciones; los segundos, 1.125.661. La diferencia daba lugar a pocas dudas. Las cuentas del año anterior y el presupuesto de la actual se aprobaban casi por aclamación, con tan sólo tres abstencionistas. La ampliación de capital sólo encontraba una abstención, de quien recordaba que el dinero aportado se iría a cubrir pérdidas, no sólo las famosas del pasado, sino también las de los últimos años, con Carso ya al mando.

El presidente del club, Jorge Menéndez Vallina, ejerció su papel de representante de Carso destacando la aportación de los mexicanos, con más de once millones y medio de euros aportados al club desde su llegada, que han ayudado a reducir en más de un 70% la deuda con las administraciones públicas. Tan sólo una voz discrepante en la sala avisó de que el dinero aportado por Carso servía, además, para tapar las pérdidas de la gestión en los años recientes.

Y en el capítulo de ruegos y preguntas, lo más destacado, entre pocas aportaciones, las quejas esperadas sobre el césped del Carlos Tartiere, de las que nada en claro se sacó, salvo el recurso del presidente, Jorge Menéndez Vallina, a los plazos de la administración. Una forma de ponerse a salvo quien fue concejal con Gabino de Lorenzo y Agustín Iglesias Caunedo, incluso en el área de deportes. Al finalizar la junta, el presidente aseguraba que “se puede hacer un mantenimiento más intensivo” y que “se podría hacer algo más en cuanto a los drenajes”. La culpa, ni para ti ni para mí: “La forma de contratación de la administración pública te lastra”.

También habló Vallina, en lo que pudo, de la ampliación de capital, aunque con muy pocos datos. Se trata de “un proyecto atractivo” que está diseñado “para nuevos accionistas”. El presidente desconoce si hay empresas interesadas en entrar en la ampliación (“no sabes cuanta gente va a entrar”), pero espera “que se sume mucha gente. Siempre que venga gente y se sumen inversores es positivo”. También desconoce el presidente si el Grupo Carso entrará en la ampliación ni en qué cantidad, pero “es de esperar”.

Como hechos contrastados, Vallina acertó a asegurar que “no hemos llegado al límite salarial” y “hemos mejorado aspectos como la publicidad”.