2016, año de sinsabores

2016, año de sinsabores

Quedan unas horas para despedir un año que en líneas generales ha resultado bastante amargo para el deporte ovetense

846
0
Compartir
Sergio Egea se despide de la afición oviedista en el Tartiere tras su dimisión (Foto: Archivo MO).

De las mieles del éxito en 2015 al bajón de 2016. Así puede resumirse lo vivido en los últimos 366 días en el deporte ovetense, con dos descensos y un convulso año en el Real Oviedo.

El buque insignia de la ciudad comenzó 2016 en la zona noble de Segunda División, peleando por el ascenso a la máxima categoría, pero todo saltó por los aires el 14 de marzo cuando inesperadamente Sergio Egea presentó su dimisión por desencuentros con el vestuario. El club no acertó al hacer frente a la situación y puso como entrenador a un exmiembro de la plantilla, David Generelo, recién retirado. En un calco de lo sucedido hace dos años con la apuesta por Roberto Robles, el equipo se terminó quedando sin ascenso directo y sin playoff y con la afición muy cabreada con los jugadores.

El elegido para encabezar el proyecto 2016-2017 fue Fernando Hierro y el fichaje estrella, sin duda, el regreso de Michu. En lo que va de Liga el conjunto azul ha ocupado durante muchas jornadas puesto de playoff pero de momento no está ofreciendo sensaciones sólidas de poder aspirar al ascenso el próximo mes de junio.

Las peores noticias llegaron en el ámbito femenino con los descensos del Oviedo Moderno y del Oviedo Balonmano Femenino. También bajó en la pista el Universidad de Oviedo de baloncesto, aunque luego acabó salvándose en los despachos. El amargo sabor de boca, no obstante, queda un tanto matizado por la buena primera parte de la actual temporada que tanto Oviedo Moderno como Oviedo Balonmano Femenino están realizando en la segunda categoría de sus respectivos deportes, donde ambos conjuntos se han proclamado campeones de invierno.

El Club Bádminton Oviedo se quedó a las puertas de disputar la final de la Liga y cedió la corona de campeón al Recreativo IES La Orden. Finalmente hay que destacar al Oviedo Baloncesto, que llegó al playoff de ascenso a la ACB pero cayó en la primera ronda. Más lejos aún tiene pinta de poder llegar en la campaña en curso el equipo que dirige Carles Marco, que concluye 2016 como primer clasificado de la LEB Oro al término de la primera vuelta, con lo que dentro de unas semanas tendrá la oportunidad de disputar la Copa Princesa, además ejerciendo como local. Ésa será una de las primeras grandes citas de un 2017 que esperemos sea muy exitoso para el deporte ovetense. ¡Feliz año nuevo a todos!