Pumarín se viste de gala

Pumarín se viste de gala

La cancha del Oviedo registrará un lleno absoluto para la final de la Copa Princesa

1002
0
Compartir
Capitanes, entrenadores, presidentes y autoridades, en la presentación de la Copa en el ayuntamiento de Oviedo (Foto: Zureda Press).

Llegó la hora de la verdad. Mucho se ha hablado de la Copa Princesa desde que el 30 de diciembre el Oviedo Baloncesto consiguió la clasificación para disputarla y, además, organizarla. Un mes que ha pasado volando y que pone mañana, a las seis de la tarde (Gol TV), a los de Carles Marco ante la opción de conseguir su primer título.

Pumarín significa gran parte del éxito y del espíritu del equipo carbayón. El polideportivo de la calle Palmira Villa es un auténtico fortín en el que la grada juega un gran papel llevando en volandas a los suyos cuando las cosas pintan mal. Y mañana va a ser un jugador más. Por el lleno, incluso dos.

A Pumarín se encomienda el equipo carbayón y a Pumarín teme el conjunto burgalés. En la presentación de la Copa en el Ayuntamiento de Oviedo, esta misma tarde, el técnico del Burgos, Diego Epifanio, aseguraba que “Pumarín siempre se ha caracterizado por ser un pabellón con mucho ambiente” y que mañana espera “una gran fiesta”. Epi, como se le conoce en el mundo del baloncesto, comentaba que “a la ciudad le hará ilusión la competición y a nosotros nos lo hace competir con un equipo muy bien entrenado y con muy buenos jugadores. La última vez nos llevamos un mal recuerdo, vamos a intentar mejorar la imagen”.

La misma opinión manifestaba Carles Marco, para quien “es un placer estar aquí y disfrutar de la Copa en casa. Espero que sea una fiesta y ojalá la gente disfrute. Somos dos equipos que intentamos jugar alegres”. El técnico catalán es consciente de que en el partido “habrá malos momentos, porque ellos son un muy buen equipo”, pero en esas situaciones, “espero que nos ayude la afición”.

Llegado el turno de los jugadores, el capitán del Oviedo, Víctor Pérez, y el del Burgos, Javi Vega, coincidieron en que afrontan la final “con mucha ilusión”. Víctor ilustró la ilusión que se ha despertado en Oviedo con una anécdota de esta misma mañana: “Me he encontrado a un abuelo con su nieto, que iba muy malito y me pidió que ganásemos por su nieto. Hay muchos ejemplos así”. Por su parte, Javi Vega explicaba que “para nosotros es un premio. No lo teníamos pensado ni mucho menos hace mes y medio”. El jugador aprovechó para enviar un justificado palo a la Federación, que ha puesto el partido en un día y hora totalmente inadecuados: “Nos da pena que no se pueda desplazar la gente de Burgos por el horario”.

El partido de mañana lo verá desde fuera el base del Oviedo Dani Pérez, lesionado precisamente en el partido de liga ante los burgaleses. Al contrario, el Burgos ha incorporado un refuerzo a su juego interior, el croata Filip Toncinic, que cubre la baja de Percy Gibson. Aunque no está claro que pueda jugar en Oviedo por no tener seguro el transfer. Además, su entrenador explicó que “se ha incorporado esta mañana y ha hecho el primer entrenamiento, sólo ha tenido hora y media de contacto con el grupo”.

El partido será arbitrado por los colegiados José Antonio Pagán Baro, Javier Torres Sánchez y Esperanza Mendoza Holgado.

GARBAJOSA. En la presentación de la Copa estuvo presente Jorge Garbajosa, presidente de la FEB, que avisó de una final entre “dos equipos muy potentes”. El exjugador ensalzó el torneo, pues “Pumarín va a estar lleno, vendrá gente de Burgos, tendremos televisión en directo con una producción a la altura de un gran evento. Y en una ciudad con ambiente de baloncesto”.

El dirigente no pudo evitar las preguntas sobre la situación en que se encuentran los ascensos de la LEB Oro a la ACB, una situación que ya no suena a imposible para el Oviedo en lo deportivo pero que es imposible económicamente por los requisitos exigidos por la ACB para cualquier equipo. “Queremos que nuestros equipos sean lo mejor posibles y tengan nivel. Estamos trabajando con la ACB para facilitar el acceso de nuestros clubes a la competición profesional. Sabemos que no es fácil por las cláusulas del convenio, pero queremos encontrar un punto de acuerdo y evitar estos problemas recurrentes que no hacen ningún bien al baloncesto”.

El principal problema es el canon de inscripción, tres millones y medio de euros a fondo perdido que no parece que laACB esté por la labor de eliminar: “Eliminarse no está en mi mano ni en la de la FEB. El mercado de la competencia decidirá. Mientras tanto, atendiendo a las demandas de la ACB, intentamos que el acceso de nuestros clubes a la ACB sea lo más fácil posible. Pero tenemos que hacer un esfuerzo para que la gente se enganche a la LEB Oro y que nuestros equipos sean más potentes y el salto sea más sencillo”.