El Tartiere ha de rugir

El Tartiere ha de rugir

El Real Oviedo recibe al Getafe consciente de la necesidad de no perder el tren de arriba

991
0
Compartir
Foto: Álvaro Campo.

La clasificación amenaza con romperse en cualquier momento. Las sensaciones son diferentes al año pasado y parece que los de arriba se pueden escapar en cualquier momento. Por eso, el encuentro frente al Getafe (domingo 18:00, Estadio Carlos Tartiere) se debe afrontar casi como una final. Una victoria te permite encaramarte arriba. Una derrota puede alejarte demasiado en un momento decisivo.

Lo bueno para el equipo de la capital del Principado es que afrontará está “final” en casa, ante los suyos y ante un público que seguro que se entregará durante los 90 minutos.

Fernando Hierro contará con todos sus futbolistas a excepción de Jonathan Vila, que arrastra leves problemas físicos desde la jornada pasada. La convocatoria del malagueño solo ha dejado la sorpresa de la no inclusión de Varela, habitual de las listas y que había actuado como carrilero zurdo en los encuentros en los que el Real Oviedo actuó con 3 centrales.

Tampoco estarán Héctor Nespral, Jonathan Pereira, Jorge Ortiz ni Carlos de Pena, fichaje invernal que ya acumula dos partidos seguidos sin entrar en la lista de 18.

Con todo, la alineación tendrá muy pocos cambios respecto a la que salió frente al Mirandés. Torró ocupará el lugar de Vila y, a partir de ahí, no se vislumbran demasiadas modificaciones por parte de Fernando Hierro. “Lo que funciona no se toca”, dice una máxima en el fútbol.

Enfrente, el Getafe. Un recién descendido que ha sabido enderezar el rumbo tras la llegada al banquillo de José Bordalás, uno de los artífices del pasado ascenso del Alavés. El equipo madrileño ha ganado en consistencia defensiva y penaliza los errores del rival con una precisión casi milimétrica de la mano de un Jorge Molina que ya suma 11 tantos, uno de ellos precisamente al Real Oviedo en la primera vuelta.

Pese a todo, los recientes números de los asturianos en casa invitan al optimismo. Desde la derrota frente al Córdoba, los azules suman 3 de 3 en casa. El Carlos Tartiere ha de ser un fortín, una fiesta, ha de rugir para ayudar a los suyos en un encuentro de tanta importancia. Parte de la temporada se empieza a dirimir a partir de las 6 de la tarde, cuando Pérez Montero decrete el pitido inicial.