OPINIÓN – Un árbitro malo para los buenos

OPINIÓN – Un árbitro malo para los buenos

¿Cómo puede arbitrar el forofo Pérez Pallas en el tramo decisivo de la temporada?

723
0
Compartir
Jon Erice no se cree el penalti pitado por el colegiado gallego (Foto: La Liga).

Partamos de que soy radicalmente buenista. Pero en el mejor sentido, el de conocer, seguir y admirar la obra de Gustavo Bueno, la persona que cambió mi vida a una extraña normalidad. Y ese buenismo me lleva a detestar otro buenismo: El de poner la otra mejilla y decir que no llueve, que son las lágrimas de los de Oviedo, v.g.

Hay cosas que no se pueden admitir. Entre ellas, que alguien vea lo que no existe y no se le someta, como mínimo, a una prueba de drogas, alcoholemia y lectura de Esuperio, ese ente playo que adorna senectudes. Pérez Pallas tuvo en Tenerife una aparición. Eso o es un simple forofo simple (no hay repetición errónea).

No seamos buenistas en el mal sentido. No hay errores de este tipo. Simplemente, un colegiado lo suficientemente ignaro como para declararse en su incipiente carrera como seguidor de un club que ni siquiera es de su tierra, se limitó a perjudicar al eterno rival para… Ser más absurdo.

No hay más que felicitar a Erice por expresar el cabreo del oviedismo; a Hierro, por dejar clara la elegancia y señorío del club; y a la prensa, por dejar en evidencia con exquisitos modales al mayor soplapitos (pito por silbato, no vaya a ser) de los últimos tiempos. Lo mío no tiene solución, soy buenista a la vez que no lo soy. Lo de Pérez Pallas, tampoco. Él simplemente es un esclavo de su forofismo y su incapacidad.