Ganar y esperar

Ganar y esperar

El Real Oviedo recibe al Zaragoza con la imperiosa necesidad de sumar tres puntos para seguir soñando

263
0
Compartir
El Carlos Tartiere no fallará (Foto: Álvaro Campo).

Tras el traspiés de la jornada pasada frente al Nástic, al Real Oviedo le urge conseguir tres puntos. Los asturianos no consiguen una victoria desde el pasado 9 de abril cuando se impusieron al UCAM por 2-0. Desde entonces los azules han cosechado 2 de los últimos 15 puntos, lo que les ha restado opciones de clasificarse para el próximo playoff. Una actuación regular de los de Hierro durante este mes y medio y ya se podría dar por segura su participación en la última fase de ascenso.

Es por ello que en los últimos días han comenzado a aparecer voces que hablan de las similitudes con respecto al curso pasado, que el Real Oviedo del malagueño y el de Generelo no son tan distintos, pese a que el preparador oviedista rechace estas comparaciones. Lo cierto es que hay muchos puntos que recuerdan a lo ocurrido hace 12 meses: derrotas inexplicables, falta de concentración en momentos decisivos, remontadas rivales incomprensibles… Incluso el apoyo ciego de la afición coincide con el del año pasado, cuando los seguidores azules seguían apoyando una y otra vez tras cada derrota de su equipo.

Pese al varapalo de Tarragona, la hinchada azul “amenaza” con llenar el coliseo oviedista frente al Zaragoza (sábado 21:00, Estadio Carlos Tartiere) para dar hasta el último aliento en el encuentro ante un rival que debe sumar algún punto más para ahorrarse sustos en las últimas jornadas.

Lo único verdaderamente infalible durante la temporada ha sido la fe y la fidelidad de la afición. No existe motivo futbolístico alguno para seguir guardando esperanzas de cara al playoff, sobre todo visto lo visto en las últimas semanas. Sin embargo, no existe oviedista que todavía no guarde esperanzas de aspirar a la fase de ascenso. Una vez allí todo es posible, dicen.

Si el Real Oviedo quiere tener alguna esperanza, por mínima que sea de clasificarse entre los seis primeros a final de temporada, ha de ganar este sábado al Zaragoza. Sí o sí. No valen ni medias tintas, ni excusas. Se acabaron ya las oportunidades al limbo o las ruedas de prensa con buenas intenciones. Ganar o “irse de vacaciones” a falta de tres jornadas. Blanco o negro. Así son las cosas.

Lo peor de todo es que los de la capital del Principado no dependen de ellos mismos, por lo que ni siquiera tres puntos le aseguran entrar en puestos de honor ni recortar diferencias. Han desaprovechado demasiadas ocasiones y ahora han de aferrarse a un milagro: sumar todo lo que queda en juego y esperar. Una situación crítica, pero cosas más complicadas se han visto en el fútbol.

Fernando Hierro cuenta con varias dudas de cara al partido del sábado. El malagueño no tomará una decisión final hasta después del entrenamiento del sábado por la mañana, cuando tenga claro con qué futbolistas puede contar. ¿Qué cambios realizará tras la debacle de la segunda parte ante el Nástic? No parece claro que vaya a modificar su idea de equipo en el mes de competición que falta, por lo que los movimientos de piezas serán mínimos. ¿Volverán Linares y Verdés al once inicial? Veremos.

A partir de las 21:00 comenzará a rodar el esférico en el coliseo oviedista. La afición amenaza con una gran entrada pese a las urgencias y a las decepciones. A los azules únicamente les vale una victoria que alargue sus esperanzas por lo menos una semana más. Vencer y soñar. Ganar y esperar.