Otro factor cancha desaprovechado

Otro factor cancha desaprovechado

El Oviedo Baloncesto pierde en dos minutos la ventaja en la semifinal del playoff

190
0
Compartir
Dani Pérez entra a canasta ante Barnes y Dani Rodríguez (Foto: Álvaro Campo).

Bastaron 34 centésimas de segundo para echar por la borda el partido. El Oviedo Baloncesto salió derrotado de Pumarín por 74 a 76 tras haber controlado el marcador en gran parte del encuentro. Vio cómo le empataban a dos minutos del final y logró empatar a menos de tres segundos del final. Pero dio el margen suficiente para que Marc Blanch, en una jugada en que la defensa carbayona no ajustó como debía, pusiese por delante a los visitantes.

Pero quedaban 34 centésimas para buscar la prórroga. La tercera parte de un segundo. Nada. Y en la nada, el equipo de Pumarín cometió el error de buscar la jugada con un triple, algo imposible en tan corto periodo, en lugar de buscar el aro directamente y el palmeo. Complicado, pero no imposible. Que un jugador reciba el balón marcado por un rival y anote un triple en 34 centésimas de segundo sí es imposible. Un error que cuesta un mundo, aunque también el primer partido ante Ourense empezó mal y con muchos errores y acabó en éxito.

El Oviedo empezó a mandar pronto en el partido, pero sin abusar. Los palentinos daban muestras de cansancio, sí, pero también de mucha calidad. Barnes dio un clinic sobre el parqué de Pumarín a sus 39 años. Fue decisivo pese a su aspecto cansado tras una semana agotadora. En las filas locales, Barro se cargaba pronto de personales al evitar que Otegui fuese decisivo. Poco a poco, los de Carles Marco tomaron ventaja, pero sin excesos, con un Palencia que regulaba sus escasas fuerzas mientras que el Oviedo no sabía explotar esa debilidad.

En el segundo cuarto, los ovetenses tomaron una ventaja de once puntos (31-20) que poco a poco los de Sergio García lograron ir aminorando para llegar al descanso con sólo tres de desventaja, 37 a 34, en un final del periodo en el que Dani Rodríguez, muy marcado en el inicio, logró soltarse y dirigir al equipo con más criterio para sumar un parcial de 0-6.

Tras el descanso, siguió el intercambio de golpes, con el Oviedo por delante, pero el Palencia administrando sus fuerzas y manteniéndose siempre metido en el partido. La ventaja llegó a ser de nueve puntos para los de Carles Marco, pero elPalencia se mostró superior y a poco más de tres minutos para el final del periodo empató el encuentro (47-47). El tercer cuarto prosiguió con un intercambio de golpes que finalizó con los castellanos un punto arriba (55 a 56). Mala señal.

El Oviedo intentó reconvertirse en sí mismo, pero sólo logró ser su sombra. Mantuvo una exigua ventaja durante casi todo el parcial, pero a falta de dos minutos, cuando llega lo importante, faltaron ideas y carácter. Y en el último segundo, como ya se ha señalado, faltó una decisión coherente. Aún hay tiempo de arreglar las cosas, como lo hubo ante el Ourense. Pero no se puede jugar tanto con fuego. Mañana, a las seis de la tarde, se jugará el segundo partido en Pumarín. A ver qué pasa.

Oviedo Baloncesto: Mouha Barro (8), Dani Pérez (14), Johan Löfberg (8), Manu Rodríguez (2), Felipe dos Anjos (6)–cinco inicial-, Fabio Santana (6), Víctor Pérez (6), Paul Jesperson (15), Edu Hernández Sonseca (9) y Agustí Sans.
Quesos Cerrato Palencia: Romá Bas (6), Dani Rodríguez (13), Urko Otegui (18), Lamont Barnes (18), Març Blanch (8) –cinco inicial-, Josep Pérez (4), Gabas Maldunas (4), Joan Tomás (3) y Jhornan Zamora (2).
Árbitros: Ángel de Lucas y Juan Pablo Morales. Sin exclusiones.
Parciales: 20-16, 17-18, 18-22, 19-20.
Incidencias: Lleno en Pumarín.