Hierro: “Erice es un buen chico con un buen corazón”

Hierro: “Erice es un buen chico con un buen corazón”

El preparador oviedista asume el rol de representación del club en la rueda de prensa previa al choque frente al Elche

1554
0
Compartir
Hierro abandona el campo tras el partido ante el Sevilla Atlético (Foto: Álvaro Campo).

Mientras el Real Oviedo se juega toda la temporada en un choque decisivo frente al Elche, entre la afición y la prensa se habla más sobre el incidente ocurrido el miércoles entre el capitán del equipo, Jon Erice, y un miembro del grupo Symmachiarii. El máximo representante de la plantilla cometió un error que ha empañado todo el plano deportivo en esta última semana liguera.

Frente a un encuentro tan importante, sería lógico que el club, el presidente o Joaquín Del Olmo salieran a la palestra para tratar de calmar los ánimos. Sin embargo, y sin sorprender a nadie, el club apostó por el habitual silencio y dejó que fuera Fernando Hierro el que diera la cara en nombre de la institución.

El malagueño dejó claro que el hecho de que Erice no hubiera entrenado con el grupo se debe a “una decisión del club”, pero que a partir de ahí en adelante será “responsabilidad del entrenador. Por cierto, su responsabilidad le ha llevado a dejar al navarro fuera de la convocatoria. Sin duda una decisión razonable en la situación actual que vive el club. Eso sí. El preparador oviedista dejó claro que esta situación le da “pena”, ya que “es un buen chico con buen corazón. Se ha equivocado”. Además, dejó claro que “lo que le he podido decir queda entre él y yo”.

Durante toda la rueda de prensa se pudo ver a un Fernando Hierro algo bajo de ánimo en lo extradeportivo, como tratando de reivindicar su trabajo en un entorno nada propicio desde el primer día. ¿Culpa del exterior o demasiados fantasmas desde el interior? “Pasan cosas que difícilmente son entendibles y, posiblemente, yo no haya visto en mi vida. Sabéis por donde me he movido y lo que he vivido, pero hay cosas que nunca he visto. Hay que pensar que todos representamos a un club de 91 años de historia y trabajar en la misma dirección. Es un sitio complejo, no es fácil, y he asumido más responsabilidad de la que he tenido que asumir. Lo hago con todo el sentimiento de representar a un club como este”.

Pese al claro mensaje del malagueño, quiso dejar claro que «cuando asumo un papel dentro de un equipo, soy hombre de club. Sé y entiendo que muchas veces va en contra mía, pero es mi forma de entenderlo”.

También hizo referencia al famoso entorno del Real Oviedo, todo lo que rodea al club, todos los rumores e información que supuestamente corren por la ciudad: «Todo el mundo sabe de todo, lo que pasa en el vestuario y cuando me dicen las cosas saben más que yo. Hemos tirado cuarenta jornadas tranquilas. La 40 fue menos tranquila, en la 41 sale todo y ahora tenemos un rayo de esperanza”.

Una vez que Hierro dejó su papel de representación ante la dejadez del club, se centró en lo meramente deportivo. En esta ocasión, y con más razón que la jornada pasada, mostró su cara más optimista: “La semana pasada era el único que apostaba. Pensabais que estaba loco. Veo un hilo de vida. Pienso que vamos a ganar, soy así. Nosotros solo pensamos en ganar, esa es la idea. Al final del partido pensaremos cómo han ido los demás. Si no hacemos nuestro trabajo nadie lo va a hacer por nosotros”, añadió el malagueño.

La mala noticia para los azules es que no dependen de ellos mismos, sino que necesitan sendos favores del Levante y el Cádiz. Hierro tiene claro que “todo el mundo será deportivo, intentando ganar. Ellos harán su trabajo, ya que son deportistas y salen a ganar. Por lo tanto, pienso en la deportividad, en el fair play”.

En último lugar, sobre su futuro profesional, Hierro volvió a insistir que “hasta que no termine nuestro partido no voy a hablar con el club. No hemos tenido reunión sobre el futuro. Hay un reto y hasta que no queden opciones no voy a parar. De aquí hasta al final tenemos que ser equipo, luchando y remando en la misma dirección”, terminó.