“Trabajo y actitud son innegociables”

“Trabajo y actitud son innegociables”

Carlos Hernández jugará mañana ante su exequipo, el Lugo, en el Emma Cuervo

780
0
Compartir
Carlos Hernández, en El Requexón (Foto: Zureda Press).

El Real Oviedo volvió a las dobles sesiones tras el alivio de ayer, día que se suprimió la sesión vespertina. Los jugadores de Anquela siguen con su preparación, que mañana se completará con un entrenamiento por la mañana en El Requexón antes de iniciar viaje a Ribadeo, donde se enfrentarán al Lugo, a partir de las 19.30 horas, con el Trofeo Emma Cuervo en juego.

Del conjunto gallego llegó este verano el defensa Carlos Hernández, que espera encontrar en el Pepe Barrera un equipo que “toca bien el balón”. El jienense cree que el choque ante su exequipo será “un partido para medir fuerzas y ver el nivel que tenemos ambos equipos”.

Desde su llegada a la capital de Asturias, Carlos se ha encontrado muy cómodo por “la disponibilidad del personal del club y de los compañeros. A la hora de adaptarse es importante. Todo el mundo está pendiente de si necesitas algo y eso se agradece, porque te asientas mucho antes”. Y en lo estrictamente deportivo, el central tiene buenas sensaciones en unas semanas “con mucha carga de trabajo para asimilar los conceptos del cuerpo técnico”. El entrenador de los azules, Anquela, “quiere mucha intensidad y presión tras pérdida, en esta categoría es fundamental. Desde el primer día hizo hincapié en eso y cada día se está viendo un poco más”.

En lo que se lleva de pretemporada, se está viendo al técnico muy atento a la defensa “porque es la base de un equipo sólido”. Aún faltan futbolistas por llegar a la línea defensiva, pero Carlos tiene claro que “quien venga tendrá que acoplarse lo antes posible a lo que quiere el míster. Y los que estamos tenemos que demostrarle que somos aptos para lo que él quiere”.

Como los compañeros que han pasado ya por la sala de prensa, Carlos Hernández destaca que la pretemporada “está siendo exigente”, algo que pide el entrenador: “Con Anquela, el trabajo es innegociable, igual que la actitud. Da igual que sea un entrenamiento o un partido amistoso y da igual el rival”.