El Oviedo gana sin centro del campo

El Oviedo gana sin centro del campo

Una muestra de clase de Aarón Ñíguez resuelve el partido a favor de los azules

1274
0
Compartir
Diegui intenta irse de un rival (Foto: Zureda Press).

El Real Oviedo se impuso por la mínima en Ribadeo al Lugo, en una nueva y soporífera prueba ante un equipo de su misma categoría que deja, como principal lectura, la necesidad de incorporar jugadores al medio centro, la cocina del equipo, como lo definió Anquela tras el choque. El jienense no pudo contar con Folch, para prevenir lesiones, y tiró de un defensa del Vetusta, Josín, para ejercer sus funciones. Tampoco estuvo por precaución Ortiz. Y llegó el turno del debut de Pucko, tras sólo tres días entrenando. El esloveno demostró fuerza y verticalidad.

Cambios de nombre, pero no de esquema. Anquela sólo retoca las piezas en un irrenunciable 4-4-2. Defensa intensa y salida rápida por bandas, aunque en Ribadeo, en la primera parte, sólo funcionaba la izquierda. Susaeta no encontró su lugar y las apariciones de Viti desde atrás eran la única chispa por su banda. En el medio centro, el Oviedo no existía, sólo algún destello de Edu Cortina sacaba al equipo del sopor. Y arriba, Toché y Steven no encontraban balones claros y se perdían en una pelea desigualada.

No hubo grandes alardes de juego hasta la media hora. El Lugo inquietaba más con aproximaciones al área, pero sin pólvora, más allá de un libre directo al borde del área que Campillo estrelló en la barrera. Poco antes, Toché lo intentó con un control de espuela para colocarse el balón, pero la defensa se lo limpió.

A los 30 minutos llegó la ocasión más clara. Viti centró al área y Toché tocó ligeramente la pelota, enviándola a cámara lenta hacia la meta de Roberto. El palo evitó que se colase y Roberto llegó una centésima de segundo antes que la pierna de Steven, atajando el peligro.

Poco después llegó la jugada más desafortunada. Varela apoyó mal su pierna izquierda y se retiró del campo lesionado, con muestras de dolor en su rodilla. No fue le único lesionado, pues en las filas lucenses Pedro también se vio obligado a abandonar el campo por lesión.

Antes del tiempo de descanso, el Oviedo armó una buena contra con un pase en profundidad de Edu Cortina a la izquierda, donde apareció Berjón para ponerla al área. Por muy poco no llegó Toché al remate.

El Lugo salió con más ganas tras el descanso y desbordó con facilidad a los azules, que cambiaron el equipo por completo. Juan Carlos salió bajo palos y en defensa formaron Diegui, Valentini, Prendes y Christian. Por delante, Pucko y Aarón jugaron por las bandas y Josín y Ander el medio centro. Arriba, Asier y Linares fueron la punta de ataque.

A los dos minutos, un mal despeje de Valentini puso a prueba a Juan Carlos, que reaccionó con agilidad para evitar el gol. Los de Francisco acosaban el área azul pero no lograban crear ocasiones claras. Escriche lo intentó desde fuera del área tras robar el balón a Josín, pero el esférico se fue desviado.

Aarón comenzó a dejar pruebas de su calidad a balón parado en una falta lateral que el meta lucense desvió de puños. No se quedó atrás el Lugo en su intento de mover el marcador y Seoane puso un balón a la izquierda para Fede Vico, pero su centro al área no llegó a ser rematado ni por Herrera ni por Donoso.

El único gol del partido llegó a los 70 minutos. Si en jugada no llega, es bueno tener alguien que maneje el balón parado como Aarón Ñíguez. El ilicitano aprovechó un libre directo en la frontal para batir a Juan Carlos con un lanzamiento a media altura pegado al poste derecho del meta lucense.

No fue la única bala que disparó Aarón. Todavía tuvo tiempo de robar un balón en la frontal, dar dos pasos y disparar, poniendo en apuros a Juan Carlos, que logró atrapar el balón.

Hasta el final, el partido se volvió brusco y el árbitro acertó al pitar el final en medio de una jugada que apuntaba a tangana. Todo quedó en nada.

CD Lugo: Roberto, Leuko, Kravets, Carlos Pita, Campillo, Azeez, Cristian Herrera, Ignasi Miquel, Iriome, Pedro y Escriche. También jugaron Juan Carlos, Seoane, Fede Vico, Luis Ruiz, Sergio Gil, Campabadal y Guille Donoso.
Real Oviedo: Herrero, Viti, Carlos Hernández, Verdés, Varela, Susaeta, Edu Cortina, Rocha, Berjón, Toché y Steven. También jugaron Diegui, Josín, ander, Linares, Pucko, Juan Carlos, Asier, Aarón, Christian, Valentini, Prendes y Gorka.
Árbitro: Javier Iglesias Villanueva, del comité gallego. Mostró amarilla a Seoane y Linares.
Goles: 0-1, Aarón, min. 70.
Incidencias: 1.500 espectadores en el Pepe Barrera. El Real Oviedo se adjudicó el Trofeo Emma Cuervo con su victoria.