Toché despierta al Real Oviedo

Toché despierta al Real Oviedo

Los de Anquela vencen con contundencia al Reus gracias a una solvente actuación del equipo y liderados por el murciano

963
0
Compartir
Los azules, celebrando el tanto de Rocha que redondeaba la cuenta goleadora de hoy (Foto: Álvaro Campo).

Buen partido del Real Oviedo para estrenar su casillero de victorias en esta liga. El 3-0 final, aunque engañoso para Anquela, muestra la diferencia vista sobre el césped entre los dos equipos. Eso sí, el Reus dispuso de dos claras ocasiones para haber complicado, y mucho, el encuentro para los asturianos. En esta ocasión, Juan Carlos demostró que puede ser un portero de nivel en la categoría, solo le falta algo de regularidad.

Ni siquiera el 3-0 y la solvencia mostrada en la segunda mitad contentaron del todo al preparador oviedista. La autoexigencia es máxima para este año. Buena noticia para un equipo que en las dos últimas temporadas pareció conformarse en el momento decisivo del año. Las cosas están cambiando y se nota desde el principio.

Anquela dispuso una alineación con dos delanteros de nuevo. A falta de un mediapunta y ante las bajas de Aaron y Viti, el de Jaén optó por introducir a Linares junto a Toché. El resto, los mismos que iniciaron la jornada pasada en Los Juegos del Mediterráneo. Pese a los cambios, los conceptos se van repitiendo semana tras semana. El más innegociable, la presión alta. Algo básico para el preparador oviedista y que parece que sus pupilos parecen ejecutar cada día mejor.

Pese a todo, la Segunda División es una categoría no exenta de sustos. Así, el Reus pudo adelantarse casi al comienzo del encuentro, en el minuto 11, pero entre Juan Carlos y Cotugno desbarataron una clarísima ocasión en el área pequeña azul.

Trató de contestar el Real Oviedo apoyado en su mejor futbolista en este arranque liguero, Saúl Berjón. Primero fue Christian que remató muy suave y fácil para que Edgar detuviese sin problemas. Minutos más tarde, el ovetense filtraba un precioso pase para Johannesson que no conseguía definir en una posición ventajosa.

Fueron dos ocasiones que dieron entrada al primer tanto del encuentro. De nuevo Berjón buscó a Diegui en el interior del área. El despeje visitante envió el esférico a Christian que lo devolvió al punto de penalti con suavidad y una parábola suficiente para evitar a la defensa catalana. Por allí apareció Toché, oportunista como siempre, que remató de manera espectacular el centro con una bella chilena colocada al palo más lejano. Un tanto precioso que ponía en pie a todo el Carlos Tartiere y que suponía el primero en la cuenta del murciano.

Le sentó bien el gol a los de Anquela que pudieron aumentar la diferencia por medio de Folch, de nuevo uno de los mejores hoy, pero el disparo del catalán desde el interior del área se fue muy arriba cuando la situación era casi inmejorable.

Juan Carlos quería sumarse al buen tono del equipo y de nuevo realizó una gran parada ante Máyor para evitar el empate tras un error de coordinación entre Verdés y Carlos Hernández, quizá el único que cometieron los centrales en todo el encuentro. Parece asentarse esta pareja a la espera de la participación de Forlín en el equipo.

El susto no amedentró a los azules, que mantuvieron la portería de Edgar como principal objetivo. Linares rondó el gol pero no tuvo suerte, encontrándose con una buena intervención del cancerbero visitante. En el último suspiro de la primera parte, de nuevo Diegui desaprovechó un espectacular pase de Berjón para dejarle solo delante del portero. La pena fue doble, ya que el lateral asturiano se lesionó en esa misma acción y tuvo que ser sustituido por Pucko al descanso.

La segunda parte comenzó con grandes noticias. De nuevo Toché perforaba la portería de Edgar tras recibir un buen pase desde la banda de Pucko. El esloveno comenzó la reanudación con muchas ganas, dejando un buen sabor de boca en la afición durante sus primeros minutos oficiales del años.

Berjón estuvo a punto de hacer el 3-0 y alargar su idilio con el gol, pero su disparo desde dentro del área se fue demasiado alto. Algo parecido le ocurrió a Toché en su búsqueda del triplete, pero el murciano no consiguió definir bien un centro de Mossa primero, y luego un mano a mano en el que cruzó en exceso con su pierna izquierda.

Para el final quedó el tercer tanto azul que redondearía la tarde. Fue obra de Rocha, que sustituyó a un Hidi con problemas físicos. El centrocampista ejecutó de manera brillante una falta en la frontal del área, colando el esférico en la escuadra del portero del Reus.

Un marcador amplio y contundente para un Real Oviedo que afrontará con calma esta semana especial por la Copa del Rey y el derbi en El Molinón. Los de Anquela se han quitado de un plumazo las primeras urgencias y pueden afrontar los dos próximos choques con ambición y tranquilidad.