Un KO por falta de puntería

Un KO por falta de puntería

El Real Oviedo cae eliminado en la Copa del Rey gracias a un solitario gol de Mateu

971
0
Compartir
El debutante Yeboah, en una disputa con Markel (Foto: Álvaro Campo).

Tercer año consecutivo que el Real Oviedo no consigue superar su primer partido en Copa del Rey. Tras Mirandés y UCAM, fue turno para que el Numancia (0-1) eliminara a los asturianos. Un tanto de Mateu en la primera parte fue suficiente para contener a los de Anquela, negados de cara a portería.

Además, la mala suerte sigue persiguiendo a los azules que vieron como Edu Cortina se lesionaba en el calentamiento y no podía disputar los primeros minutos del año con el primer equipo. Otra lesión más que se suman a las muchas que se han registrado en las primeras jornadas. No se sabe si todo es casualidad, lo cierto es que la suerte está siendo esquiva con los asturianos en este tema.

Durante el arranque se pudo comprobar que tantos cambios afectaron al Real Oviedo más que al Numancia. Los sorianos se hicieron dueños del balón y del campo, dominando tanto la posesión como el ataque. Los azules no conseguían hilvanar jugadas ni acercarse con peligro al área rival. Ya avisaron antes del minuto 5 los visitantes con un disparo de Nacho desde el vértice derecho que Alfonso se encargó de mandar a saque de esquina.

Sería el primer aviso del Numancia antes del gol. Una falta lateral que Valentini despejaba de manera poco convincente hacia la frontal. El esférico le llegó a Mateu que ejecutó un bonito remate cruzado con su pie izquierdo y ante el que nada pudo hacer Alfonso. Era el 0-1 y bastante justo visto lo visto en los primeros 20 minutos de encuentro.

Fue a partir del gol cuando comenzaron a estirarse los de Anquela. Folch cogió el mando en el centro del campo y consiguió ordenar al equipo, encontrando en muchas ocasiones el espacio libre en la banda contraria al juego para que Yeboah tratara de explotar su velocidad.

También consiguió su cuota de protagonismo Cotugno. El lateral se está convirtiendo en una de las sorpresas más agradables en estos primeros encuentros y hoy volvió a completar un partido convincente. Precisamente una jugada suya pudo suponer el empate en el marcador tras un centro desde la línea de fondo, pero el remate de Yeboah fue demasiado centrado cuando se encontraba en una buena posición.

A partir de aquí llegaron los mejores minutos del uruguayo y el ghanés, que volvieron a combinar casi de forma idéntica: centro al segundo palo en esta ocasión y llegada del africano que no pudo conectar un remate convincente. Instantes después, fue Pucko el que desaprovechó una situación casi inmejorable en el interior del área, pero su control fue excesivamente largo y dio ventaja a Aitor Fernández para desbaratar la ocasión.

No se había llegado al minuto 30, pero los azules habían conseguido hacerse con el partido y buscaban de forma insistente la portería rival pese a algún susto del Numancia, principalmente a balón parado con el que hicieron mucho daño a los asturianos.

La última ocasión de la primera parte fue para el mejor, Ramón Folch, que soltó un potente derechazo desde fuera del área que se estrelló en el palo. Un bonito disparo que mereció más suerte para redondear los excelentes 45 minutos del centrocampista catalán.

El paso por los vestuarios no cambió en exceso la tónica del encuentro. El Real Oviedo seguí buscando con insistencia la portería numantina en busca del tanto que nivelara el encuentro. De nuevo fue Yeboah el que dispuso de una buena ocasión tras un buen pase en profundidad de Rocha. El extremo oviedista trató de elevar el esférico con calidad y sutileza ante la salida de Aitor Fernández, pero se encontró con una estupenda reacción del arquero rival.

En el minuto 58 llegaría la mejor ocasión del encuentro para los de la capital del Principado en forma de pena máxima que el árbitro pitó por un leve agarrón de Escassi a Folch. Sin embargo, Linares ejecutaría mal desde los 11 metros, enviando el esférico por encima del travesaño.

Este error parecía condenar a los azules que, tras la retirada de Folch, perdieron un poco el control del partido, tratando de llegar a la portería más con corazón que con ganas. El resto de ocasiones para los de Anquela fueron disparos lejanos, como el de Pucko que rechaza un defensa, o centros laterales con un gran Mossa como protagonista.

Nada sirvió y el Numancia consiguió mantener su portería a cero y avanzar a la siguiente ronda de la Copa del Rey. El Real Oviedo, tres días antes de visitar El Molinón, caía en la competición del k.o. por fallos propios cara a portería que parecían olvidados tras la pretemporada. Se trata del tercer año consecutivo que los azules se despiden de este torneo a las primeras de cambio.

Sin embargo, no todo son malas noticias. Folch y Mossa están demostrando lo que se esperaba de ellos, dos futbolistas que mejoran y mucho al equipo. Esperanzadores debuts de Yeboah y Forlín. O la convincente actuación de Prendes en el centro de la zaga, mucho más entonado que Valentini.