Un partido para soñar, recordar y festejar

Un partido para soñar, recordar y festejar

El Real Oviedo afronta con esperanzas un derbi que Anquela define como “una fiesta del fútbol asturiano”

943
0
Compartir
La afición azul apoyó al equipo durante el entrenamiento (Foto: Real Oviedo).

Si en el año 2003 alguien tenía esperanzas de vivir un derbi, seguramente lo hubieran tachado de iluso, de loco. El Real Oviedo, con la tapa del ataúd ya colocada, se disponía a morir. Pero resistió de la mano de su fiel afición. Luchó, perdió, se levantó y volvió a intentarlo hasta que ganó. Poco a poco fue superando obstáculos y trampas, tanto deportivas como institucionales. Incluso tuvo que lidiar con dirigentes que poco o nada les importaba la entidad y que verán el partido mientras pesa sobre ellos una orden de busca y captura.

Nada, absolutamente nada ha conseguido tumbar al Real Oviedo ni tampoco minar la fe de su afición. Todo el sudor, lágrimas, penas y alegrías han llevado al Real Oviedo hasta aquí, hasta un derbi (sábado 18:00, Estadio El Molinón) que no se daba en competición oficial desde el 18 de mayo de 2003. Son 5.227 días sin el enfrentamiento de mayor rivalidad asturiana. Demasiado tiempo. Que no se vuelva a repetir.

No se trata únicamente de recuperar “una fiesta del fútbol asturiano”, como la definió Anquela en rueda de prensa, sino reflexionar también sobre la situación actual de la entidad carbayona, envidiable e idílica si la comparamos con aquel 2003. Con la viabilidad del club totalmente asegurada, el Grupo Carso ha conseguido rebajar la deuda casi en su totalidad y atraer nuevos patrocinadores e inversores. El último en sumarse, Huawei.

Pero tampoco hay que engañarse. Todo lo extradeportivo es un aliciente siempre y cuando sobre el césped las cosas vayan bien. El arranque del conjunto de Anquela ha sido esperanzador, con mejores sensaciones que resultados por ahora. El derbi no será únicamente un partido frente al máximo rival regional, sino también la visita al líder de la competición, un equipo imbatido en invicto que está consiguiendo excelentes resultados en las primeras jornadas.

Anquela tiene claro que para que el Real Oviedo tenga alguna opción, tendrá que “ser un equipo los 90 minutos. Estar al ciento veinte por cien”. La misma receta que en el resto de partidos pero frente a un rival del que le “preocupan muchas cosas”. Eso sí, el preparador oviedista tiene claro que lo que menos le gustaría es que “no disfrutásemos”.

El Real Oviedo acudirá a Gijón arropado por más de 1.200 seguidores pero con muchas y sensibles bajas que trastocan su plan ideal, especialmente en la zona central del campo donde el técnico jienense no podrá contar con Mariga, Hidi, Cortina o Fabbrini. Además, tampoco podrán participar en el derbi Varela, Johannesson y Viti. Por suerte para Anquela, Yeboah y Aaron sí han entrado en la lista, lo que le permite sumar alternativas en la línea más ofensiva.

De la convocatoria para este especial enfrentamiento destaca también la presencia de dos recién llegados: Forlín y Owusu. Puede ser, incluso, que el argentino sea de la partida en el centro del campo para dotar de solidez a la medular. Por su parte, el atacante cedido por el Leganés esperará una oportunidad desde el banquillo.

Pocas o ninguna duda tiene el preparador oviedista en la alineación, ya que en estas primeras jornadas viene usando casi a los mismos hombres. Tras el partido de Copa se pudo casi “adelantar” que Juan Carlos estará en la portería, con Cotugno, Carlos, Verdés y Christian en defensa. Folch será el faro del equipo en el centro del campo junto con Rocha y presumiblemente Forlín. Saúl y Toché tratarán de prolongar su buen arranque liguero. Queda, por tanto, un único puesto libre que se disputan Mossa, Aaron (dependiendo de su estado físico) y, en menor medida, Linares y Yeboah.

Sea como sea, lo cierto es que a partir de las 18:00 el oviedismo volverá a disfrutar y sufrir un derbi, un encuentro para soñar pero también para recordar todo el camino recorrido desde 2003 y festejar lo que debería ser una fiesta del fútbol asturiano.