El Real Oviedo se queda a medias

El Real Oviedo se queda a medias

Los azules no pueden culminar la remontada ante el Barcelona B tras llegar perdiendo al descanso

342
0
Compartir
Los oviedistas, celebrando el gol del empate (Foto: Real Oviedo).

Una lástima. Así puede definirse el encuentro que el Real Oviedo empató en el Miniestadi frente al Barcelona B (1-1). El equipo que dirige Anquela regaló la práctica totalidad de la primera parte para reaccionar de manera insuficiente en los segundos 45 minutos.

El preparador oviedista aportó por la continuidad y no realizó ninguna modificación en el once inicial. La buena imagen inicial frente al Zaragoza fue motivo suficiente para seguir contando con el mismo 11.

El Real Oviedo realizó un buen arranque de encuentro en el Miniestadi. Serio, compacto y con llegadas ocasionales a la portería de Ortolá, sobre todo con dos disparos de Berjón que carecieron de mordiente. Fue un pequeño espejismo en la primera parte, que tras un cuarto de hora se tiñó de azulgrana.

El filial barcelonista se hizo dueño y señor del encuentro gracias al buen hacer de Aleñá, a las incorporaciones del lateral Cucurella y, sobre todo, gracias a un José Arnáiz que se convirtió en una pesadilla para la zaga asturiana. El futbolista de Talavera de la Reina demostró sobradamente por qué el Barcelona 3,5 millones de euros en verano por él.

Avisó Arnáiz en el minuto 19 con una falta muy cerrada en la que Christian casi introduce el esférico en su portería, y en la que Juan Carlos volvió a mostrar sus dificultades en el balón aéreo. Aleñá también lo intentó desde fuera del área pero sin suerte.

Cuando el Real Oviedo intentaba desperezarse, llegó el tanto azulgrana. Lozano se adelantó a Carlos Hernández, la velocidad de Arnáiz dejó atrás a Verdés y el propio extremo, pese a estar escorado y completamente solo, pudo recortar a Christian y cruzar el disparo ante Juan Carlos. Era el 1-0 para los de Gerard López justo antes del descanso.

La segunda mitad nada tuvo que ver con lo anterior. El Real Oviedo buscó dominar desde el primer instante, no perdiendo tiempo en busca del empate. Lo intentó primero Ramón Folch en un remate de cabeza en un saque de esquina. Era el primer aviso.

Pero el que sí tuvo puntería fue Carlos Hernández. El central, poderoso en el salto, se impuso a los rivales y batió a Ortolá con un soberbio cabezazo en un córner de Saúl.

El tanto espoleó a los asturianos, que cercaron el área del Barcelona B. Volvió a probar fortuna Folch desde lejos. Su disparo con la pierna izquierda obligó al cancerbero rival a realizar una doble intervención. También probó suerte Toché con un bonito remate de cabeza a centro de Cotugno que se fue por encima del larguero. Parecía claro que los asturianos habían cambiado de mentalidad, mucho más centrados y agresivos en la faceta ofensiva.

Los últimos minutos fueron una especie de correcalles con oportunidades para ambos bandos. Lozano dispuso de una clarísima que desbarató Juan Carlos con una buena salida. Lo mismo ocurrió con Owusu, que se encontró un balón franco en el área, pero su disparo se marchó al lateral de la red.

Pitido final y reparto de puntos. El Real Oviedo suma ya tres jornadas sin conocer la victoria y el próximo miércoles recibe al Tenerife, un rival que será muy duro de roer.