Sigue la caída libre

Sigue la caída libre

El Real Oviedo cae en Granada (2-0) en un partido en el que fue inferior de principio a fin

1150
0
Compartir
Juan Carlos, sobre el césped de Los Cármenes, con Joselu (Foto: Granada CF).

El peor partido del año llegó en el momento en el que se necesitaba un cambio de chip, de mentalidad. El Real Oviedo cayó con claridad (2-0) en Los Cármenes después de un encuentro en el que apenas generó peligro en la meta rival, mientras que los nazaríes disfrutaron de numerosas ocasiones para hacerlo. Las nubes de la temporada pasada aparecieron en tierras granadinas.

Anquela buscó la continuidad en el equipo. Valentini ocupó el lugar del lesionado Verdés y Christian recuperó el lateral en detrimento de Mossa. El jienense buscaba un planteamiento de contención en el centro del campo para frenar las acometidas del Granada.

Pero cualquier planteamiento se viene abajo cuando recibes un tanto en los primeros compases del encuentro. En un saque de esquina, Christian Fernández introducía el esférico en su propia portería. Nuevo golpe para los azules a balón parado, una vía que Anquela no consigue frenar y que está haciendo muchísimo daño a su equipo en lo que va de temporada.

Además, se trataba de otro partido más recibiendo gol. La solidez que mostraron los asturianos en pretemporada se ha esfumado en estos dos meses de competición. Tras 10 jornadas, el Real Oviedo únicamente ha dejado de recibir goles en dos encuentros, en las que eran sus únicas dos victorias hasta hoy. Unos números impropios de un equipo que dirige Juan Antonio Anquela, entrenador con un sello de sobriedad y robustez.

El tanto dio lógica tranquilidad a los locales, que pudieron agruparse en torno a su defensa, buscando los espacios que aparecerían a la espalda de la zaga azul. Los intentos por parte de los de Anquela eran demasiado tímidos, siempre a balón parado y con grandes dificultades para hilar jugadas productivas. Un tímido remate de Toché y un centro de Christian que fue desviado por un defensa fue la poca aportación ofensiva del Real Oviedo en los primeros 45 minutos.

La segunda parte comenzó como la primera. Con un duro golpe para los intereses asturianos. Baena recibió un esférico en el lateral del área. La pasividad de Carlos Hernández en la marca permitió al centrocampista encontrar a Joselu totalmente solo en el segundo palo. Era el 2-0 y un duro golpe para los de Anquela que parecía que todavía no habían salido del vestuario.

El preparador oviedista trató de cambiar algo con la inclusión de Linares y Johannesson por Forlín y Valentini. Poco después haría lo propio con Mossa en vez de Saúl, dibujando una línea de 3 defensas con 2 carrileros largos. La pena para el jienense es que este cambio no fue fructífera. De hecho, el Granada llegaba con claridad por parte de Machis, que disfrutó de hasta tres buenas opciones de sumar algún tanto. El palo, Juan Carlos y un remate alto fueron el resultado.

El último intento para los azules salió de las botas de Carlos Hernández, pero se encontró con una gran intervención de Javi Varas.

El pitido final trajo una nueva derrota para los de la capital del Principado. Son ya cinco encuentros en los que no se conoce la victoria y que suponen un serio aviso. La semana que viene, frente al Córdoba, un partido importantísimo para los intereses del Real Oviedo, tanto a nivel clasificatorio como psicológico.