Fatídico último segundo

Fatídico último segundo

El Oviedo pierde en casa ante el Prat en una jugada resuelta sobre la bocina

856
0
Compartir
Arteaga defiende sobre Josep Pérez (Foto: Álvaro Campo).

Esta vez, Pumarín no fue suficiente. Una jugada desgraciada en el último instante evitó llegar al menos a la prórroga y el Oviedo cayó ante el Prat por 82 a 84. Un error final como colofón a un partido que los de Carles Marco no supieron afrontar en la primera parte pero que merecieron en la segunda. Pero las victorias no se merecen y ya es casi una tradición que el equipo carbayón tire parte de los partidos. A veces la épica no basta y, como hoy, los triunfos vuelan. Es hora de aprender de los errores y quejarse menos de árbitros o de la mesa.

Sin encontrar su sitio, sin acierto y sin una idea clara de lo que había que hacer. El Oviedo repitió en el primer cuarto sus errores habituales de esta temporada. Marco dispuso en pista dos bases pero no controló el balón. Y en el aro, los rebotes eran para el rival, muy cómodo. Si, además, no podían entrar, la línea de triples también era suya.

El Prat se fue con comodidad en el marcador mientras el Oviedo deambulaba desnortado por la pista. Hizo falta que la diferencia fuese de doce puntos para los catalanes (12-24) para que Carles Marco se decidiese a pedir un tiempo muerto. Sirvió para recortar la diferencia gracias a dos triples y una contra sobre la bocina, pero la defensa siguió dejando unos huecos increíbles por donde los rivales entraban sin esfuerzo.

En el segundo cuarto, los de Carles Marco se pusieron las pilas y comenzaron a defender con más intensidad y criterio. La base para empezar a conseguir algo positivo. Un mate de Barro y un triple de Víctor Pérez comenzaban la escalada. El Prat ya no estaba tan cómodo y Belemene se hizo dueño de la pintura. Apoyados tan sólo en los tiros libres en la recta final del periodo, los catalanes vieron cómo el Oviedo se les ponía a un solo punto, con un triple de Karahodzic a falta de un segundo.

Tuvo opción el Oviedo de ponerse por delante pronto, pero Belemene no acertó con ninguno de los tres tiros libres de los que dispuso. Lo logró Barro al minuto de juego y el senegalés tuvo varias opciones desde la línea de tiros libres para incrementar la ventaja, pero no es lo suyo. Lo que sí es suyo es la potencia física para mantener al equipo y hacerse amo del rebote. Su contribución fue decisiva para que el Oviedo pudiese tomar una ligera ventaja, ayudado por un inoperante Andriuskevicius, que a una falta sumó una técnica en el mismo instante. El Oviedo se hizo con los tres puntos y la posesión.  Y logró aguantar  una ligera ventaja a la vez que cargaba de faltas al rival.

A los 20 segundos del último cuarto, Agada fue el primer excluido en las filas del Prat, con Campbell y Blanch a punto de caramelo. Este último no sólo aguantó en pista, sino que lideró la remontada del Prat con tres triples que llevaban un parcial de 0-13 al marcador, poniendo por delante al equipo de Arturo Álvarez con siete puntos de ventaja.

Al último minuto se llegó con tres de ventaja para el Prat y dos tiros libres para Andriuskevicius, pero esa distancia no es la del lituano. Arteaga ponía a los locales a un punto a 30 segundos, pero una canasta de Andriuskevicius con tiro adicional –fallado- devolvía el mando a los catalanes con 14 segundos por jugar.

A falta de seis segundos, una falta sobre Víctor Pérez en el lanzamiento de un triple permitió al sevillano empatar el partido al anotar los tres tiros libres. Había que aguantar. El sevillano cortó la jugada con el pie y la pareja arbitral mandó pasar de los menos de dos segundos que reflejaba el electrónico a 2.94. Fue tiempo suficiente para que el Oviedo no supiese mantener el empate. La mala fortuna se cebó con los de Pumarín y, cuando ya había sonado la bocina, Barro sacó el balón… que no iba dentro, pero la regla marca esa canasta como válida. Con el partido acabado, no se puede interferir en la trayectoria del balón. Una auténtica mala suerte en el detalle pero que no oculta los errores del equipo. O del técnico.

Oviedo Baloncesto: Fran Cárdenas (11), Fabio Santana (10), Drew Maynard, Oliver Arteaga (16), Romaric Belemene (10) –cinco inicial-, Mouha Barro (10), Víctor Pérez (12), Kenan Karahodzic (8) y Davis Geks (5).
CB Prat: Martynas Andriuskevicius (8), Josep Pérez (12), Caleb Agada (8), Marlon Johnson (10), Alex Campbell (13) –cinco inicial-, Gerbert Martí (2), Bernat Camarasa, Ion Cate (13), Joaquín Portugués y Marc Blanch (18).
Árbitros: Carlos García y Cristian García. Eliminados Belemene, del Oviedo, y Agada y Campbell, del Prat.
Parciales: 20-28, 26-19, 24-19, 12-18.
Incidencias: Lleno en Pumarín, donde una grada no pudo ser extendida y se reubicó a los aficionados en otra zona del pabellón. El speaker titular faltó a la cita por asuntos familiares y fue sustituido en el micrófono por el dj del pabellón, que estuvo a la altura.