Tres puntos sufridos y de oro

Tres puntos sufridos y de oro

El Real Oviedo remonta al Lugo y se llevan una victoria fundamental (3-2)

883
0
Compartir
Forlín y Juan Carlos celebran uno de los goles (Foto: Álvaro Campo).

¡Qué manera de sufrir en el Carlos Tartiere! Los de Anquela se impusieron al líder de la clasificación en un enfrenamiento impresionante, sobre todo en la segunda mitad. Los azules ganan 3 puntos muy difíciles ante un gran equipo y respiran aliviados en la clasificación.

Anquela movió ficha y realizó bastantes cambios en comparación con el encuentro frente al Alcorcón. Finalmente el jienense no modificó el esquema del equipo, pero sí los componentes. La línea de 4 defensas fue para Johannesson, Carlos, Christian y Mossa, con Forlín por delante de ellos y Mariga y Folch de interiores. Todo el peso ofensivo se reservaba para Aarón, Saúl y Linares, que finalmente le ganó el pulso a Owusu.

Pese a no comenzar mal posicionado el encuentro, el Real Oviedo recibió demasiado pronto el primer golpe. Fede Vico se fue en velocidad de Christian Fernández y centró al segundo palo para que Herrera batiera a Juan Carlos tras un error en la marca de Carlos Hernández. Un castigo para los azules que, necesitados de un buen resultado, ya se veían por debajo en el marcador.

El 0-1 obligó a Anquela a realizar modificaciones. El jienense, esta vez sí, impuso la línea de tres centrales con Carlos, Forlín y Christian, dejando las bandas para Mossa y Johhannesson. Tardó en asentarse el equipo de la capital del Principado al nuevo esquema y cuando lo hizo, a punto estuvo de ir 0-2 en el marcador si Fydriszewski hubiera acertado a batir a Juan Carlos en un claro mano a mano. Por suerte para los intereses azules, el remate del polaco se estrelló en el palo.

Pasada la media hora comenzó a avisar el Real Oviedo, que lo haría por partida triple. Primero fue Aarón el que remató fuerte y alto un buen pase de Linares. Poco después, Carlos no llegaría a rematar en el segundo palo un buen centro de Berjón a balón parado. Para terminar, Johannesson ganaría la línea de fondo lucense y cedería atrás para que Aarón disparase fuera de nuevo.

La respuesta del Lugo pudo ser tremendamente contundente, pero el remate de Fydriszewski fue salvado por Christian cuando ya se cantaba el gol. El Real Oviedo necesitaba reaccionar en los segundos 45 minutos si no quería meterse en más problemas todavía.

Locura en la segunda parte
Salió enrabietado el Real Oviedo tras el paso por los vestuarios. Los de Anquela buscaron la portería rival desde el primer momento. No habían pasado 5 minutos cuando Aarón forzaba un penalti para los suyos. El ilicitano se adelantaba a Miquel y obtenía un contacto que le hacía caer. Saúl Berjón, con un colocado disparo a la derecha del portero, hacía el 1-1.

Apenas cuatro minutos después, de nuevo aparecía Saúl por la izquierda para mandar un preciso centro al interior del área donde apareció Linares. El remate del aragonés suponía el 2-1 y su primer gol del año. Celebración por todo lo alto para él.

Las alegrías duran poco este año en el Carlos Tartiere. Así, Azeez conseguía el 2-2 tras un buen centro de Albarracín en el que Folch falló en el despeje.

Jarro de agua fría para los asturianos que, sin embargo, se resistieron a dejar escapar la victoria. Lo intentó Christian Fernández con un disparo desde el punto de penalti que Juan Carlos detuvo sin problemas.

Minutos después, preciosa jugada del Real Oviedo. Juan Carlos sacó de portería en largo para que Berjón cediera a Mossa con un gran toque. El lateral encontró a Aarón en su desmarque y el extremo batió al cancerbero del Lugo con un gran remate cruzado. Era el 3-2 y la locura se apoderaba de las gradas del Carlos Tartiere.

El Lugo no bajó los brazos en ningún momento y a punto estuvo de encontrar el empate por medio de Herrera. El remate del atacante fue salvado in extremis por Carlos Hernández, que se resarcía de su fallo en el primer tanto visitante.

Johannesson estuvo a punto de sentenciar en el descuento. Como hiciera ante el Córdoba, el astur-islandés pisó área y trató de batir al portero en su salida. En esta ocasión, el remate se fue ligeramente fuera.

No importó porque el Real Oviedo consiguió tres importantes puntos ante el líder de la clasificación. Una victoria para respirar en la clasificación y para que el equipo comience a recomponerse en el plano psicológico. Ahora toca sumar lejos de Asturias y seguir ascendiendo en la tabla.