El Oviedo cae en un partidazo en Pumarín

El Oviedo cae en un partidazo en Pumarín

El Breogán supo sacar provecho de

906
0
Compartir
Maynard entra a canasta con una bandeja (Foto: Álvaro Campo).

Partidazo en Pumarín, donde el Oviedo cayó por doce puntos (75-87) ante un Breogán mejor y, sobre todo, con más fondo de banquillo, lo que le permitió hacer una labor de desgaste importante sobre el equipo de Carles Marco para dar el golpe definitivo en los últimos minutos del encuentro.

El fortín de los carbayones registró un lleno total, en el que participaron 135 seguidores del equipo lucense, una afición tan ruidosa como faltosa. Oliver Arteaga fue el objeto de sus críticas por el mero hecho de haber jugado en el Breogán. Deberían aprender de la afición oviedista, que aplaudió desde el inicio a Löfberg, el año pasado en el Oviedo, pese a que se incorporó al club gallego por una mejor oferta económica, como haría cualquier trabajador. Una afición que nada tiene que ver con el resto de las que han pasado por Pumarín. Incluso con doce puntos de ventaja al final, se preocuparon más de insultar al rival que de animar a los suyos. Un cero para ellos.

Con Cárdenas lesionado, la responsabilidad de dirigir el juego carbayón recayó casi exclusivamente en Fabio Santana, al que dio algún minuto de descanso Alonso Meana. Natxo Lezcano organizó el juego de los suyos presionando al base para desgastarlo y haciendo lo mismo con el juego interior carbayón, que se vio muy afectado en la recta final por la eliminación de Belemene y Maynard.

Johan Löfberg fue el encargada de abrir el marcador y puso por delante a los gallegos, que lograron finalizar el cuarto un punto por delante. Los diez primeros minutos tuvieron un exceso de anotación, corregido más tarde. Y los árbitros, sin influir en el resultado, comenzaron a demostrar poco criterio en una antideportiva a Víctor Pérez que dejaba el listón muy bajo para ese tipop de faltas, aunque ya no lo volvieron a aplicar.

En el segundo cuarto, la anotación bajó al ritmo en que aumentaba la intensidad defensiva. Santana abría el marcador con un triple que ponía al Oviedo por delante, pero el Breogán respondía para no perder de vista a los locales. El partido se equilibraba y Santana volvía a poner de nuevo por delante al Oviedo. Pero los de Lezcano supieron manejar el juego para repetir al descanso la diferencia del primer cuarto, un solo punto, 38-39.

El tercer periodo fue el mejor de los carbayones. Arteaga y Maynard dieron el mando en el marcador al Oviedo y el técnico de los lucenses intentó parar el juego con un tiempo muerto. Sirvió, en un primer momento, para que Víctor llevase la diferencia a nueve puntos, pero el Breogán supo reaccionar y recortar distancias hasta volver a ponerse por delante a 57 segundos del final con un triple de Salva Arco, el mejor de los gallegos de largo, en una tarde espectacular.

El último cuarto lo abrió el Breogán tal como acabó el tercero, con un triple, en este caso de Sulejmanovic. Los últimos diez minutos se fueron desarrollando con intercambio de canastas hasta que el combustible se fue agotando en el Oviedo.  Maynard cometió la quinta falta y Arteaga se cargaba con la cuarta, que también tenía Belemene.

Con más fondo de banquillo, el conjunto gallego asestó el golpe definitivo a tres minutos del final, cómo no a manos de Salva Arco. El Oviedo intentó al menos no ceder muchos puntos y acabó cayendo por doce de diferencia.

Oviedo Baloncesto: Fabio Santana (12), Víctor Pérez (8), Davis Geks (6), Mouhamed Barro (13), Óliver Arteaga (19) -cinco inicial-, Drew Maynard (11), Romaric Belemene (4), Tadas Rinkunas (0), Kenan Karahodzic (0), Alonso Meana (2), Arturo Fernández (0) y Alejandro Rodríguez (0).
Breogán: Ricardo Úriz (8), Johan Löfberg (11), Salva Arco (25), Emir Sulejmanovic (11), Guille Rubio (10) -cinco inicial-, Leonardo Demetrio (10), Matt Stainbrook (6), Christian Díaz (4), Danilo Fuzaro (0), Sergio Quintela (2) y Herve Kabasele (0).
Árbitros: Ángel de Lucas de Lucas y Carlos Gallego Rodríguez. Eliminados los locales Drew Maynard y Romaric Belemene y el visitante Matt Stainbrook.
Parciales: 22-23, 16-16, 20-23 y 17-25.
Incidencias: Polideportivo de Pumarín. 1.400 espectadores, con presencia de algo más de un centenar de aficionados lucenses.