Valioso punto pese a los regalos

Valioso punto pese a los regalos

El Real Oviedo empata frente al Huesca (1-1) tras fallar un penalti y regalar un gol

808
0
Compartir
Aarón Ñíguez y David Rocha celebran el tanto del empate (Foto: @LaLiga).

Gran resultado para el Real Oviedo en su visita al líder de la categoría. Los azules consiguieron un meritorio empate (1-1) en un encuentro en el que casi todo lo que podía salir mal, salió mal. Los asturianos fallaron otro penalti, el cuarto de la temporada, y también regalaron literalmente el gol local.

Sin embargo, los de la capital del Principado consiguieron reponerse a todos esos golpes y nivelaron el marcador en la segunda parte gracias a una bonita jugada entre sus dos mejores hombres: Saúl Berjón y Aarón Ñíguez.

Apostó Anquela por el mismo 11 que había conseguido sumar tantas victorias consecutivas. Rocha pudo finalmente entrar en la alineación después de una semana aquejado de fiebre.

Los primeros minutos del partido fueron de gran calidad para los azules. Líneas adelantadas, mucha presión y rapidez en la faceta ofensiva. Johannesson creó mucho peligro en el primer cuarto de hora con sus incorporaciones por el carril derecho. De hecho, el canterano consiguió ceder para Rocha en la frontal en la que sería la primera ocasión del partido. El disparo del extremeño se fue alto.

En El Alcoraz dominaban los azules, maniatando al Huesca en su salida de balón. Pese a ello, los aragoneses no cejaban en su empeño de llegar al área de Alfonso Herrero.

Un nuevo intento de Johannesson terminó con el esférico en los pies de Aarón, que fue zancadilleado cuando entraba en el área. Penalti para los azules que se encargaría de tirar Miguel Linares. El atacante azul lanzó a su izquierda, pero Remiro adivinó las intenciones del zaragozano y consiguió repeler el disparo.

Primer palo para los asturianos que todavía tendrían que recibir otro,  más fuerte incluso. Alfonso Herrero, que hasta hoy había ofrecido una enorme seguridad, regaló el 1-0 a Gallar en una jugada desafortunada.

El toledano soltó el esférico para jugar con el pie sin darse cuenta que a su espalda había un futbolista rival. Gallar, rápido y listo, arrebató el esférico al portero y marcó a puerta vacía.

Palo de los gordos para el Real Oviedo que desde ahí al final de la primera parte notó el golpe demasiado.

El paso por el vestuario no sirvió de revulsivo a los azules. Los de Anquela buscaban la portería rival, pero era el Huesca el que llevaba el peso del partido. Los de Rubí dominaban sin crear demasiado peligro, más allá de algún disparo de Ferreiro desde la frontal.

Cuando peor pintaban las cosas para los intereses asturianos apareció la magia oviedista. Saúl se deshizo de su marcador en banda izquierda y cedió para Aarón, que hizo lo propio con dos futbolistas oscenses. Delante de Remiro, solo tuvo que batirle con un buen disparo al palo largo.

Era el 1-1 en el minuto 70. De ahí al final, ambos equipos iniciaron una lucha cuerpo a cuerpo que elevó la tensión y la emoción del encuentro. Parecía una final o similar.

Pese a todo, el marcador no se movió. Pitido final y un empate que les puede saber agridulce a ambos conjuntos, ya que los dos tuvieron la victoria en su mano y ninguno la consiguió.

El Real Oviedo se mantiene tercero en la clasificación. La diferencia con el Huesca sigue siendo de 4 puntos, mientras que con el segundo puesto del Cádiz son tres. El viernes que viene, otra prueba de fuego ante el Rayo Vallecano en el Estadio de Vallecas.

Huesca: Remiro; Alexander González, Pulido, Jair, Rulo; Aguilera, Luso (Camacho, m. 80); Ferreiro, Sastre; Gallar (Cucho Hernández, m. 66) y Chimy (Rescaldani, m. 83).
Real Oviedo: Alfonso Herrero; Johannesson, Carlos Hernández, Forlín, Christian Fernández, Mossa; Folch, Rocha (Hidi, m. 75); Aarón, Saúl Berjón (Mariga, m. 91) y Linares (Toché, m. 86).
Árbitro: Moreno Aragón (madrileño). Amarillas al local Sastre y a los visitantes Forlín, Christian y Carlos Hernández.
Goles: 1-0, Gallar (m. 30). 1-1, Aarón (m. 70).