El Oviedo despierta a tiempo

El Oviedo despierta a tiempo

Después de un pésimo primer cuarto, los de Pumarín lograron remontar ante el Clavijo y se llevaron la victoria

698
0
Compartir
Maynard lanza a canasta ante Carlos Martínez y Yates (Foto: Zureda Press).

El Oviedo ofreció dos caras en su partido ante el Clavijo de Jenaro Díaz. La victoria se quedó en Pumarín (86-70), pero en la primera parte, especialmente en el primer cuarto, el equipo local se vio superado y vagó perdido por la pista. Ya es un clásico la pájara de los oviedistas en al menos un cuarto. Por fortuna, hubo tiempo y capacidad de recuperación, pero la distancia llegó a ser de 17 puntos para el Clavijo en el segundo cuarto.

El despiste del Oviedo en los primeros diez minutos fue espectacular. Los de Pumarín estuvieron totalmente a merced del equipo de Jenaro Díaz, que supo explotar todos los defectos de los locales. Balamou dirigió a los riojanos magistralmente y Yates se encargó de encontrar sin problemas el aro astur. Con 4-11, Carles Marco pidió tiempo  muerto intentando corregir el desastre, pero ni de lejos lo consiguió. El Clavijo siguió a lo suyo, rompiendo su papel de víctima para convertirse en verdugo y llegar al final del cuarto con once puntos de ventaja, 15-26.

No mejoraron las cosas en el inicio del segundo cuarto, en el que los riojanos llegaron a irse 17 puntos arriba (19-36) y metían a Barro en tres faltas. Una falta que coincidía con el despertar de los de Carles Marco, que poco a poco comenzaban a recortar diferencias para dejarlas al descanso en seis puntos, 36-42.

Al Oviedo le sentó bien el paso por vestuarios, todo lo contrario que al Clavijo. El equipo de Carles Marco volvió a la intensidad defensiva necesaria y los riojanos ya se vieron incapaces para sostener su ventaja. La primera canasta mostró lo que se avecinaba, con un robo de Fabio Santana y una contra que culminó Maynard. El base lo volvió a hacer y finalizó con una bandeja que acercaba a los locales a dos puntos. Arteaga llevaba el empate al marcador y un triple de Gesk ponía a los carbayones por delante ya de forma definitiva. La nota negativa llegaba con la cuarta falta de Barro, pero al Oviedo de los buenos momentos no le para ninguna circunstancia y llegó a afrontar el periodo final con seis puntos de ventaja, 60-54, tras desatascar Víctor Pérez la anotación en unos momentos de bloqueo.

En el periodo final, el Oviedo destapó el tarro de las esencias, especialmente desde la línea de 6,75. Tras la canasta inicial de Arteaga, el conjunto carbayón anotó cuatro triples consecutivos: Geks (2), Víctor Pérez y Maynard comenzaban a sentenciar el partido y Santana se sumaba a la fiesta del triple. El Clavijo se veía totalmente superado y no acertaba a parar el recital astur, al que en la recta final se sumó Karahodzic con una canasta desde casi nueve metros, la penúltima antes de que Maynard llevase la distancia final a 16 puntos con el 86-70 que reflejaba el electrónico después de 40 minutos.

Oviedo Baloncesto: Mouha Barro, Fabio Santana (16), Víctor Pérez (12), Oliver Arteaga (15), Davis Geks (12) –cinco inicial-, Arturo Fernández, Tadas Rinkunas (4), Kenan Karahodzic (5), Drew Maynard (11), Romaric Belemene (7) y Alonso Meana (4).
CB Clavijo: Felix Balamou (8), Evan Yates (18), Terrence Bieshaar (5), Carlos Martínez (6), Erik Quintela(6) –cinco inicial-, Jabari Newby (5), Tre Coggins (4), William Gutenius (11), Adala Mato (5) y Carles Bravo (2).
Árbitros: Germán Morales y Daniel Pazos. Eliminado Barro.
Parciales: 15-26, 21-16, 24-12, 26-16.
Incidencias: Lleno en Pumarín.