El cansancio no existe

El cansancio no existe

El Oviedo Baloncesto suma su segunda victoria en 48 horas

697
0
Compartir
Belemene anota en el partido de ayer (Foto: Álvaro Campo).

El Oviedo Baloncesto sumó una nueva victoria en su feudo ante el Coruña (80-71), en un partido en el que el MVP fue el jugador con el que no se contaba. Oliver Arteaga salió a la pista y fue el mejor, tras convertirse su presunta rotura de fibras en otra cosa. Lo que esa cosa sea da igual. La participación del canario fue decisiva. Tanto como la de Drew Maynard, que ayer completó un gran partido tanto en ataque como en defensa, con un estilo propio que encandila a la grada de Pumarín. A los carbayones no les afectó el cansancio por jugar dos partidos en 48 horas y siguen firmes en una gran temporada.

El primer cuarto del partido resultó extraño, muy largo, sin un juego claro. El Oviedo no se enteró de nada. Los gallegos sumaron un 0-8 de mano antes de que Carles Marco pidiese tiempo muerto coincidiendo con la segunda falta de Baro, que llevó la ventaja a 0-10. Maynard anotó un triple para estrenar el casillero carbayón poco antes de que Barro sumase la tercera falta. La anotación local comenzó a tener como protagonista al resucitado Arteaga. Fue poco para contrarrestar a un Coruña que jugaba muy cómodo y llegó a tener trece puntos de ventaja (11-24) para acabar nueve arriba al finalizar los primeros diez minutos.

Cambiaron las cosas en el segundo periodo. La charla del técnico fue efectiva y el equipo comenzó a defender de verdad. Aretaga abría el marcador en el segundo periodo y Belemene y Rinkunas le secundaban  para dejar la distancia en cinco puntos. Dos canastas de Fabio Santana ponían el partido en un pañuelo, con dos puntos entre uno y otro equipo, hasta que Maynard quiso tomar protagonismo y se lució con un tapón para recoger en la siguiente jugada un rebote defensivo, cruzar la pista con el balón y anotar en bandeja sin que los gallegos lograsen pararlo. Y Belemene consiguió poner por delante al Oviedo por primera vez al sufrir una falta sobre la bocina y anotar uno de los dos tiros libres decretados. 32-31 y el partido volvía a los esquemas del inicio.

Un triple de Víctor Pérez comenzó a abrir la brecha entre los dos equipos. Maynard reclamó su protagonismo en uno de sus mejores partidos, anotando desde la línea de tiros libres, desde la de 6,75 o en tiros de dos. Al espectáculo se unió Barro, con un alley oop con asistencia de Santana que comenzó a calentar al público de Pumarín. Y terminó de hacerlo el joven Alonso Meana, con su atrevimiento y cinco puntos en dos grandes jugadas de 2+1. Al último cuarto, el Oviedo llegaba seis arriba, 53-47.

Geks abrió más brecha al inicio del último periodo y Maynard siguió luciéndose con un triple. Con siete de ventaja para los carbayones, Gilling fue sancionado con técnica, su quinta falta y el camino abierto para los locales. Los de Carles Marco, liderados por el talento de Arteaga y la espectacularidad de Maynard, supieron manejar a la perfección el ritmo del partido para sumar una nueva victoria en una temporada espectacular.

Oviedo Baloncesto: Mouha Barro (7), Fabio Santana (9), Víctor Pérez (4), Drew Maynard (19), Davis Geks (12) –cinco inicial-, Tadas Rinkunas (3), Kenan Karahodzic, Oliver Arteaga (21), Romaric Belemene (8) y Alonso Meana (5).
Básquet Coruña: Jorge Sanz (7), Ángel Hernández (3), Dmitry Flis (8), Jonathan Gilling (9), Sergio Olmos (21) –cinco inicial-, Zac Monaghan (11), Trevor Cooney (7), Mike Torres (3), Edu Hernández Sonseca (2) y Jesse Chuku (5).
Árbitros: José Antonio Pagán y Sara Peláez. Eliminado Jonathan Gilling.
Parciales: 15-24, 17-7, 21-16, 27-24.