El Sporting hinca la rodilla ante el Real Oviedo

El Sporting hinca la rodilla ante el Real Oviedo

Los azules, muy superiores durante el encuentro, remontan el gol inicial y se imponen con claridad en el derbi

1578
0
Compartir
Linares, en plena celebración, durante el choque ante el Sporting (Foto: Álvaro Campo).

Tarde redonda para el Real Oviedo. Los de la capital del Principado se impusieron a los vecinos de forma clara y muy merecida (2-1) gracias a un doblete espectacular de Mossa. El conjunto que dirige Anquela fue superior al Sporting en la casi totalidad del partido y se llevó tres puntos que le permiten acechar al Cádiz por el segundo puesto que da derecho a subir a Primera División.

La armonía entre grada y equipo cada día es mayor. No se sabe hasta dónde puede llegar el Real Oviedo, pero las hechuras de equipo importante son cada vez más claras.

No sorprendió Anquela en su alineación, donde apostó por los 11 de siempre. En cambio, el andaluz sí que introdujo una novedad en su convocatoria. Diego Fabbrini entraba en la lista después de superar con éxito su grave lesión de rodilla. El italiano tenía ante sí la posibilidad de estrenarse en partido oficial con la camiseta del Real Oviedo.

Tras un recibimiento a la altura de un derbi como este, comenzó el partido con un ritmo eléctrico, sin contemplaciones ni medias tintas. Tras un primer choque de espadas, el Real Oviedo se hizo con el timón del encuentro, tratando de desnivelarlo a su favor. Llegaban los azules al área de Mariño, sobre todo a balón parado. Linares y Mossa fueron los primeros en probar suerte, aunque se encontraron con Mariño en ambas ocasiones.

La respuesta del Sporting dejó helado el Carlos Tartiere durante un segundo. Tras una serie de rechaces en el área oviedista, Jony disparaba con su pierna izquierda y batía a Alfonso Herrero. Los rojiblancos se ponían por delante en su primera llegada.

Tras ese segundo de decepción, el Tartiere apretó como nunca y los azules, lejos de venirse abajo, mantuvieron su apuesta ofensiva. A punto estuvo Saúl Berjón de empatar, pero su disparo se fue muy cerca del palo de Mariño.

El que no falló fue Mossa. El valenciano, el mejor en la primera parte, inició un contraataque, se apoyó en Berjón y recibió un buen pase dentro del área. Su disparo con la derecha fue demasiado para Mariño, que nada pudo hacer para evitar el 1-1.

Los de Anquela veían recompensada su insistencia y su dominio en el derbi. Antes del descanso, un susto para cada bando. Linares veía anulado el 2-1 por fuera de juego, mientras que la zaga azul volvía a tener problemas para despejar un balón y Santos a punto estuvo de aprovecharlo.

Mossa domina la segunda mitad // El paso por los vestuarios le sentó de maravilla al Real Oviedo. Cuando no habían pasado dos minutos, Mossa soltaba un latigazo desde el flanco derecho del área que se colaba por la escuadra de Mariño. El valenciano había conseguido un doblete espectacular en el partido más importante del año.

El 2-1 fue un jarro de agua fría para los rojiblancos y un premio merecido para los azules, que se habían mostrado superiores a su rival hasta ese momento. La fe demostrada por los de Anquela se veía recompensada gracias al segundo tanto del valenciano.

Baraja buscó el empate con ahínco, realizando tres cambios casi seguidos. Rubén García, Nano Mesa y Santana entraron para dar aire fresco a un Sporting que daba síntomas de cansancio.

El Real Oviedo reculó un par de pasos para defender su renta, esperando alguna contra aprovechando los espacios que dejaba la defensa sportinguista. Cuando parecía que los rojiblancos comenzaban a asediar a los azules, la zaga oviedista demostró aplomo y saber manejar el partido. Forlín, Carlos y Christian se convirtieron en tres muros y los visitantes apenas dispusieron de ocasiones hasta el pitido final. El único recurso exhibido eran tiros lejanos sin peligro alguno.

En cambio, pudo sentenciar el Real Oviedo en dos ocasiones. En la primera, Yeboah no llegó por muy poco a un gran centro de Berjón tras una jugada individual marca de la casa.

La última ocasión del partido fue para el debutante Fabbrini que vio a un zaguero adelantarse a su disparo cuando tenía toda la portería para sentenciar.

No importó porque acto seguido llegó el pitido final y la alegría se apoderó del Carlos Tartiere. Después de 15 años, la venganza era dulce y la euforia se desataba en las gradas del coliseo azul. Nadie se movió de su asiento hasta haberlo festejado como es debido con los futbolistas.

El triunfo frente al Sporting deja al Real Oviedo empatado con el Cádiz en el segundo puesto. El partido de la semana que viene se antoja fundamental para las aspiraciones clasificatorias de uno y otro.

Real Oviedo: Alfonso Herrero; Johanesson, Carlos Hernández, Forlín, Christian Fernández, Mossa; Rocha, Folch; Aarón (Yeboah, min 65), Saúl Berjón (Fabbrini, min 89), Linares (Toché, min 76).

Sporting de Gijón: Mariño; Montoro, Barba, Álex Pérez, Canella; Sergio Álvarez, Bergantiños (Santana, min 67), Carmona (Nano Mesa, min 63), Jony; Carlos Castro (Rubén García, min 56), Santos.

Goles: 0-1 Jony (min 20). 1-1 Mossa (min 32). 2-1 Mossa (min 46).

Tarjetas: El colegiado López Toca mostró amarilla a los locales Mossa, Aarón y Johannesson, y a los visitantes Bergantiños, Carmona y Barba.

Incidencias: Estadio Carlos Tartiere, 26.638 espectadores.