Pulido Santana se unió al carnaval

Pulido Santana se unió al carnaval

Una injusta roja directa a Rocha marca el encuentro y condena al Real Oviedo en el Carranza

511
0
Compartir
Aarón, acosado por tres rivales (Foto: La Liga).

El Real Oviedo cayó en el Carranza (2-1) por una mezcla de errores puntuales en los goles amarillos y también por la nefasta actuación del colegiado del encuentro, Pulido Santana. El árbitro expulsó a Rocha mediada la primera parte en una acción que no tenía mayor recorrido, condicionando todo el encuentro de los azules.

Pese a ello, los de la capital del Principado se pusieron por delante en el electrónico, pero no consiguieron gestionar la ventaja y padecieron la remontada gaditana en solo siete minutos.

Anquela apostó por la continuidad en su alineación. ¿Por qué cambiar si el once del andaluz está funcionando como una máquina bien engrasada en las últimas jornadas? En un partido de suma importancia para ambos conjuntos, el preparador oviedista quiso mantener un bloque reconocible en el Carranza.

El inicio, como era de esperar, no fue loco por parte de ninguno de los dos conjuntos. Se podía sentir el respeto y el miedo a cometer un error. Sin embargo, avisó pronto el Cádiz aprovechando que los asturianos estaban momentáneamente con diez futbolistas sobre el césped a causa de una brecha en el rostro. Fue Barral el que remató de cabeza y obligó a Alfonso Herrero a efectuar una bonita parada.

Tras esa ocasión, el partido volvió a su tónica de respeto por parte de ambos conjuntos. Ninguno trataba de imponerse por encima del contrincante. El miedo a perder el sitio, a cometer un error, a abrir un espacio para el rival era demasiado. Una partida de ajedrez entre Cervera y Anquela.

Llegado el minuto 34, apareció la jugada que rompía el encuentro. En un balón dividido, Rocha y Carpio fueron al suelo en su disputa. El futbolista del Cádiz se quejó y Pulido Santana mostró roja directa a Rocha en una acción que no era absolutamente nada. Increíble, pero cierto. El Real Oviedo se quedaba con diez futbolistas y 55 minutos por delante por un error grosero del colegiado. La tensión y responsabilidad de un encuentro tan importante parecían haber pasado factura al árbitro.

Pese a estar con uno menos, hasta el descanso los de la capital del Principado no pasaron grandes apuros. Anquela modificó su sistema y apostó por un 4-4-1 con Forlín acompañando a Folch en el centro del campo. La segunda parte prometía ser de gran sufrimiento para los azules en el Ramón de Carranza.

 

El Real Oviedo golpea con diez
Pese a la inferioridad numérica, los de Anquela salieron con gran personalidad tras el paso por los vestuarios. Así, en una falta lateral botada por Saúl Berjón llegó el 0-1 de Linares. El atacante azul remató con la nuca tras un desvío de Jona. El balón fue imposible para Cifuentes. Gran premio para los asturianos tras la injusticia vivida en la primera mitad.

El tanto asturiano espoleó a los gaditanos, que trataron de volcarse sobre la portería de Alfonso Herrero. Primero avisó Álvaro mandando al larguero un centro desde la derecha de Salvi. Pese a todo, los azules tuvieron otra buena ocasión en la cabeza de Christian Fernández. El defensa remató muy alto un saque de esquina cuando lo tenía todo para hacer el 0-2.

A partir de ahí llegó la remontada gaditana. Primero fue Perea el que anotó el 1-1 tras una gran jugada individual en la que dejó atrás a dos defensas azules. El golpeo del atacante se coló por la escuadra de Herrero, que nada pudo hacer.

Intuyendo que el Cádiz iba a encerrar al Oviedo en su área, Anquela introdujo a Verdés por Saúl. Sin embargo, el 2-1 llegaría en un saque de esquina y cuando el valenciano perdía la marca de Servando en el área. Duro castigo para un equipo que había jugado casi una hora con uno menos.

Los últimos diez minutos fueron un quiero y no puedo azul. Los futbolistas del Real Oviedo agotaron hasta el último gramo de fuerzas, pero todo fue en balde. El error de Pulido Santana en la primera mitad fue demasiado hándicap para un equipo que había controlado el encuentro hasta ese momento.

Pese al 0-1 de Linares, los asturianos no consiguieron sacar nada positivo del Ramón de Carranza. Toca recomponerse y ponerse a pensar desde ya en el próximo encuentro frente al Albacete en el Carlos Tartiere. Este nefasto arbitraje ya es historia y ahora los azules han de centrarse en recobrar la senda del triunfo.

Cádiz: Cifuentes; Carpio, Servando, Kecojevic, Bijker; Garrido (Eugeni, Valderrama, min 64), Abdullah (Perea, min 46), Álex; Salvi, Álvaro García, Barral (Jona, min 46).
Real Oviedo: Alfonso Herrero; Johannesson, Carlos Hernández, Forlín, Christian Fernández (Toché, min 81), Mossa; Rocha, Folch; Aarón Ñíguez (Cotugno, min 65), Saúl Berjón (Héctor Verdés, min 75), Linares.
Goles: 0-1 Linares (min 54). 1-1 Perea (min 72). 2-1 Servando (min 79).
Tarjetas: El colegiado Pulido Santana mostró amarillas a los locales Álvaro García, Abdullah y Fausto, y a los visitantes Aarón, Forlín, Christian y Mossa. También mostró roja directa a Rocha.