Resbalón inesperado

Resbalón inesperado

El Real Oviedo empata frente al Albacete en un encuentro nada vistoso y sin apenas ocasiones

608
0
Compartir
Hidi, ante dos rivales (Foto: Álvaro Campo).

Se esperaba un encuentro trabado y áspero, como el que se dio. El Real Oviedo empató 0-0 frente a un Albacete que se mostró extremadamente ordenado en el Carlos Tartiere y que se llevó un punto bien merecido gracias a su trabajo defensivo.

Un resbalón que compromete las aspiraciones clasificatorias de los asturianos tras dos semanas en los que no han conseguido sumar una victoria. Toca olvidar este traspiés y centrarse en el próximo encuentro en La Romareda frente al Zaragoza.

Pocas o ninguna sorpresa en la alineación que dispuso Juan Antonio Anquela sobre el verde ovetense. La conocida baja de Rocha fue suplida por Patrik Hidi. El húngaro iniciaba un encuentro casi 6 meses después. La última vez que lo hizo fue en la jornada 3 frente al Almería. Aquel día fue el que se lesionó en su pie, obligándole a pasar por el quirófano.

Enfrente, un Albacete con una única ausencia importante. Jon Erice sería baja para el enfrentamiento ante su exequipo. El navarro ni siquiera estaría en el banquillo, perdiéndose su vuelta al que fuera su estadio durante 4 años.

El partido arrancó con un ritmo cansino, lento y perezoso. Una dinámica que beneficiaba más a los visitantes que al Real Oviedo. Pasaron más de 20 minutos hasta que llegaron los primeros sustos. Avisó Christian con remate en plancha en boca de gol que a punto estuvo de convertirse en el primer tanto de la tarde. Un minuto después, Linares no llegaba por muy poco a un gran centro de Berjón.

No se quedó atrás el Albacete. Los manchegos crearon una gran ocasión gracias a una gran jugada de Bela, atacante francés que ya marcó al Real Oviedo en el partido del Belmonte. Tras deshacerse de Hidi, Christian y Forlín, cedió para Aridane, pero Alfonso Herrero salvó con una buena intervención.

El descanso llegó con la sensación que ambos equipos habían desperdiciado 45 minutos para tratar de buscar los tres puntos, más centrados en cerrar espacios en defensa que en buscarlos en ataque.

Un quiero y no puedo
El arranque de la segunda mitad pareció un calco de la primera, aunque pronto se reveló el Real Oviedo contra esa pasividad. Alentados por el público, los azules trataron de aumentar el ritmo y buscar la portería rival. El Albacete, por su parte, seguía ralentizando el partido con el permiso del colegiado.

Los manchegos se encontraban a gusto perdiendo tiempo, mientras que los de Anquela no eran capaces de llegar con claridad al arco de Tomeu Nadal. Fabbrini trataba de dar aire y desborde al ataque azul, pero siempre encontraba un defensa más al que regatear.

Todos los intentos azules eran estériles ante un equipo que se olvidó muy pronto de atacar. Pese a ello, las ocasiones escaseaban y el Real Oviedo comenzaba a perder la paciencia en sus ataques.

Los últimos minutos fueron un quiero y no puedo ante un equipo bien ordenado y que no perdió la compostura en ningún momento.

El pitido final supuso un pequeño palo para los intereses clasificatorios del Real Oviedo, que se deja dos puntos por el camino en el peor momento. Los azules visitarán Zaragoza la próxima jornada tras haber despediciado una buena renta de puntos con los perseguidores.

Real Oviedo: Herrero; Johannesson, Carlos Hernández, Forlín, Christian Fernández, Mossa; Folch, Hidi (Mariga, min. 83); Aarón (Fabbrini, min. 67), Linares (Toché, min. 63) y Berjón.
Albacete: Tomeu: Arroyo, Gorosito, Saveljch, Gaffoor, Bittolo (Morillas, min. 83); Dani Rodríguez, Gálvez, De la Hoz; Bela (Acuña, min. 71) y Aridane.
Árbitro: Jorge Valdés Aller, del comité castellano-leonés. Mostró amarilla a Hidi, del Oviedo, y a Gorosito, Dani Rodríguez y Gaffoor, del Albacete.
Incidencias: 17.682 espectadores en las gradas del Carlos Tartiere, con presencia de un centenar de aficionados manchegos.