Al Real Oviedo le prohibieron ganar

Al Real Oviedo le prohibieron ganar

Un gol mal anulado a Toché evita que los azules se impongan al Barcelona B

886
0
Compartir
Aarón Ñíguez encara a Sergi Palencia (Foto: Álvaro Campo).

Otra jornada más, y ya van cuatro, sin ganar para el Real Oviedo (0-0). Sin embargo, a diferencia del partido ante el Albacete o el Zaragoza, los azules empujaron, lucharon, sudaron y llevaron el peso del encuentro. Una imagen muy diferente a lo visto en los últimos 15 días.

Fue otro motivo el que impidió la victoria asturiana. Concretamente el colegiado y su asistente, que anularon un gol legal a Toché en la primera parte. El árbitro, además, se dio el gusto de expulsar a Anquela ante la sorpresa del entrenador del Real Oviedo.

Decidió cambiar algo en la alineación en busca de cambiar el rumbo que había tomado el equipo en los últimos partidos. El andaluz apostó por Toché en lugar de Linares. Además, la vacante de Saúl Berjón fue ocupada finalmente por Diego Fabbrini, acompañando a Saúl Ñíguez por delante de los centrocampistas.

El ritmo inicial del partido fue lento, muy alejado del quelos asturianos mostraron ante Numancia, Osasuna o Cultural. Pese a ello, se esmeraban en dificultar la salida de balón de su rival.

Fabbrini inició las hostilidades tras una buena conducción desde el centro del campo, pero su disparo se fue desviado. Respondió Marc Cardona tras rematar un pase largo de David Costas que obligó a Alfonso Herrero a realizar una gran intervención y enviar el esférico a saque de esquina.

El partido se fue calentando tras un encontronazo entre Christian y Aleñá que terminó con el catalán en el suelo fingiendo una agresión del azul. El árbitro, por suerte, no cayó en la trampa del azulgrana.

No mantuvo su racha de aciertos en la siguiente jugada en la que Toché conseguía el 1-0 tras un balón suelto tras un disparo de Rocha. El murciano vio su gol anulado por un fuera de juego inexistente al estar Cucurella habilitándole.

A punto estuvo el delantero azul de conseguir abrir el marcador en la siguiente jugada, pero su cabezazo se fue alto en el primer palo tras un centro de Diegui.

Con el Real Oviedo buscando el gol, el árbitro mostró una amarilla a Forlín que encendió a Anquela y terminó con el andaluz camino de los vestuarios tras protestar al cuarto árbitro.

La reanudación mostró a un Real Oviedo mucho más enchufado, enérgico y con ganas de llegar al área rival. Folch fue el primero que lo intentó cuando no había pasado un solo minuto, pero su disparo desde la frontal se fue fuera por muy poco.

También la tuvo Mossa con un remate a portería con la derecha que se fue alto. Eran los mejores minutos de los azules. Lo intentaban una y otra vez, pero la puntería no era la adecuada.

Con el paso de los minutos, las imprecisiones provocadas por el cansancio fueron apareciendo. Trató de dar mordiente Anquela con la entrada de Linares, Yeboah y Viti, pero fue imposible. Hoy no era el día para los de la capital del Principado.

El pitido final trajo otro punto insuficiente para el casillero azul de cara a su lucha por el playoff de ascenso. La próxima semana, se visitará el Heliodoro Rodríguez López, un campo y un rival potentes que buscar resurgir tras una temporada demasiado irregular.