El Oviedo regresa a las victorias

El Oviedo regresa a las victorias

Los de Pumarín vencen en un apretado final

689
0
Compartir
Belemene, entre dos rivales, ayer en Pumarín (Foto: Álvaro Campo).

OCB
Oviedo

El Oviedo sumó ante el Actel Força Lleida la decimosexta victoria de la temporada. Lo hizo en Pumarín, delante de su afición, en un partido de mucha intensidad física. A pesar de un gran segundo cuarto de los locales, el partido se apretó en los segundos finales del encuentro, y fue el OCB el que mejor aprovechó las acciones finales desde el tiro libre. Tras esta victoria, los jugadores dirigidos por Carles Marco se concentran ya en su próximo partido ante Cáceres Patrimonio de la Humanidad el viernes 9 de marzo a las 21.00 horas.

El encuentro comenzó con algunas imprecisiones por parte de los jugadores del Oviedo, que unido al acierto del Actel Força Lleida provocaban que el parcial inicial fuera de 0-5 a favor de los catalanes, aunque gracias a una canasta de Karahodzic, el conjunto local pudo reducir la desventaja. De hecho, fue el mismo Karahodzic el que anotó el primer triple para los locales, aunque servía de poco ya que, en defensa, los locales no eran capaces de frenar al Lleida. Chema González tenía ganas de debutar ante su afición y lo demostró con un gran mate que hizo levantar al público local de sus asientos. A medida que iban pasando los minutos, el Oviedo se comenzó a sentir cómodo en la pista, llegando a reducir la diferencia a tan solo dos puntos, aunque fue rápidamente devuelta a los cuatro tras la buena acción de Karena. Con menos de dos minutos para el final del tercer cuarto, Novak consiguió robar un muy buen balón, que le dejó el camino despejado para anotar al contraataque. Una gran canasta desde la esquina de Víctor Pérez se convirtió en la última acción positiva del cuarto después de que ninguno de los dos conjuntos fuera capaz de anotar en los treinta segundos finales.

El segundo período comenzaba con la misma intensidad del anterior, con ambos equipos teniendo que trabajar duro para intentar lograr canastas. Con tres minutos ya disputados del segundo cuarto, el Oviedo no había logrado anotar en ataque, hasta que lo remedió Belemene con un triple desde la esquina que empataba el marcador a 18 puntos. En los minutos centrales, la igualdad seguía muy presente en el electrónico, aunque en este caso debido a la elevada anotación que ambos conjuntos estaban demostrando, intercambiándose canastas sin cesar. A 2:10 para el descanso, y a pesar de los siete puntos consecutivos que anotó el Oviedo, Carles Marco decidió pedir un tiempo muerto tras el triple anotado por Marc Martí que acercaba al equipo catalán a tan solo cuatro puntos de diferencia (27-23). Tras el parón, Karahodzic siguió demostrando su buen momento sobre la pista, con otra gran canasta que ponía al equipo asturiano seis puntos por encima, diferencia que recuperó Novak desde el tiro libre tras la canasta al contraataque de Marc Rubín. De hecho, estos dos lanzamientos del base estadounidense significaron los últimos puntos del cuarto, dejando el marcador en 31-25 a favor del Oviedo.

A la salida del descanso, fue el Lleida el que salió más acertado, con un parcial de 7-0 a su favor que ponía por delante al conjunto catalán. A partir de ahí, ambos conjuntos volvieron a intercambiarse canastas, haciendo que uno y otro equipo mandase en el marcador alternativamente. El jugador que más acertado se mostró en el inicio del tercer cuarto fue Geks, quien anotó los primeros cinco puntos para su equipo, aunque sin poder lograr una ventaja clara a favor de los asturianos, gracias al acierto de Derksen, con cuatro puntos consecutivos. En los minutos centrales del tercer cuarto, el partido se empezó a parecer más a un concurso de triples, ya que ambos conjuntos se intercambiaron varias canastas desde la línea de tres puntos, siendo Geks el más destacado por los locales y Ogungbemi, para el Lleida, con dos triples cada uno. A falta de 54 segundos para el final del tercer cuarto, Belemene devolvía el empate al electrónico anotando un tiro libre. En la última acción del tercer cuarto, el Lleida logró romper la igualada con una gran acción de Hermet, dejando que el cuarto se cerrase con 51-53 en el electrónico.

El último período no pudo comenzar de mejor manera para los intereses del Oviedo, con una canasta y adicional convertida por Vrkic y el triple anotado por Belemene, que ponían al conjunto asturiano tres por encima en menos de dos minutos (56-53), haciendo que Borja Comenge pidiese un tiempo muerto. Tras el parón, el partido volvió a demostrar una elevada intensidad, lo que hizo que se complicase anotar puntos en ambos aros, hasta que Chema González tiró de potencia física para anotar una buena canasta interior. La anotación volvió a bajar en los siguientes instantes debido al gran esfuerzo físico desplegado por los dos conjuntos. Con tan solo 3:01 por disputarse en el encuentro, Carles Marco decidió parar el encuentro tras las diversas imprecisiones de sus jugadores en ataque y la posibilidad de que Derksen redujese la ventaja desde el tiro libre a tan solo dos puntos tras la falta de Geks. Afortunadamente para los intereses de los asturianos, el americano solo fue capaz de convertir uno de los dos lanzamientos y dejó el marcador en 61-58. El mal momento en ataque lo subsanó Víctor Pérez desde la línea de tiros libres, aunque la ventaja de tres puntos para los locales se redujo inmediatamente después, gracias a la buena acción realizada por Ogungbemi. Tras dos nuevos puntos desde el tiro libre de Belemene, el entrenador visitante, Borja Comenge, gastó otro de sus tiempos muertos con 53 segundos por disputarse y 65-62 en el electrónico. Tras una gran defensa de Geks, Derksen se vio incapaz de anotar una canasta desde la zona, permitiendo que Barro atrapase el rebote y recibiese una falta que le llevó al tiro libre, aunque no fue capaz de aprovechar ninguno de los dos lanzamientos. A falta de tan solo 24 segundos para el final y tras un gran robo de Fabio Santana, Carles Marco decidió parar el encuentro para poder poner el balón en juego. A la vuelta del tiempo muerto, Belemene solo pudo convertir uno de los lanzamientos desde la línea de personal, dejando el marcador en dos posesiones a favor del Oviedo (66-62). Dukanovic fue capaz de reducir desde la línea de personal la desventaja a dos puntos, aunque en la siguiente acción fue el turno de Geks de anotar uno solo que puso el definitivo 67-64 en el marcador.

Oviedo Baloncesto: Mouha Barro (2), Fabio Santana (4), Víctor Pérez (11), Kenan Karahodzic (7), Davis Geks (12) –cinco inicial– Mike Carlson, Chema González (7), Nick Novak (6), Romaric Belemene (12), Alonso Meana y Zoran Vrkic (6).
Forza Lleida: Jarred Ogungbemi (13), Marc Martí (10), Brano Dukanovic (8), Timothy Derksen (14), Julen Olaizola (6) –cinco inicial– Miquel Feliu (-), Marc Rubín de Celis, Juan Pablo Sutina (4), Kregor Hermet (4) y Michael Karena (5).
Árbitros: Germán Morales y David Sánchez. Sin exclusiones.
Parciales: 15-15, 16-10, 20-28, 16-11.