Crisis abierta en Tenerife

Crisis abierta en Tenerife

El Real Oviedo cae con rotundidad en uno de los peores encuentros del año

566
0
Compartir
Rocha intenta controlar el balón ante Milla (Foto: La Liga).

Era un partido para reivindicarse y los azules no consiguieron hacerlo. En vez de eso se vieron superados claramente (3-1) por un Tenerife que fue mejor en prácticamente todas las fases del partido. Los de Anquela no consiguieron hacer daño y tampoco frenar los ataques de un rival que creaba peligro con casi cualquier intento.

Tras cinco partidos sin vencer, la crisis llega a la capital del Principado. Los asturianos se pueden quedar fuera del playoff dependiendo de los resultados que se den el sábado y domingo. Se avecina una semana larga en Oviedo. Nueve días antes de un encuentro fundamental que enfrentará a los oviedistas con el siempre peligroso Granada.

La alineación de Anquela ya presentó un movimiento que, por esperando, no dejó de ser sorprendente. El entrenador del Real Oviedo apostaba por sacar a Juan Forlín de su hábitat natural y en el que había rendido de manera excelente. El argentino adelantaría su posición al centro del campo para permitir que Verdés ocupara su lugar entre Carlos Hernández y Christian Fernández.

De esta forma, la ausencia de Folch “obligaba” a Anquela a modificar dos líneas de su equipo, tanto la defensa como el centro del campo. Además, Saúl Berjón recuperaba su puesto en el ataque de la banda izquierda y relegaba a Diego Fabbrini al banquillo.

La apuesta no pudo salirle peor al andaluz en los primeros 45 minutos. El equipo mostró una carencia enorme de fuerza y energía. Forlín no sujetó absolutamente nada en el centro del campo y, sin embargo, dejó a la defensa a expensas de un Longo que hizo lo que quiso con los centrales azules.

Apenas se había llegado al minuto 18 cuando el italiano recibió un balón de espaldas en el área, sin compañeros cerca y rodeado por los tres centrales oviedistas. Esta situación no le impidió controlar con el pecho de espaldas a la portería y rematar con la pierna izquierda al fondo de las mallas de Alfonso Herrero. Un 1-0 totalmente justo viendo lo poco que había propuesto el Real Oviedo.

Pese al castigo en el marcador, los de Anquela no reaccionaron, lo mismo que el entrenador Andaluz. Siguieron esperando atrás, incapaces de enhebrar una sola jugada de peligro.

El Tenerife, en cambio, estaba muy a gusto sobre el césped, ganando todos los balones divididos y haciendo sufrir a la defensa y centro del campo azul. Cuando se estaba llegando al minuto 38, de nuevo Longo peleó un balón de espaldas al área asturiana. El esférico quedó suelto para que Mula soltase un gran disparo que suponía el 2-0 para los canarios.

Una ventaja notable para los locales tras un primer tiempo que no fue sobresaliente, pero suficientemente bueno para doblegar a un Real Oviedo que había comenzado a perder el partido desde la alineación.

Intento en balde en la segunda parte
Tras el paso por los vestuarios, el Real Oviedo buscó algo nuevo con la entrada de Diego Fabbrini por Mossa. El italiano se mostró activo, pero muy poco acompañado por parte de sus compañeros. Cuando no habían pasado tres minutos, el mediapunta dispuso de una buena ocasión que Alberto sacó casi sobre la línea de gol.

Pese a los intentos azules, el Tenerife exhibía un poderío enorme al contraataque. Acosta tuvo dos grandes ocasiones, lo mismo que Alberto que erró un mano a mano con Alfonso Herrero tras un rápido ataque.

En un balón parado, Juan Forlín dio esperanzas a los suyos con un remate de cabeza cruzado tras una falta botada por Saúl Berjón. El argentino recortaba diferencias para el Real Oviedo en el minuto 63. Por delante, casi media hora para tratar de nivelar la contienda.

Tuvo una nueva opción el equipo asturiano en otra falta sacada por Berjón que Carlos Hernández remató excesivamente alta. Fue la última oportunidad del Real Oviedo en el partido.

Porque lo siguiente fue el 3-1 de Mula para el Tenerife al culminar una rápida contra de Acosta tras un fallo de Rocha. Tras el tercer gol, los de Anquela bajaron los brazos y apenas crearon peligro hasta el final del encuentro.

Derrota dura para el Real Oviedo que acumula ya cinco encuentros sin conocer la victoria y esta jornada puede verse fuera del playoff. Es momento de reinventarse y regresar a una imagen más reconocible de los asturianos. A día de hoy, se corre el riesgo de volver a caer en errores del pasado.

CD Tenerife: Dani Hernández; Luis Pérez, Carlos Ruiz, Aveldaño, Camille; Alberto, Luis Milla; Mula (Juan Carlos, min. 85), Bryan Acosta (Raúl Cámara, min. 79), Suso (Aitor Sanz, min. 65) y Longo.
Real Oviedo: Alfonso Herrero; Johannesson (Viti, min. 59), Carlos Hernández, Verdés, Christian, Mossa (Fabbrini, min. 46); Forlín, Rocha; Aarón, Berjón (Yeboah, min. 81) y Toché.
Goles: 1-0 Longo (min. 18). 2-0 Mula (min. 38). 2-1 Forlín (min. 63). 3-1 Mula (min. 71).
Árbitro: Eiriz Mata, mostró tarjeta a los locales Mula, Carlos Ruiz y Alberto, y a los visitantes Linares, Toché, Johannesson y Forlín.