Anquela se quiere olvidar de “el cuento de la lechera”

Anquela se quiere olvidar de “el cuento de la lechera”

El andaluz no quiere pensar más allá del encuentro de este sábado

740
0
Compartir
Juan Antonio Anquela (Foto: Álvaro Campo).

Cuando solo quedan 10 partidos para el final de la temporada, casi todo el mundo empieza a hacer números y cábalas con el calendario. Anquela no es de esos. El entrenador del Real Oviedo no desea mirar más allá del encuentro frente al Alcorcón de esta semana, del que avisa que será “más difícil que el del Albacete”.

Un apunte para la esperanza azul es que el Real Oviedo jugará 6 de los 10 encuentros que restan en su estadio. Una posible ventaja viendo los números y el rendimiento del equipo asturiano en el Carlos Tartiere. Para Anquela, ese hecho es “el cuento de la lechera”, ya que admite que “es una ventaja, pero la realidad ya la veremos”.

Eso sí, el preparador oviedista deja claro que sabe “lo que me voy a encontrar el domingo. Y, a partir de ahí, estaré pensando en el siguiente. Y no hay más. Los números dicen eso, pero es el cuento de la lechera y no podemos ni debemos manejar”.

Para este sábado, el entrenador azul mantiene una pequeña duda, la de Mariga. El internacional por Kenia todavía no ha regresado a los entrenamientos con el grupo, aunque ha admitido que “Mariga entrena esta tarde. Tenemos entrenamiento privado, con uno solo. Se hace y ya. Estamos aquí para ayudar a todo el mundo”.

Este hecho, programar un entrenamiento específico para el keniano, hace pensar que Anquela desea utilizarlo frente al Alcorcón: “Contaré con Mariga cuando venga. Está de excursión por ahí. Al hombre se lo han llevado por ahí. Ha estado jugando dos partidos que creo que no ha jugado ninguno. A ver cómo viene. En el último partido cumplió e hizo las cosas bien. Si está para jugar, contaremos con él. Si no, habrá otro que juegue, pelee y haga las cosas como se le pide”.

Sobre las otras pequeñas dudas, el míster azul aclaró que “Verdés ha entrenado bien”, mientras que “Aarón está bastante mejor. Ha entrenado durante toda la semana bien”

¿Qué partido espera frente al Alcorcón?
Este sábado, en el Carlos Tartiere, Anquela no espera otra cosa que no sea “una batalla. Estamos inmersos en la lucha y a ver si somos capaces de seguir compitiendo”. El preparador de Jaén considera que el del Alcorcón “va a ser un partido más difícil que el del Albacete. Contra el Albacete estuve toda la semana diciendo lo que iba a ser y no me equivoqué ni en una coma”.

Además, Anquela quiso destacar la trayectoria de los madrileños en esta categoría: “Yo no sé si alguien de los que estamos en Segunda División tiene el currículum del Alcorcón en los últimos 5 años. Ha jugado dos liguillas y media. La media la perdió aquí porque Osasuna metió un gol más. En una se quedo a un gol de subir a Primera División. Ese es el Alcorcón y ese es el equipo que nos vamos a encontrar. Aquí están los números y la historia reciente”.

Para poder batir a los alfareros, la receta que ofrece Anquela no es otra que “salir a trabajar cada partido y a competir porque va a ser un partido tremendamente duro”.

¿Cómo afronta su equipo en este tramo final de campeonato?
Cuando apenas quedan dos meses de competición, el entrenador del Real Oviedo considera que “estamos ahí, con mucha ilusión, ganas de seguir compitiendo. El domingo pasado jugamos un partido en el que casi estuvimos al 100% y no fuimos capaces de ganarlo. Lo digo cada semana y parece que lo digo por decir. Y no. No engaño a nadie. Digo lo que veo y lo que creo que va a pasar”.

Eso sí, desea que “por lo bonito y porque lo está esperando nuestra gente, espero que demos el nivel que se requiere para jugar o para estar compitiendo con los de arriba. Cuando damos el nivel, somos capaces de igualarnos o mejorar al rival. Hay que gestionar la ansiedad y no perder la compostura ni la tranquilidad. Hay que estar peleando hasta el último minuto del último partido”.

En último lugar, Anquela se aleja de las sumas y los números: “Hay que ganar este domingo y pensar en el siguiente. Nada más. Las cuentas se desarman cada semana”.