La puntería castiga al Real Oviedo

La puntería castiga al Real Oviedo

Los azules caen injustamente con un gol de Pereira en el descuento

599
0
Compartir
Aarón Ñíguez se lamenta tras desperdiciar una ocasión de gol (Foto: Álvaro Campo).

La historia parece que quiere repetirse. El Real Oviedo cayó frente al Alcorcón (0-1) por el mismo resultado y ante el rival que alejó a los azules del playoff la temporada pasada. Coincidencias que tiene este deporte ingrato llamado fútbol. El equipo de Anquela, que mereció ganar sobradamente, vio como un ex, Jonathan Pereira, hacía el único gol del enfrentamiento en el descuento.

Demasiado castigo para un Real Oviedo que, como viene siendo costumbre últimamente, fue de menos a más en el partido. Los de la capital del Principado dispusieron de numerosas ocasiones de gol, incluso tuvieron un gol anulado por un fuera de juego extremadamente ajustado.

Lo más triste es que, como frente al Albacete o Barcelona B, la primera parte sobró y el equipo no consiguió sacar nada positiva de ella. Como en esos enfrentamientos, se perdieron puntos tras desaprovechar 45 minutos en el Carlos Tartiere.

Juan Antonio Anquela apostó por la alineación más lógica y ofensiva sin cambiar el dibujo que ha acompañado a los azules en los últimos meses. Nada de mover a Forlín, ni experimentos raros. Hidi entraría al centro del campo junto a Folch. El resto, los mismos que consiguieron empatar hace 7 días en El Arcángel.

Pese a que la primera parte fue lenta y nula para ambos equipos, es cierto que el Real Oviedo consiguió crear una ocasión en medio de la calma que reinó en los primeros 45 minutos. Fue una preciosa jugada al primer toque entre Toché y Saúl Berjón en la que el murciano remató fuera con la pierna izquierda cuando ya se cantaba el gol en las gradas. Fue la primera de las tres opciones que tuvo el atacante para inaugurar el marcador.

Tras el paso por los vestuarios, y pese a que el Alcorcón salió enchufado durante 10 minutos, el Real Oviedo se hizo dominador del encuentro. Ayudó, y mucho, el cambio de sistema que introdujo Anquela con la entrada de Aarón por Hidi. El andaluz apostó por un 4-2-3-1 con Fabbrini de mediapunta.

El italiano jugó sus mejores minutos con la elástica azul en la que debe ser su posición. Asistió a Toché, encontró a Saúl y Aarón y fue un quebradero de cabeza para el centro del campo y la defensa del Alcorcón.

En el minuto 65, Toché estrellaba un balón en el larguero tras una dejada de Forlín de cabeza. El murciano no conseguía batir a Casto pese a su gran remate acrobático. Unos minutos después, de nuevo el delantero se plantaba delante del portero del Alcorcón. En esta ocasión sí que conseguía anotar, pero el linier anulaba el tanto por fuera de juego. Muy justo y dudoso.

Tras las ocasiones de Toché aparecieron las de Aarón Ñíguez. El ilicitano tuvo dos opciones muy claras, ambas de cabeza, pero la primera la envió fuera por muy poco y, la segunda, obligó a Casto a realizar una gran intervención.

Con el Real Oviedo volcado, el Alcorcón montó un rápido contraataque tras un fallo de Viti cuando era el último hombre. Jonathan Pereira se unió al “club de los ex” y hacía el 0-1 en el descuento.

Golpe muy duro a la clasificación y a la moral del Real Oviedo. Los azules, que se agarraban a su gran efectividad en el Tartiere, pierden su segundo encuentro en el Carlos Tartiere y ven alejarse los puestos de honor. Esta situación se puede y se debe remediar la semana que viene frente al Lugo en el Anxo Carro.