El Real Oviedo vuelve a contar

El Real Oviedo vuelve a contar

Los azules vencen al Nástic y recupera un puesto en el playoff de ascenso

514
0
Compartir
Saúl Berjón, el autor del gol azul, intenta robar el balón al visitante Juan Muñiz (Foto: Álvaro Campo).

Victoria de las que cuentan doble para el Real Oviedo (1-0). Los de Anquela consiguieron doblegar al Nástic en un partido cerrado y disputado. Gracias a estos tres puntos, los de la capital del Principado vuelve a situarse entre los seis primeros clasificados.

Un gol de Saúl Berjón mediada la primera parte propició que el triunfo se quedara en la capital del Principado y, de paso, volviera la ilusión a las gradas del Tartiere. Los azules tienen ahora una nueva oportunidad de conseguir la victoria este mismo viernes frente al Valladolid.

Anquela decidió no mover ni una sola pieza en su alineación. El andaluz apostó por los mismos futbolistas que hace siete días doblegaban al Lugo a domicilio. Los azules, incluso en esta novedosa disposición táctica, tienen un equipo totalmente reconocible sobre el que asentarse.

El encuentro en su primera parte fue lo que se preveía. Los de la capital del Principado trataban de llevar el peso del partido, mientras que el Nástic quería hacer daño en ataques rápidos.

La línea de tres mediapuntas del Real Oviedo trataba de crear peligro, pero la defensa catalana conseguía frustrarlos casi todos. Apenas una ocasión tuvieron los azules en la primera media hora de juego tras una falta directa de Saúl Berjón. En el lado contrario, el Nástic apenas dispuso de un remate escorado tras una falta de Tejera que Herrero desbarató perfectamente.

El centrocampismo se volvió a adueñar del encuentro, al igual que ocurriera frente a Albacete, Barcelona B o Alcorcón. Sin embargo, en esta ocasión aparecieron los “buenos” para rescatar a los suyos.

Aarón encontró en banda izquierda a Saúl que, a su vez, buscó a Toché en su internada al área. El murciano giró en dirección contraria al arco para devolver el regalo a un Berjón que, con el interior, hacía el 1-0 para el Real Oviedo.

Un tanto que daba ventaja a los de la capital del Principado de cara a la segunda parte. Estaba por ver qué predisposición mostrarían los dos equipos tras su paso por los vestuarios. Estaba claro que el Nástic necesitaba reaccionar, mientras que los azules habían demostrado ser capaces de dominar sin pasar apuro alguno.

Tras la reanudación, el Nástic de Tarragona trató de dar un paso adelante en busca del empate. El Real Oviedo, en cambio, prefirió defenderse cerca de la meta de Alfonso Herrero y buscar la rapidez arriba de sus atacantes. Un guion parecido a lo visto en los primeros 45 minutos, pero con los papeles cambiados.

Ya en los primeros instantes se pudo comprobar que a los catalanes les costaba hilvanar juego, así que apostaron por tratar de someter a los azules a balón parado. Nano, entrenador visitante, decidió dar entrada a Juan Muñiz, consumado especialista en las jugadas de estrategia. El gijonés tiene en su pie izquierdo un arma peligrosa.

De sus botas nacieron dos ocasiones que desbarataron Alfonso Herrero y la barrera, desviando un esférico que pasó muy cerca del palo derecho de la portería oviedista. Visto lo visto, Anquela decidió dar entrada a Johannesson por Aarón, buscando más mordiente al espacio y, de paso, cerrar la banda.

En los minutos finales llegó la locura al encuentro. Ambos equipos dispusieron de ocasiones para sentenciar el encuentro o para empatarlo. El primero en probar suerte fue Fabbrini, pero a su disparo con la derecha respondió espléndidamente Dimitrievsky. Acto seguido, Mossa lo intentaba con la derecha, pero no llegó a preocupar al cancerbero rival.

Tras estas dos ocasiones desaprovechadas, el Nástic tuvo una gran ocasión para nivelar el partido, pero Álvaro Vázquez envió rozando el larguero un centro desde la banda izquierda. Fue el último susto del partido para los de la capital del Principado.

Tres puntos para el Real Oviedo que consigue volver a los puestos de playoff. Los azules son sextos tras superar a Zaragoza y Granada. El próximo viernes, otro partido importante, de nuevo en el Carlos Tartiere, ante el Valladolid. Los asturianos quieren mantener el gran impulso conseguido en los dos últimos encuentros.

Real Oviedo: Alfonso Herrero; Cotugno, Carlos Hernández, Forlín, Christian Fernández; Folch, Mariga; Aarón Ñíguez (Johannesson, min 76), Fabbrini (Mossa, min 85), Saúl Berjón (Rocha, min 89), Toché.
Nástic de Tarragona: Dimitrievsky; Kakabadze, Suzuki, Arzo, Javi Jiménez; Tejera, Fali (Javi Márquez, min 85); Jean Luc (Juan Muñiz, min 62), Tete, Maikel Mesa (Barreiro, min 75), Álvaro Vázquez.
Árbitro: Prieto Iglesias (navarro). Amarillas a los locales Mariga, Carlos Hernández, Saúl Berjón y Christian Fernández, y a los visitantes Suzuki, Javi Jiménez, Tete, Arzo, Maikel Mesa, Juan Muñiz y Álvaro Vázquez. Roja a Arzo por doble amarilla.
Goles:
1-0 Saúl Berjón (min 35).
Incidencias: Estadio Carlos Tartiere, 15.681 espectadores.