A Pamplona, con el playoff en el aire

A Pamplona, con el playoff en el aire

El Real Oviedo acude a El Sadar a jugarse casi toda la temporada en un partido

439
0
Compartir
Saúl Berjón (Foto: Álvaro Campo).

Momento clave de la temporada. Fundamental, rozando lo dramático para Osasuna y Real Oviedo. Ambos conjuntos se juegan la temporada (sábado 20:30, Estadio El Sadar) en un solo encuentro. Una final con todas las letras. El que pierda, saldrá muy tocado para los tres encuentros que restan.

Los locales se juegan toda la temporada. Un mal resultado les eliminaría de forma definitiva (aunque no matemática) de la lucha por la fase de ascenso. El Real Oviedo, en cambio, podría permitirse un leve tropiezo, aunque cualquier derrota dejaría muy tocadas sus aspiraciones a luchar por el ascenso hasta el último minuto.

Es por ello que los de la capital del Principado tienen y deben luchar al máximo por conseguir un resultado positivo que les permita seguir la estela del playoff. Incluso, dependiendo siempre de otros resultados, podrían regresar a un puesto que ocuparon durante muchas semanas a lo largo de la temporada.

Anquela planea cambios

Para la final de El Sadar, el preparador del Real Oviedo ha entrenado distintas opciones durante la semana. Anquela sabe que tendrá una baja muy importante, ya que Mossa tendrá estará ausente por acumulación de amonestaciones. Su hueco será cubierto, en teoría, por Fran Varela. El futbolista andaluz apenas suma 91 minutos en lo que va de temporada, pero tendrá la opción de reivindicarse en un enfrentamiento decisivo para los intereses azules.

Se da la circunstancia que el lateral zurdo ya cubrió a Mossa frente al Almería, cuando el valenciano cumplió su primer ciclo de amonestaciones. Aquel día, el Real Oviedo consiguió remontar y vencer en el Carlos Tartiere por 2-1.

Pero no se trata del único cambio que planea el preparador azul. Anquela, conocedor del juego y el peligro del Osasuna, podría reforzar el centro del campo con un hombre extra, sin que ello suponga renunciar a los tres centrales y dos carrileros.

El sacrificado sería un hombre de ataque, presumiblemente Fabbrini, para dar cabida a un tercer centrocampista que acompañe a Rocha y Folch. Mariga parte con ventaja, pero no es inverosímil que sea Hidi el que complete la medular oviedista.

Este nuevo esquema, mucho más potente por la zona central, dejaría solos a Saúl Berjón y Linares en el ataque. Es por ello que, llegado el momento, la participación de los dos carrileros se antojará fundamental, así como la llegada en segunda línea de los centrocampistas.

Cuando empiece el encuentro, los azules ya sabrán el resultado del Valladolid, uno de sus rivales directos por el playoff. También tienen que tener presente que el Numancia ha perdido frente al Lorca en la jornada del viernes. Un marcador que mantiene vivas las esperanzas del oviedismo.

Se trata de un encuentro crítico para las aspiraciones del Real Oviedo y del Osasuna. La tensión será máxima durante los 90 minutos. Está por ver cómo se comportan los hombres de Anquela en estas circunstancias. El Sadar puede marcar un antes y un después.