El Real Oviedo se gana el derecho a soñar

El Real Oviedo se gana el derecho a soñar

Los azules vencen al Sevilla Atlético y se mantienen en la lucha por el playoff

486
0
Compartir
Los azules celebran un gol con los aficionados (Foto: Álvaro Campo).

Era una final, un match ball que había que salvar. El Real Oviedo consiguió vencer al Sevilla Atlético (2-1) en un encuentro que pudo golear y en el que terminó pidiendo la hora. Dos partes muy diferentes entre sí en las que los azules mostraron dos imágenes totalmente distintas.

En la primera, los de Anquela fueron casi una apisonadora. Gozaron de muchísimas ocasiones de gol, disparos al palo y varias oportunidades para irse al descanso con el encuentro totalmente resuelto.

En la reanudación, en cambio, los azules se vieron superados por un Sevilla Atlético que amenazaba la victoria azul. Un gran contraste en un equipo que se mantiene en la pugna por la fase de ascenso y que la semana que viene tendrá una nueva final en León.

El encuentro comenzó muy bien para los intereses de los asturianos. En tres minutos, el Real Oviedo había conseguido un gol y dos llegadas muy claras de Aarón y Linares. El encargado de hacer el 1-0 fue Ramón Folch gracias a un disparo raso y colocado desde la frontal del área.

Un inicio arrollador de los de Anquela que no acabó ahí. Linares, tremendamente activo durante todo el encuentro, pudo aumentar la diferencia, pero su disparo con la izquierda se encontró con una gran respuesta de Soriano. De nuevo el ‘10’ azul tuvo otra opción de prolongar su racha goleadora en un remate de cabeza franco que se fue arriba por muy poco tras una excelente combinación entre Rocha, Aarón, Berjón y Mossa.

Precisamente el ilicitano tuvo su segunda ocasión de gol casi a la media de hora de juego, pero el cancerbero hispalense volvió a lucirse con una gran parada.

La sucesión de ocasiones para el Real Oviedo terminó con un disparo de Rocha que se fue al larguero tras tocar en un futbolista. La primera parte se cerraba con un escaso 1-0 visto lo visto sobre el terreno de juego.

Goles y nervios en la reanudación

La segunda parte comenzó con un Sevilla Atlético mucho más valiente e incisivo. Sin embargo, fue el Real Oviedo el que volvió a golpear con un cabezazo de Christian Fernández tras centro de Berjón. Era el 2-0 y parecía que iba a ser el gol de la tranquilidad, pero nada más lejos de la realidad.

Casi en la jugada siguiente, Folch introducía sin querer el esférico en su propia portería, despistando a Alfonso Herrero. Era un 2-1 que los andaluces se habían encontrado casi sin merecerlo y que propició que aparecieran los primeros nervios en las filas azules.

El susto fue todavía mayor cuando Johannesson tuvo que sacar casi bajo palos un disparo de Pejiño con Alfonso Herrero ya batido. La incertidumbre se apoderó del Carlos Tartiere y cada ataque sevillista ponía al borde del infarto al equipo y a la afición.

Se serenó un poco el equipo con la entrada de Toché y Hidi por Linares y Aarón. Más poso para la medular que amarró en cierta medida los envites andaluces. Además, el Real Oviedo pudo sentenciar con dos ocasiones casi idénticas de Rocha y Johannesson, pero ambos disparos se fueron por encima del travesaño.

No era el día cara a gol. El pitido final fue una liberación para el oviedismo. Un match ball salvado de los tres que tenía por delante. Toca viajar a León y afrontar una final con todas las letras. Si el Real Oviedo quiere estar en el próximo playoff, necesita sí o sí los tres puntos.

Real Oviedo: Alfonso Herrero; Johannesson, Carlos Hernández, Forlín, Christian Fernández, Mossa; Folch, Rocha; Aarón Ñíguez (Hidi, min 76), Saúl Berjón (Fabbrini, min 92) y Linares (Toché, min 71).
Sevilla Atlético: Juan Soriano; Carmona, Cristian González (Yan Eteki, min 62), Borja San Emeterio, Chacartegui, Javi Vázquez (Pejiño, min 57); Fede San Emeterio, Viedma, Diego García (Miguel Martín, min 75) y Aitor Cantalapiedra, Mena.
Goles: 1-0 Folch (min 3). 2-0 Christian Fernández (min 56). 2-1 Folch p.p (min 61).
Tarjetas: El colegiado Ocón Arráis mostró amarillas a los locales Carlos Hernández, Christian Fernández, Aarón Ñíguez y Johannesson, y a los visitantes Aitor Cantalapiedra y Diego García.
Incidencias: Estadio Carlos Tartiere, 11.607 espectadores.